Qué comer para dormir bien y que alimentos evitar

La buena alimentación es clave no solo para encarar con entusiasmo las actividades de la rutina, sino también para descansar de manera satisfactoria.
mujer-comiendo-antes-de-dormir

Dormir bien o mal, en gran parte, está vinculado a los hábitos alimenticios que tenemos incorporados y es necesario saber cuáles son aquellos productos que deberíamos sumar a nuestra dieta en caso de tener dificultades para conciliar el sueño.

Lo que sí:

Lácteos: el queso, la leche y el yogur ayudan a dormir bien ya que contienen triptofano, un aminoácido que favorece la producción de serotonina, que tiene un efecto tranquilizante y de melatonina, sustancia que regula el ciclo de la vigilia y el sueño.

Miel: al igual que los lácteos, contiene triptofano. Si se agrega a la leche, aumenta su poder para dormir mejor.

Banana: es un somnífero natural. Además de producir melatonina y serotonina, es rico en magnesio, un buen relajante muscular.

Cena liviana, pero rica en carbohidratos: los menúes ricos en carbohidratos incrementan el nivel de triptofano en la sangre. Por eso, se recomienda hacer una cena ligera pero rica en carbohidratos para dormir bien.

Infusiones: Té de manzanilla y de tilo. Estas hierbas son especiales para calmar los nervios, relajar el sistema, combatir el estrés y ayudan a dormir.

Lo que no:

El café: la cafeína es un estimulante que incrementa la actividad del sistema nervioso central, haciendo difícil conciliar el sueño. Además del café, la cafeína puede encontrarse en bebidas como el té, la gaseosa y el chocolate.

Comidas picantes: la comida picante estimula una alta producción de ácido en el estómago, por lo que es probable que se sufra reflujo. Estar acostado propiciaría que la comida y el ácido regresaran del estómago hacia el esófago.

El alcohol: Si bien puede causar somnolencia, no permite que el descanso sea reparador. Impide que el cuerpo llegue al sueño profundo, genera que nos despertemos fácilmente y con frecuencia.

Te puede interesar