Adelgazar: ¿es mejor el ayuno intermitente o la dieta baja en calorías?

La pregunta del millón ya tiene respuesta. La ha encontrado un equipo de investigadores, que ha analizado cuál de las dos fórmulas permite perder peso en mayor medida
ayuni

¿Comer sin restricciones de lunes a viernes y ayunar los fines de semana? ¿Reducir las calorías de todas nuestras comidas y no hacer ayuno? ¿Cuál de estas opciones es mejor si queremos perder peso y disminuir nuestro riesgo de padecer trastornos metabólicos? Es la pregunta del millón para los que se pasan la vida a dieta o para quienes se plantean iniciar una de cara a bajar esos kilos de más.

La respuesta acaba de ofrecerla un nuevo estudio realizado por el Hospital Universitario de Heidelberg y el Centro de Investigación Alemán sobre el Cáncer (DKFZ) y publicado hace apenas unos días en 'The American Journal of Clinical Nutrition'. Una de sus investigadoras, la doctora Ruth Schübel, explica que "solo hay unos pocos estudios sobre el ayuno intermitente hasta el momento, pero estos revelan efectos sorprendentemente positivos para la salud metabólica a corto plazo. Esto nos produjo curiosidad y decidimos intentar averiguar si esos efectos también pueden probarse en un grupo mayor de pacientes y sobre un periodo de tiempo más prolongado".

Así, se pusieron a ello y contaron con la participación de 150 personas, hombres y mujeres de entre 35 y 64 años, con sobrepeso y obesidad (con índices de masa corporal entre 25 y 40). Se dividieron aleatoriamente en tres grupos y uno de ellos siguió una dieta convencional con una restricción diaria de calorías del 20%. El segundo grupo siguió un plan de ayuno intermitente, el conocido como 5:2, consistente en comer cinco días a la semana y ayunar dos (no totalmente, sino tomando solo entre 500 y 600 calorías). El último grupo fue el de control, que no siguió ningún régimen dietético específico, pero al que sí se recomendó, al igual que al resto, seguir una alimentación equilibrada, con consejos nutricionales de la Sociedad Alemana de Nutrición (DGE).

¿Los resultados? Se mostró una pérdida de peso ligeramente mayor entre los pacientes que siguieron la dieta intermitente respecto a la que tuvo simplemente una restricción calórica, pero los investigadores no lo encontraron relevante. Del mismo modo, tampoco encontraron diferencias significativas en cuanto a los marcadores metabólicos que analizaron (entre ellos el volumen de grasa subcutánea y visceral) y que implican riesgos de obesidad y de otras enfermedades crónicas.

Te puede interesar