Cómo hacer para que los alimentos duren más

Comprar al por mayor es una gran opción para quienes quieran ahorrar tiempo y dinero. Sin embargo, puede ocurrir que algunos alimentos acaben echándose a perder. ¿Cómo evitarlo? Enteráte en esta nota.
20180727174620_33718118_0_body

Los alimentos naturales, tales como las frutas y verduras, suelen perder el sabor y buen aspecto antes que los productos procesados y cuesta conservarlos aun guardándolos en la heladera. Si bien no hay fórmulas mágicas para que duren mucho tiempo, sí hay una serie de tips a tener en cuenta para prolongar su buen estado. Básicamente, son cuatro aspectos a tener en cuenta:

La manzana podrida. Tal como reza el dicho popular, una manzana podrida o en mal estado en la frutera hará que las demás también se pongan feas. Por eso, es necesario separarla de las buenas para conservar el buen aspecto de las aptas para el consumo.

Ojo con el etileno. Se trata de un gas que liberan ciertos alimentos en su proceso natural de maduración y que, en contacto con alimentos de otro tipo, pueden deteriorarlos y pudrirlos. Por eso hay que evitar poner unos cerca de otros. Para tener en cuenta: las manzanas, bananas, patas, peras, duraznos, cebollas y tomates son los alimentos que generan en cantidad este gas. Mientras que los más sensibles al efecto de este gas son la lechuga, los kiwis, las zanahorias y la sandía. Por lo tanto, las frutas que se coloquen junto a las bananas en una misma frutera madurarán más rápido y si se guardan las papas y las cebollas en un mismo canasto, las primeras germinarán más rápido. Además, mantener guardados los tomates en una bolsa de plástico hará que se pongan feos más rápido, ya que el etileno queda encerrado allí y actúa con mayor intensidad.

Atentos a la humedad. No todos los productos necesitan del mismo porcentaje de humedad, por eso hay que agruparlos acorde a sus condiciones. Las verduras de hoja, los pepinos y el apio precisan más humedad que los que se marchitan más despacio como la calabaza o las cebollas. En este sentido, conviene guardar las frutas y las verduras fuera de los compartimentos cerrados de la heladera para evitar que el aire seco las deteriore.

Evitar el moho. Suele ocurrir que notamos presencia de moho en el pan lactal o en las frutas secas y es producto de la humedad. Especialistas coinciden en que el consumo de alimentos con moho puede ser perjudicial para la salud, por lo tanto, para evitar el moho en el pan será necesario almacenarlo en un lugar fresco y seco, mientras que se sugiere pasar las frutas secas por la sartén antes de guardarlas.

El cambio de color. Cuando la fruta pelada se expone a la acción del aire, cambia de color y eso se llama oxidación. El ejemplo más claro de pérdida de frescura es el de la manzana. Este efecto se puede evitar con jugo de limón pero lo más recomendable es no exponer a los frutos sin cáscara al aire del ambiente o la heladera.

Te puede interesar