Así afectan las dietas extremas a tu vida sexual

No solo tu estómago se ve afectado ante las restricciones en la comida.
dieta-extrema

Las personas deciden arrancar una dieta por motivos diferentes, sin embargo, uno de los más frecuentes es sentirse mejor con su aspecto. Muchos consideran que una figura más tonificada puede suponer tener más chances para atraer a otros. Sin embargo, puede salirte el tiro por la culta si decidís llevar a cabo algún régimen extremo.

Reducir de forma drástica tu ingesta de alimentos o algún grupo de comidas no es saludable en ningún aspecto, menos todavía si lo haces sin supervisión de un experto en nutrición.

Una dieta extrema puede perjudicar a tu vida sexual del siguiente modo:

- Aumento del cansancio: cuando consumes pocos alimentos se reduce la cantidad de energía que tiene tu cuerpo. Sentirte cansado va a hacer que tengas menos fuerzas para dedicarlas al sexo.

- Disminución del deseo sexual: la forma en la que te alimentas no solamente afecta a tus reservas de energía, sino a tu estado de humor. Cambios en la dieta drásticos causan desequilibrios emocionales y en el deseo sexual.

- Dificultad para alcanzar el orgasmo: no estar contento con el aspecto físico puede provocar que durante el coito uno esté más pendiente de eso que de la actividad en sí misma y pierda la concentración y la fluidez, por lo que se complica alcanzar el placer máximo.

¿Cuál es entonces la mejor estrategia? Lo recomendado por sexólogos y nutricionistas es moderar la reducción de alimentos y combinarlo con una buena dosis de actividad física, pero tampoco sin llegar a extremos peligrosos.

El ejercicio ayuda a quemar calorías a la par que te mantiene activo, con lo que el apetito sexual no solamente no sale perjudicado, sino que hasta se incentiva. Asimismo, se benefican tu rendimiento sexual, tu aspecto y tu salud física y mental. Así que ya sabés, ¡a sudar más y a sufrir menos!

Te puede interesar