Buenos hábitos que potencian la flora intestinal

Aunque seguir una dieta adecuada es la base para cuidar de nuestra flora intestinal también debemos extremar la higiene y evitar hábitos nocivos que puedan ponerla en peligro
Buenos-h%C3%A1bitos-que-potencian-la-flora-intestinal

¿Qué es la flora intestinal?
A las bacterias alojadas en el intestino se les conoce como flora intestinal o microbiota. La mayoría es beneficiosa, solo un pequeño porcentaje puede ser perjudicial para la salud.

En conjunto forman un ecosistema equilibrado y complejo que se autorregula; además, son la defensa natural del cuerpo contra infecciones y otras enfermedades.

La flora intestinal ayuda a la digestión, el tránsito intestinal, impide la presencia desbordada de gérmenes nocivos y previene infecciones.

A la vez, contribuye al fortalecimiento del sistema inmunitario. La poca cantidad de bacterias patógenas mantiene al organismo en alerta y activa constantemente sus defensas.

Otros beneficios de la flora son:

  • Favorece la tolerancia a la lactosa.
  • Ayuda a la absorción del calcio.
  • Protege el hígado, pues neutraliza sustancias nocivas.
  • También es de utilidad en la prevención del cáncer de colon.

De forma contraria a esos buenos hábitos que potencian la flora intestinal, hay prácticas nocivas que la alteran. Estos malos hábitos ocasionan gases e hinchazón, además de incrementar la producción de nitrosamina, un compuesto químico con acción cancerígena.

Los regímenes alimenticios pobres en fibras, o ricos en frituras, azúcar, carnes y comidas procesadas y refinadas son altamente nocivos.

El consumo de alimentos crudos o poco cocinados y de agua no embotellada impulsa el desequilibro.
Estrés, insomnio, tabaco, alcohol o antibióticos atentan contra el normal desarrollo de la flora intestinal.
Se suma la edad como factor de riesgo: a partir de los 60 años disminuye la cantidad de bacterias beneficiosas y aumentan las enfermedades.

El sistema digestivo
El sistema digestivo humano está compuesto por la boca, faringe, esófago, estómago, intestino delgado e intestino grueso. Más del 95 % de las bacterias vive en el tracto digestivo, sobre todo en el colon.

Cada individuo hospeda unas 400 especies de microorganismos, en su mayoría bacterianos. En total alcanzan un peso de hasta dos kilos, similar al del hígado.

El desequilibrio de la flora se relaciona con el desarrollo de patologías graves.entre las que se incluyen:

Diabetes
Enfermedad de Crohn
Esclerosis múltiple
Obesidad
Asma
Alergias

Alimentos para cuidar de la salud intestinal
Probióticos

Los alimentos probióticos tienen como base microorganismos vivos de origen natural. Al ser consumidos en las dosis adecuadas refuerzan las defensas, minimizan enfermedades y mejoran el tránsito intestinal.

Entre ellos se encuentran:

Yogur, queso y leches fermentadas
Alimentos fermentados como el chucrut y la kombucha.
Aceitunas, pepinillos y demás encurtidos en vinagre son una fuente rica en estos nutrientes.
También son bacterias probióticas la lactobacillus y la bifidobacterium.

Prebióticos
Los alimentos prebióticos son sustancias que estimulan el crecimiento de la flora intestinal.

Se encuentran en el ajo, cebolla, alcachofa, espinaca, plátano, soja, maíz. Constituyen una gran ayuda para las personas de la tercera edad.
Los probóticos y los prebióticos pueden formar parte de la composición de los alimentos.

¿Cómo fortalecer la flora intestinal?
Entre los buenos hábitos que potencian la flora intestinal se incluye laingesta abundante de fruta y verdura. Es importante sumar alimentos prebióticos y suplementación con probióticos.

El yogur, sin edulcorantes ni azúcar, es una fuente de proteína de calidad que ayuda a mantener el control del apetito.
Aporta péptidos de pequeño tamaño que regulan la tensión y pueden combatir la resistencia a la insulina. Además, aporta calcio y está prácticamente libre de lactosa.

El queso elaborado con leche cruda es rico en probióticos, incluyendo los grupos thermophillus, bifudus, bulgaricus yacidophilus.  Es recomendable tomar queso de oveja y cabra.
Las leches fermentadas con bifidobacterias pueden ser muy útiles. Compiten y desplazan a los patógenos, producen sustancias que combaten la mucosa del colon.
En algunos casos contrarrestan molestias digestivas leves.

Asimismo, ingerir de 1,5 a 2 litros de agua al día es parte de los buenos hábitos que potencian la flora intestinal. Hay que evitar el consumo en exceso de proteínas de origen animales.
Por otro lado, no podemos olvidar que lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño es fundamental.

Te puede interesar