¿Realmente funcionan las dietas de ayuno? Esto es lo que debes saber

Antes de someternos a las dietas de ayuno deberíamos consultar con un especialista y asegurarnos de que no vamos a poner en peligro nuestra salud.
dieta-ayuno-plato-mesa-reloj

Las dietas de ayuno
Las dietas de ayuno pueden llevarse a cabo de dos maneras diferentes. Una, disminuir el consumo a solo 500 u 800 calorías en dos días de la semana. O dos, pasar entre 12 y 18 horas diarias sin comer.

Sea cual sea la modalidad, se fundamentan en el principio de la restricción calórica. Esto deriva en una significativa pérdida de peso, que se produce de manera muy rápida.

Se diferencian de las dietas de adelgazamiento tradicionales ya que no se trata de una restricción continua durante varias semanas o meses. Las dietas de ayuno, o de ayuno intermitente (como también se las conoce), intercalan periodos de restricción total con periodos de comer libremente.

¿Cómo funciona?

Si aplicas una dieta de ayuno tendrás tres opciones:

La primera opción es que adoptes un régimen alimentario en el que tienes prohibido comer durante un lapso de 12 a 18 horas del día. El resto del tiempo podrás consumir la cantidad y los tipos de alimentos que quieras.
La segunda opción no se basa en la dieta diaria, sino en el consumo semanal. Durante 2 o 3 días de la semana deberás tener una ingesta que no supere las 500 calorías (la ingesta mínima diaria recomendada es 1500). El resto de la semana tu alimentación habitual no se verá alterada.
La tercera forma consiste en pasar todo un día sin comer, consumiendo únicamente agua.
 
Según aseguran los partidarios de este tipo de dietas, aplicando alguno de estos tres métodos se logra perder peso.

Supuestos beneficios
Los partidarios de las dietas de ayuno afirman que traen varios beneficios para el organismo, además de la pérdida de peso. Al respecto, se indica que las personas que ponen en práctica estas dietas mejoran sus niveles de azúcar en sangre, por lo que disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Finalmente, se presume que estos regímenes alimenticios ayudan a evitar las denominadas enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer y el párkinson.

Detractores
Por el lado contrario, existen quieres aseguran que, aunque las dietas de ayuno puedan traer algún tipo de beneficio, el costo es muy alto para el organismo.

En primer término, los nutricionistas indican que no tiene sentido realizar una dieta para perder peso de manera rápida si luego volverás a comer como antes, lo que conllevará al inevitable efecto rebote.

En segundo lugar, los especialistas en nutrición y en endocrinología advierten que al  restringir a estos niveles extremos la ingesta de alimentos, el cuerpo se queda sin la energía que necesita para funcionar.

Problemas de salud
Gran parte de los especialistas en nutrición concuerdan en que un día de ayuno, acompañado por un consumo de agua, puede resultar beneficioso como desintoxicante. No obstante, la prolongación del mismo puede conllevar a estados críticos de salud. En casos muy extremos, incluso a la muerte por inanición.

Por otro lado, los nutricionistas no recomiendan someter a nuestro organismo a los ayunos intermitentes.Estos son los que que implican restringirnos de comer por más de 12 horas. Esto se debe a que el cuerpo entra en un estado que afecta la función cerebral.

Finalmente, tampoco recomiendan someternos por varios días a una ingesta que sea inferior a las 1200 calorías. En resumidas cuentas, los expertos no recomiendan realizar dietas de ayuno. En todo caso, solo el ayuno de un día, y como un mecanismo de desintoxicación.

Ayunos extremos

Para muchos, la idea de dejar de comer es una locura, aunque sea por menos de mediodía. A estos individuos cualquier forma de ayuno les parece extremista. No obstante, con ayunos extremos hacemos referencia a las dietas que implican una mayor restricción que con los mecanismos que ya comentamos.

Por más que una dieta esté de moda, los nutricionistas se oponen a los ayunos absolutos. Existen algunos en los que incluso se prohíbe la ingesta de agua. De igual manera, la prolongación durante más de un día del ayuno es perjudicial. Aun si bebes agua, ya que el organismo empieza a consumir sus propias proteínas.

De hecho, existen algunos ayunos prolongados que duran entre una y dos semanas, en las cuales se ingieren bebidas. Puede que aporten algo de energía, pero también podrían ocasionar otros problemas en el aparato digestivo.

Te puede interesar