Cómo elegir las frutas más frescas según la temporada

Al momento de elegir una fruta, muchos consumidores deciden mirar su aspecto exterior. Sin embargo, esta ténica no es siempre la mejor, por eso te damos otros consejos en esta nota.
elegir-frutas

Ananá

El roma del ananá (su parte verde en forma de hojas) no debe ser muy fuerte, debe ser suavecito; si presionás la cáscara y queda marca está demasiado madura y no es recomendable consumirla así. La cáscara también es importante, su color debe ser uniforme sin manchas oscuras; las hojas verdes y un poco marchitas.

Palta

Sea cual sea el tipo de palta, la cáscara siempre debe estar sana, sin manchas ni cortes. Las paltas mas frescas son aquellas pequeñas, firmes y pesadas. Es conveniente comprarlas inmaduras y dejarlas madurar a temperatura ambiente, hasta que estén tiernas a la suave presión de la mano.  Ya maduras, las paltas deben mantenerse con frío suave dentro de la heladera pero nunca en el freezer.

Membrillo

Esta fruta debe ser amarilla sin manchas verdes y firme al tacto cuando ya se encuentra madura,. El aroma debe ser fuerte y su piel debe estar libre de imperfecciones. 

Mandarinas

La apariencia por fuera cuenta. Prefiere aquellas mandarinas con una cáscara en buen estado, sin cortes ni manchas. Mientras más vibrante sea el naranja de su piel mucho mejor. Su piel debe lucir suave y estar blanda, ése es el indicativo de que la mandarina está bien madura. Prefiere también las de mayor tamaño si eres de los que gusta de las mandarinas dulces y jugosas, si en cambio te gustan un poco más amargas y secas entonces las pequeñas son las indicadas. Si el olor es dulce e intenso quiere decir que las mandarinas están maduras y perfectas para consumir.

Manzanas

Su forma es importante. Las más redondas suelen ser más sabrosas que las alargadas. Toma la manzana. Busca áreas blandas o descoloridas en la superficie. Cuando las manzanas están demasiado maduras, se vuelven de color café producto de la oxidación y la carne se torna más blanda. Aprieta la manzana; entre más duro tengas que apretar antes de que sientas que la manzana "cede" (además es oír un suave crujido), más crujiente será al comerla.
 

Te puede interesar