Comer rápido puede traer consecuencias

ALIMENTACIÓN Y SALUD 29 de enero de 2019 Por
Hoy en día, debido al ajetreo diario no tenemos ni tiempo de sentarnos a comer como debe de ser. Sin embargo, todo lo que conlleva esta situación no es nada alentadora para el organismo.
comida-700x420

Malestar estomacal constante

El ardor de estómago, la sensación de tener un panza hinchada, el reflujo, la pesadez, los eructos y la acidez pueden deberse como consecuencia de una indigestión por comer a prisa. Dichos síntomas se generan, ya que la comida no se mastica y quedan trozos grandes, siendo muy difíciles de digerir y permaneciendo en el estómago por un buen tiempo. Incluso puede existir una mayor formación de gases, ya que es más fácil tragar aire y la digestión se vuelve más lenta.

Aumenta el riesgo de atragantamiento

El comer rápido existe un mayor riesgo de atragantamiento, ya que los alimentos no se mastican correctamente y se pueden quedar atascados en la garganta y causar asfixia e incluso la muerte sino se atiende a tiempo y de manera eficaz.

Incremento de peso

El estómago y el cerebro trabajan a la par para poder controlar el apetito, pero este proceso no es de inmediato. El comer rápido no permite que las señales de saciedad se transmitan hacia el cerebro, ya que ello demora alrededor de 20 minutos. Esto provoca que se siga ingiriendo más cantidad de alimentos y, por ende, más calorías que el cuerpo no requiere. Toda esa acumulación de calorías extras se almacenan en forma de grasa y lleva a un aumento de peso. Incluso toda esta situación puede causar un incremento de la glucemia, de los triglicéridos y el colesterol.

Te puede interesar