¿Huevos en el desayuno?

El secreto para incorporarlos en la primera comida del día será la manera de cocinarlo, algo muy sencillo de hacer ya que se trata de un alimento muy versátil: evitando el exceso de grasa del aceite no nos caerá pesados ni sumaremos demasiadas calorías.
2Q==

En los revueltos dulces, por ejemplo mezclando avena, frutas, cacao, semillas y huevos, el uso de aceite de coco será ideal para añadir más sabor y, además, con apenas una pátina del mismo será suficiente.

Los beneficios de comer un huevo por las mañanas son muchos:

Alarga la sensación de saciedad debido a que contienen un índice nutricional muy elevado.
Aporta un plus de proteínas, ideales para los músculos.
Brinda muchísima energía.
Es una fuente de nutrientes: hierro, calcio, riboflavina, vitamina B12, vitamina B6, selenio, ácido fólico, zinc, potasio, magnesio y demás minerales esenciales.
Protege la salud cerebral. Ayuda a mantener en buen estado la memoria, la circulación y la conexión neuronal.
Contiene colina, un nutriente que mejora la salud cardiovascular y cerebral ya que, junto con la vitamina B, metaboliza y disminuye la homocisteína, que favorece el que las placas de grasa se adhieran a nuestras arterias.

¿Cómo complementarlos?

Al desayuno con huevos habrá que agregarle, para que sea completo, algo de fibra y vitamina C.

¿Cantidad recomendada?

3 o 4 veces a la semana, de forma variada.
 

 

Te puede interesar