Gastritis nerviosa: causas, síntomas y remedios caseros para calmarla

¿Sabías que tu estado mental también puede influir en la aparición dela gastritis? Un exceso de preocupación, estrés o ansiedad aumenta la producción de ácidos gástricos y daña la mucosa digestiva.
gastritis-dolor-estomago

La gastritis nerviosa puede ser causada por cualquier de los siguientes factores:

  •  Estrés
  • Ansiedad
  • Nervios
  • Exceso de alcohol
  • Vómitos
  • Infecciones causadas por alergias o virus
  • Reflujo biliar
  • Dieta deficiente

Sin embargo, debes saber que, además de estos factores, la gastritis nerviosa se genera principalmente por la aparición de una bacteria llamada Helicobater pylori, que se ve agravada por los síntomas mencionados. También el cansancio que se crea con el día a día junto con las responsabilidades familiares puede empeorarla.

Esta bacteria habita entre el 60 y el 80 % de los estómagos de la población. Por lo general, es asintomática, pero puede dañar la protección de la barrera de la mucosa gástrica. Te contamos más a continuación.

¿Cuáles son los síntomas de la gastritis nerviosa?
Los síntomas de la gastritis nerviosa pueden variar entre las personas. Entre los más comunes encontramos:

Vómitos
Heces negras
Sensación de ardor en el estómago
Pérdida de apetito
Dolor abdominal
Indigestión
Náuseas
Malestar estomacal
Acidez

¿Cuáles son los remedios caseros para la gastritis nerviosa?

En casa, lo más importante es controlar la dieta. Ten en cuenta que la alimentación es un factor clave en el tratamiento de la gastritis nerviosa. No solo evitará el malestar estomacal a corto plazo, sino que también protegerá el sistema digestivo a largo plazo. Evita beber alcohol, comer alimentos procesados, ácidos, productos lácteos y comida azucarada o picante.

Asimismo, te recomendamos incluir alimentos probióticos, ya que pueden ayudar a mejorar la digestión y estimular los movimientos regulares. Estos suplementos introducen buenas bacterias en el tracto digestivo, lo que puede ayudar a detener la propagación de la bacteria Helicobater pylori.

Del mismo modo, y tal como sugiere una investigación, beber té verde con miel al menos una vez a la semana ayuda a reducir significativamente la prevalencia de H. pylori en el tracto digestivo.
También puedes probar una cucharada de bicarbonato (9 g), ya que puede ayudar a poner fin a la sensación de ardor de estómagoprovocado por la gastritis nerviosa.
Asimismo, el aloe vera es una de las plantas utilizadas para aliviar las quemaduras, y también contribuye a minimizar las consecuencias.
Por último, los aceites esenciales, como la menta o el jengibre, pueden tener un afecto positivo en el estómago.
Finalmente, no debes olvidar que el estrés puede causar y empeorar la gastritis nerviosa. Por ello, es muy importante considerar cambios en el estilo de vida que contribuyan a reducir los niveles de ansiedad. Estamos convencidos de que si incorporas las práctica deportiva, una alimentación saludable y más descanso, te sentirás mucho mejor.

Te puede interesar