¿Cuál es la forma correcta de comer frutos secos?

Aunque siempre es importante medir las porciones, el consumo de frutos secos es muy saludable para nuestro organismo, ya que nos aportan múltiples nutrientes esenciales.
frutos-secos

¿Qué son los frutos secos?

 Avellanas
Castañas
Nueces
Piñones
Asimismo, los frutos secos provienen de diversos árboles, arbustos y plantas y están clasificados en dos grupos:

1. Los que están rodeados por una cascara dura
Entre estos encontramos:

Almendras
Avellanas
Anacardos
Castañas
Nueces
Semillas de girasol
Piñones
Pistachos

2. Los que provienen de las frutas desecadas

En este grupo se encuentran los siguientes:

Ciruelas
Pasas de uvas
Dátiles
Higos secos
Orejones de albaricoque secados
Con frecuencia, en el mundo gastronómico es usual que se incluya al cacahuete dentro de los frutos secos. No obstante, en términos botánicos este forma parte de la familia de las legumbres.

¿Cuál es la forma correcta de comerlos?
Si quieres recibir los beneficios de cada uno de los nutrientes que nos pueden aportar los frutos secos, debes consumirlos crudos. Solo de esta manera se preservarán intactas sus respectivas propiedades.

De acuerdo a los diversos estudios realizados sobre este tema, se recomienda que incluyamos en cada una de nuestras dietas algunos gramos de frutos secos, por los beneficios que aportan a nuestro cuerpo. Se recomienda consumirlos al menos cinco veces a la semana, siempre que tengamos la seguridad de que no existen alergias o intolerancias a dichos alimentos.

No es recomendable agregar grasas extras (como saturadas) al momento de consumir frutos secos. Los mismos cuentan con una composición natural rica en grasas insaturadas (buenas) y freírlos no proporcionará los valores nutricionales óptimos. Además, estarás añadiendo más calorías a tu cuerpo.

Si no deseas comer los frutos secos crudos o quieres mejorar su sabor, tostarlos representa una alternativa viable. Recuerda no añadirles una cantidad excesiva de sal, puesto que la presión sanguínea podría aumentar.

En conclusión, consumirlos sin cocinar es la opción indicada si queremos conseguir las mayores propiedades nutricionales. Aunque el sabor cuando están en su estado natural no sea tan suculento como cuando se fríen, puedes tener la seguridad de que tu salud mejorará notablemente.

Es importante recordar que, aunque los frutos secos tienen grandes efectos positivos en nuestros cuerpos, tienen un alto aporte calórico. Por ende, se sugiere que se ingieran en porciones no superiores al tamaño de un puño o bien un cuarto de taza al día (30 g)

Beneficios para la salud
Diversos estudios epidemiológicos han revelado que los efectos preventivos de la ingesta de frutos secos reducen el riesgo de padecer enfermedades del cerebro y cardiovasculares en diferentes grupos de personas. Al mismo tiempo, también se han demostrado resultados positivos en el perfil lipoproteico al disminuir el colesterol total y las lipoproteínas de baja densidad (LDL) en plasma.

Además, disminuye la fatiga, el estrés, el síndrome premenstrual e incrementa las defensas en el organismo, debido a sus aportes ricos en ácido fólico. También nos ayuda a prevenir las enfermedades degenerativas y el envejecimiento celular, gracias a los antioxidantes que aportan a nuestro cuerpo, tales como las vitaminas E y C.

Los niños se ven especialmente beneficiados al consumir frutos secos. Aumentan la conexión nerviosa y el tejido de las neuronas, lo que ayuda a que tus hijos tengan una mayor habilidad para retener conocimientos.

De igual modo, los frutos secos como las nueces de Brasil o las nueces de pacanas, tienen un efecto positivo en la salud de los hombres. ¿La razón? Las primeras se encuentran enriquecidas de selenio, un micromineral antioxidante que puede reducir las posibilidades de que padezcan de cáncer de próstata y otras enfermedades.

Por su parte, las segundas están repletas de beta-sitosterol, perteneciente a la familia e esteroles vegetales o fitoesteroles. Puede aplacar los dolores de la hiperplasia prostática benigna.

Como hemos visto, los frutos secos son realmente beneficiosos para nuestro organismo. Ahora bien, como en todo proceso nutricional, debe haber un equilibrio en su consumo y se recomienda buscar asesoría ante cualquier duda.

Te puede interesar