Beneficios de la dieta ceto, que no tienen que ver con perder peso

Además de su eficacia probada para deshacerse de kilos de más, existe evidencia de aspectos positivos para la salud.
H1WrLWyc4l_930x525

Junto a las dietas mediterránea y a la holandesa, las dietas cetogénicas (o ceto) son de las más populares en el mundo. Alto en grasas y proteínas y bajo en carbohidratos, este tipo de régimen alimentario cuenta con evidencia suficiente que comprueba su eficiencia para perder peso en forma rápida, aunque los especialistas más respetados sostienen que es difícil mantenerla en el tiempo (razón por la cual la agrupan dentro de las denominadas dietas yo-yo) y advierten acerca de sus riesgos.

“Se trata de una búsqueda de magia. Ningún patrón alimentario extremo o heterodoxo podrá ser adoptado como estilo de vida. Por lo tanto, más tarde o más temprano, será abandonado. En otras palabras, la dieta se romperá junto con el hechizo. Y así aparecerá, con su entrada pomposa y arrebatadora de ilusiones, la reganancia del peso perdido”, le cuenta a Clarín la Dra. Mónica Katz, que agrega: “Si bien es cierto que facilitan la pérdida de peso, presentan múltiples efectos negativos en la salud. Dado que los humanos contamos solo con tres opciones de combustibles disponibles -carbohidratos, proteínas y grasas- para compensar la disminución de los hidratos de carbono, se incrementa el aporte de proteínas y especialmente el de grasas”.

Beneficios adicionales
Según explica a Clarín la Dra. María Vaccarezza, especialista en neurología pediátrica del Hospital Italiano, la dieta cetogénica desde hace años en el tratamiento de la epilepsia. “La epilepsia afecta a 1 de cada 100 niños y un 30% no responde favorablemente a los fármacos, por lo cual pueden recurrir a la dieta cetogénica que mejora sus convulsiones y sus funciones cognitivas”, sostiene Vaccarezza.

“La dieta cetogénica es un tratamiento que se utiliza para ayudar a controlar las convulsiones en los niños que padecen epilepsia intratable. Esta dieta ha existido desde principios del año 1920, pero su uso disminuyó con el desarrollo de muchos fármacos apropiados para tratar las convulsiones. Desde la década del noventa su utilización se fue incrementando gracias a un caso emblemático en Estados Unidos de un niño llamado Charlie, quien se curó de su epilepsia gracias a la dieta cetogénica”, añade la especialista.

Veamos entonces, otros probables beneficios para la salud de seguir esta al menos polémica dieta:

1- Puede tener efectos curativos en el cerebro
"Las dietas cetogénicas con alto contenido en grasas tienen propiedades curativas para afecciones cerebrales como las enfermedades neurodegenerativas y la epilepsia", le dijo a Insider la Dra. cardióloga Luiza Petre. Y agregó que un consumo constante de grasas de una dieta ceto también tendrá un poderoso impacto en los niveles de endorfinas y el estado de ánimo.

2- Puede usarse como un protocolo de tratamiento para la diabetes
"Más y más evidencia respalda el uso de la dieta cetogénica como un protocolo de tratamiento para la diabetes", dijo Monica Auslander Moreno, una consultora de nutrición de RSP Nutrition. “Una dieta cetogénica reduce drásticamente la ingesta de carbohidratos y, por lo tanto, la necesidad de tanta insulina. Como resultado, puede calmar la respuesta insulínica del cuerpo”.

3- Puede ayudar a regular el hambre y controlar el deseo
Según el New York Times, ingerir alimentos con un alto índice glucémico, incluida la mayoría de los carbohidratos procesados, puede causar un aumento y una disminución dramáticos en los niveles de azúcar en la sangre, que pueden estimular el hambre.

Dado que la dieta ceto es baja en carbohidratos, “seguirla puede estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y, por lo tanto, suprimir el apetito”.

4- Puede quemar más grasa durante un entrenamiento
En una entrevista con Shape, el famoso entrenador personal Ramsey Bergeron explicó que hacer cardio mientras se sigue la dieta cetogénica puede, "ayudar a aumentar la oxidación de grasas, ahorrar glucógeno, producir menos lactato y usar menos oxígeno".

5- Puede ayudar a mejorar el síndrome de ovario poliquístico (SOP) y problemas de fertilidad
"Al evitar los picos de insulina mientras siguen un estilo de vida cetogénico, las mujeres con SOP informan una reversión del aumento de las hormonas andrógenas, específicamente la testosterona, lo que reduce los síntomas de SOP y aumenta la fertilidad", explicó la dietista Molly Devine.

Por otro lado, según publicó el diario The Huffington Post, existe investigación académica muy limitada de los últimos 3 años sobre el tema de la concepción (o fertilidad) y la dieta cetogénica. Un estudio de ratas mostró que las ratas obesas inducidas por la dieta tenían capacidades reproductivas reducidas, y una dieta alta en grasas la redujo aún más.

Sin embargo, un metanálisis reciente tuvo resultados prometedores, con cinco de los seis estudios revisados que mostraron mejoras positivas significativas en las hormonas reproductivas después de las intervenciones bajas en carbohidratos. Esta revisión está lejos de ser concluyente, pero sugiere que se debe realizar más investigación para determinar los efectos de las dietas bajas en carbohidratos sobre la fertilidad.

Si bien hay poca investigación específica sobre la dieta cetogénica y la fertilidad, ha habido muchos desarrollos recientes con respecto al ceto y otras condiciones relacionadas con la fertilidad.

6- Puede mejorar la salud de la piel
El acné y otros problemas de la piel se deben comúnmente a inflamación subyacente y resistencia a la insulina, según Massom. Debido a que las cetonas, un químico producido por el hígado que sirve como combustible en una dieta baja en carbohidratos, son antiinflamatorias, “una dieta que hace que nuestro cuerpo genere cetonas ayudará a reducir la inflamación y el acné no deseado”, contó.

 

 

 

Te puede interesar