Los seis signos que te indican que tenés cáncer de boca

Un informe indica que este tipo de enfermedad aumentó un 135% en los últimos años.
_97146559_mediaitem97146558

El cáncer de boca aumentó su incidencia en un 135 por ciento en las últimas dos décadas, según un reciente informe de la Oral Health Foundation y Simplyhealth Professionals. Dos de los motivos de que esto suceda son el tabaquismo y el sexo oral.

Este tipo de cáncer solía ser una enfermedad que desarrollaban hombres de edad avanzada, pero según los datos actuales empezó a ser más común en mujeres y gente más joven.

Si bien dos de cada diez personas conocen a alguien con cáncer, un 75 por ciento de la población no sabría identificar los signos y síntomas del cáncer de boca. En ese sentido, es crucial conocer el propio cuerpo para poder detectar de forma precoz algún indicio fuera de lo común y, de ese modo, actuar lo antes posible para tratar la enfermedad.

La incidencia de esta afección se incrementó en las últimas tres décadas especialmente por el aumento de la transmisión del virus del papiloma humano causado por la falta de cuidados al practicar sexo oral, según apunta la comunidad científica. No obstante, por el momento la primera causa sigue siendo el tabaquismo.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo?
Según la organización Cancer Research UK nueve de cada diez cánceres de boca son producto de hábitos poco saludables. Los principales factores de riesgo en esa línea son:

- Fumar.

- Beber alcohol.

- Una dieta deficiente.

Las visitas regulares al dentista son claves para detectar el cáncer de boca en forma temprana. Sin embargo, estar atento entre las dos citas anuales y revisar su propia boca también ayudará a detectar signos y síntomas tempranos.

Signos y señales a estar alerta
Los signos del cáncer en la boca aparecen en la boca, los labios, la cabeza y el cuello. Los primeros signos de advertencia pueden incluir:

- Úlceras en la boca que duran más de tres semanas.

- Manchas rojas o blancas.

- Bultos o hinchazones inusuales.

- Dificultad para masticar, tragar y dolor en la lengua por más de dos semanas.

- Entumecimiento o sensación extraña en el labio o lengua.

- Cambio inexplicable en el habla (como un susurro).

Te puede interesar