Tres variantes sabrosas para cocinar el zapallo

El zapallo es un alimento básico de nuestro menú, nutritivo, accesible y rico. La única desventaja es que, si no incorporamos nuevas formas de cocción, su sabor puede terminar aburriéndonos.
2Q==

Estas tres novedosas recetas no requieren de agua, por lo tanto el zapallo no se hierve. Cocinado en su propio jugo, el resultado será mucho más sabroso.

  • Cortar el zapallo en cuños muy finitos, de apenas 1 milímetro de ancho, y cocinarlo en una plancha. Quedarán con la puntita quemada. Al final de la cocción agregar unas alcaparras para que se tuesten en la plancha. ¿Dónde usar estos cuños de zapallos con alcaparras? En ensaladas de vegetales crudos o cocidos: en una ensalada que contenga chaucha y papa.
  • Llevar el zapallo al horno con manteca, algo de azúcar, sal y semillas de cardamomo. Luego dorarlo a la plancha. Su uso final es en purés o sopas
  • Rehogar en una sartén la cebolla con la manteca. Incorporar los cubos de zapallo con romero. Cubrir con papel manteca o con la tapa de la olla y cocinar a fuego bajo por mucho tiempo. Agregar una taza de leche, romero y una pizca de canela. Llevar a la licuadora. 

Te puede interesar