¿Qué son los triglicéridos y qué hacer para controlarlos?

Son menos conocidos que el colesterol pero también es peligroso tener niveles altos, porque hay riesgo de sufrir un ACV
hoy

Se miden a través de un examen de sangre. Y se habla de niveles elevados si dan sobre 150. Cuando los triglicéridos salen altos en un análisis muchos se sorprenden. “No tengo idea qué son”, es común que le planteen al médico en el consultorio. Sucede que son mucho menos populares que el colesterol. Pero no por eso son menos riesgosos para la salud cardiovascular.

La novedad ahora es que comer nueces te puede ayudar a bajar este peligroso índice. Así lo demostró un estudio realizado por investigadores de la Universitat Rovira i Virgili (España) y la Universidad de Harvard (EE.UU.). El trabajo, publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, indica también cómo el consumo de estos frutos secos no afecta negativamente ni al peso corporal ni a la presión arterial.

¿Qué son los triglicéridos? Francisco D’Onofrio, referente del Programa Provincial de Obesidad, explica que son un tipo de grasa que se encuentra en la sangre. Cuando comés, el cuerpo convierte las calorías que no necesita en triglicéridos de forma inmediata. Se almacenan en las células grasas.

Si solés comer más calorías de las que quemás (especialmente calorías “fáciles de consumir”, como carbohidratos y grasas), es posible que tengas niveles altos de triglicéridos, afirma el experto. De todas formas, según el nutricionista, los triglicéridos altos son comunes en personas con obesidad, diabetes, hipotiroidismo y que consumen alcohol.

Con un simple análisis de sangre se puede conocer el nivel de triglicéridos. El valor normal se ubica por debajo de 150 miligramos por decilitro (mg/dL). El límite alto va de 150 mg/dL a 199 mg/dL. De 200 mg/dL a 499 mg/dL se considera alto; y muy alto 500 mg/dL o más.

Riesgo cerebrovascular

¿Por qué es importante controlar los triglicéridos?, le preguntamos a D’Onofrio. “Tener niveles altos de triglicéridos es un factor de riesgo cerebrovascular, tanto o peor que el colesterol. Pero el colesterol tiene un poco un más de respeto, o de mala prensa. En general, la gente sabe que el colesterol es malo”, opina.

Diversas investigaciones han demostrado que los niveles altos de triglicéridos pueden favorecer el endurecimiento o el engrosamiento de las arterias (aterosclerosis), lo que eleva el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares (ACV), infartos y enfermedades cardiovasculares.

¿En qué se diferencian los triglicéridos del colesterol?

Los dos son diferentes tipos de grasas que circulan en la sangre. Los triglicéridos almacenan las calorías no usadas y le aportan energía al cuerpo, y el colesterol sirve para crear células y ciertas hormonas. “Los triglicéridos son la forma más eficiente que tiene el organismo de almacenar energía: esto es, en forma de grasa. Lo que almacenan las células del tejido adiposo son los triglicéridos”, especifica D’Onofrio. Y remarca que los hábitos para mantener a raya el colesterol, una dieta baja en grasas, favorecen el control de los triglicéridos.

¿Es cierto que las nueces pueden ayudar a bajar los niveles de triglicéridos?

“Es cierto, pero tampoco eso significa que hay que comer un montón de nueces por día porque terminaremos engordando mucho”, explica el nutricionista.

Insiste en hacer una aclaración: “las nueces son una fuente de omega 3 y esto es muy saludable. Está comprobado que este tipo de omega ayuda no solo a bajar los triglicéridos; sino que también favorece a que la sangre circule con mayor fluidez por lo que puede prevenir un evento cardiovascular. Asimismo se probó que previene el Alzheimer. Pero hay que saber que es mejor el omega 3 cuando es de fuente marina; presente en el pescado por ejemplo. Si me preguntan sobre las nueces, yo recomendaría no comer más de una por día”.

La nutricionista Lucía Vallejo Trejo considera que aunque la nuez es buena para la salud hay una sobrevalorización de este alimento, al igual que de los frutos secos en general.

“Noto un cierto fanatismo con las nueces. Es cierto que pueden ayudar a mejorar los niveles tanto de colesterol como de triglicéridos en un contexto saludable. Yo tomaría con pinzas esta investigación. Si una persona sedentaria se sienta cada día a comer un puñado de nueces el resultado no será positivo. El consumo debe ser acompañado por un buen plan de actividad física y alimentación saludable”, consideró.

> Nueces
Reducen el colesterol y los triglicéridos
Investigadores de la Universitat Rovira i Virgili, de España, y de la Universidad de Harvard evaluaron los efectos del consumo de nueces sobre el perfil lipídico (colesterol total, colesterol malo conocido como LDL, colesterol bueno conocido como HDL y triglicéridos). El trabajo se basa en la revisión de la literatura científica desde 2009 sobre el consumo de nueces y su papel en la reducción de las concentraciones sanguíneas de colesterol y triglicéridos. Tras analizar los resultados de 26 estudios de intervención nutricional con 1.059 participantes, los autores del trabajo concluyeron que, en comparación a dietas control, las suplementadas con nueces disminuyen el colesterol total en 6.99mg/dL, el colesterol LDL en 5.51mg/dL y los triglicéridos en 4.69mg/dL. En el marco de una dieta saludable, dijeron los autores, estos frutos secos ayudan a la prevención cardiovascular.

> Cómo cuidarte
- Bajar de peso te ayuda a reducir  el nivel de triglicéridos. En las personas obesas, a partir de los dos kilos ya se ven los beneficios.
- Evitar alimentos con azúcar o ingredientes refinados. Los carbohidratos simples, como el azúcar y los alimentos hechos con harina blanca, pueden elevar el nivel de triglicéridos.
- Ojo con las grasas: si querés bajar tus niveles de triglicéridos prestá atención a las grasas que consumís: preferí las que se encuentran en los productos de origen vegetal, como los aceites de oliva, maní y canola. Consumí más pescados con alto contenido de ácidos grasos omega-3, como la caballa y el atún, en lugar de carne roja.
- Menos calorías: todas las calorías que no gasta el cuerpo (adicionales) se convierten en triglicéridos y se almacenan en forma de grasa.
- Cuidado con el alcohol:  tiene un alto contenido de calorías y de azúcar, e incide en el aumento de los triglicéridos.
- Vida activa: hacer ejercicios ayuda mucho a bajar los triglicéridos. Como mínimo, hacé 30 minutos de actividad física todos o casi todos los días de la semana.
- Medicación: si el desarrollo de hábitos saludables no es suficiente para controlar los triglicéridos, es probable que el médico indique medicamentos que potencien los efectos sobre los triglicéridos.

Fuente: La Gaceta

Te puede interesar