Cómo controlar la gastritis: 3 hábitos que te ayudan

Mantener una dieta adecuada es fundamental para controlar la gastritis. En lugar de hacer comidas copiosas, reparte las cantidades para hacer más ingestas cada menos tiempo.
controlar-gastritis-576x384

1. Bebe suficiente agua
Para controlar la gastritis, el agua se tiene que convertir en tu bebida prioritaria. El agua ayudará a que tu cuerpo se desintoxique. Además, puede ayudarte a controlar los dolores y la sensación de acidez o de pesadez en el estómago, aunque el alivio sea momentáneo.

No obstante, cuidado con excederte con el consumo de agua ya que el nivel de acidez en tu organismo puede desequilibrarse empeorando así la gastritis. Antes de beber dos litros de agua al día, pregúntate: ¿cuál es mi nivel de actividad física?

 
Si tienes un trabajo que requiere que estés en constante movimiento o haces mucho deporte, puede que incluso más de dos litros de agua te vengan muy bien. No obstante, en el caso que lleves una vida más sedentaria, esta cantidad de agua podría llegar a ser excesiva.

 
Prueba a escuchar a tu cuerpo, a saber cuándo debes darle de beber incluso aunque no te lo pida.

Cada persona es diferente, por eso no hay una cantidad fija de agua que todos debamos beber para estar sanos. Eso dependerá de lo que hagamos e, incluso, de si nuestro cuerpo demanda mucha agua o no.

2. Alimentación adecuada

Si quieres controlar la gastritis debes tener en cuenta que habrá que hacer algunos cambios en la alimentación.

A continuación, te vamos a dar algunos consejos para que puedas empezar a alimentarte de manera adecuada desde hoy mismo:

Evita algunos alimentos: El chocolate, los cítricos, el tomate o las cebollas pueden empeorar los síntomas de la gastritis. Prueba a eliminarlos por completo de tu dieta o a consumirlos con una mayor moderación.
No comas con prisas: Si no masticas bien los alimentos y consumes grandes cantidades de comida en poco tiempo, tu gastritis puede empeorar.
Distribuye las comidas: Hacer sólo 2 o 3 comidas al día es un error. Esto quiere decir que tendrás que comer mucho más, algo que te puede perjudicar. Prueba a hacer 4 o 5 comidas al día. Evitarás la sensación de hambre y permitirás que tu estómago haga una mejor digestión, ya que no lo sobrecargarás de alimentos.
Alimentos prohibidos: Existen algunos alimentos que es conveniente evitar si sufres gastritis. Por ejemplo, los alimentos picantes, con demasiada grasa (grasas saturadas) y los muy condimentados.
Introduce una mayor cantidad de frutas y verduras en tu dieta mientras haces algunos de los cambios mencionados anteriormente. Te darás cuenta de cómo controlar la gastritis no es tan difícil.

3. Cambia los malos hábitos
Los malos hábitos te van a impedir controlar la gastritis, por lo que debes eliminarlos lo antes posible. A continuación, descubrirás algunos que creías que no afectaban a tu mucosa gástrica, pero que sí lo hacen y, además, empeoran los síntomas:

Cafeína: Está presente en el café, algunas bebidas con gas y en los tés. La cafeína irrita la mucosa gástrica y evita que puedas controlar la gastritis. Aunque sea difícil, elimínala de tu dieta.
Bebidas alcohólicas: Beber un vaso de vino al día puede ser bueno, pero excederse en su consumo o llegar a emborracharte puede empeorar con creces tu gastritis. Intenta beber con moderación y no todos los días, aunque sea vino. Lo ideal sería que probases a estar una temporada sin consumir este tipo de bebidas.
Tabaco: Aunque pienses que el tabaco sólo afecta a tus pulmones, en realidad, es un mal hábito que te impide controlar la gastritis. Prueba a reducir la cantidad diaria de tabaco que fumas o, lo ideal, sería que lo eliminases por completo.

Te puede interesar