Dieta para el hígado graso: fácil y segura

Para combatir la enfermedad del hígado graso es primordial mejorar la alimentación. Por lo tanto, se deben conocer los alimentos que ayudan a la recuperación y los que pueden ser perjudiciales.
1525334231_410962_1525334326_noticia_normal

Una dieta para el hígado graso es un plan de alimentación que ayuda a mejorar el funcionamiento hepático para evitar complicaciones en la salud. Su objetivo es ayudar a combatir la acumulación de grasa para minimizar los síntomas de esta enfermedad.

Si bien el tratamiento puede variar de acuerdo a su nivel de gravedad, en general se deben considerar algunas pautas nutricionales para lograr una óptima recuperación. De hecho, antes que recurrir a medicamentos, se aconseja hacer cambios en la dieta para conseguir una mejoría.

El hígado graso, conocido en términos médicos como esteatosis hepática, es un trastorno que se desarrolla por la acumulación de grasa en las células hepáticas. Puede ocurrir por un mal funcionamiento del metabolismo o por los daños que sufre el órgano debido al alcoholismo.

También está relacionado con la acumulación excesiva de colesterol y triglicéridos, aunque casi siempre se identifican varios factores detonantes. En sus etapas iniciales puede trascurrir de forma asintomática, pero casi siempre conduce a varias dolencias y complicaciones.

Síntomas del hígado graso

  • Dolor leve o moderado en la parte superior derecha del abdomen
  • Piel y ojos amarillos (ictericia)
  • Inapetencia y pérdida de peso
  • Sensación de pesadez y gases después de comer
  • Náuseas y mareos
  • Debilidad y cansancio crónico
  • Problemas de concentración
  • Agrandamiento del hígado
  • Vasos sanguíneos dilatados

Alimentos permitidos
Los alimentos más recomendados en una dieta para el hígado graso son aquellos que aportan nutrientes como el omega 3, antioxidantes y vitaminas y minerales. Aunque el total de carbohidratos y proteínas debe ser inferior, no se deben excluir de la alimentación.

Así pues, asegúrate de ingerir ingredientes como:

Pescados grasos (salmón, atún, sardina, arenque, etc.)
Carnes magras (pollo y pavo)
Yogur natural bajo en grasa
Legumbres (de forma moderada)
Frutos secos y semillas
Cereales integrales (especialmente la avena y arroz integral)
Frutas y verduras frescas

Alimentos prohibidos

Las personas con esteatosis hepática tienen un metabolismo más lento y presentan mayor resistencia a la insulina. Debido a esto, su alimentación debe excluir los alimentos que aumentan la concentración de glucosa en la sangre y la formación de células grasas.

Estos incluyen:

  • Azúcar refinado y derivados
  • Pan y productos de bollería industrial
  • Cereales refinados para el desayuno
  • Gaseosas y bebidas deportivas
  • Patatas fritas o de paquete
  • Cerveza y bebidas alcohólicas
  • Lácteos enteros
  • Comida rápida y enlatada
  • Carnes rojas y embutidos
  • Comidas con demasiado almidón

Te puede interesar