Lipoaspiración: ¿resultados a corto plazo?

Un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, demostró que las personas que se someten a una liposucción comienzan a acumular grasa nuevamente un año después de la intervención
atencion-privada

Un equipo de expertos de la Universidad de Colorado realizó una investigación sobre la lipoaspiración y sus efectos. Los resultados, sorprendentes, demostraron que las personas que se someten a esta cirugía comienzan a acumular grasa sólo un año después de la intervención, si bien esta última se redistribuye por otras zonas del cuerpo.
Según lo publicado en el último número de la revista Obesity, el estudio buscaba  desmitificar la idea de que las liposucciones, que comenzaron a realizarse en 1974, permiten librarse de la grasa de manera definitiva y permanente.
"El hecho de que la grasa regrese al cuerpo es de sumo interés para los científicos, ya que demuestra que los niveles de grasa corporal están regulados por determinados mecanismos que, por ahora, se desconocen", afirmó Robert H. Eckel, uno de los autores de este estudio. "Creemos que el cerebro conoce, de alguna forma, la cantidad de grasa que tiene el organismo y trata de regular su presencia para que sea siempre la misma", explicó el profesional. El análisis de esta recuperación de la grasa es complejo y costoso de realizar. Sin embargo, Eckel y su equipo efectuaron un primer ensayo que ha permitido observar cómo vuelve y se redistribuye por el abdomen, alrededor de los hombros y en los tríceps.

La “lipo”: mitos y verdades

“La lipoaspiración (o lipoescultura) no es un método para adelgazar. Su objetivo, simplemente, es modelar la figura y eliminar aquellas adiposidades localizadas que, para que desaparezcan, es necesario acompañar la cirugía con una dieta y pesar dos o tres kilos menos de lo indicado según sexo, edad y estatura. Si la lipoaspiración se realiza en estas circunstancias, el resultado es prácticamente definitivo”, le explica a Entremujeres el cirujano plástico Fernando Felice. 
“La liposucción consiste en la eliminación de la grasa acumulada y acantonada que no puede eliminarse con dieta. Por la falta de adecuada oxigenación, los adipositos se acumulan formando áreas duras, traccionando de las fibras conectivas y produciendo contornos antiestéticos”, comenta la doctora Marta Tielas. Y agrega: “Mediante esta práctica se logra extraer tejido graso que no se reproducirá de la misma manera, ni formando esos acantonamientos: si el paciente gana kilos, engordará conservando las formas logradas. Por eso se dice que ‘la lipo’ es permanente”.

Entonces, ¿se pueden sostener los resultados?
El estudio realizado en Colorado no tuvo en cuenta ni el tipo de alimentación ni el estilo de vida que llevan los pacientes y tampoco especificó criterios de inclusión-exclusión. Es una investigación que contó sólo con 32 participantes y 18 pacientes de grupo control. 
“Si la cirugía se realiza conociendo al paciente y se realizan entrevistas médicas previas dirigidas a conocer sus hábitos alimentarios, la actividad física que realiza y sus antecedentes, éste se encontrará informado sobre el tipo de cuidados a tener en cuenta a la hora de mantener su peso y su figura”, comenta el doctor Felice. “La función de la célula grasa (adipocito) es el almacenamiento de energía no utilizada. Cuando realizamos una lipoaspiración extraemos estas células, lo que permite la modelación corporal, pero no quiere decir que no se pueda subir de peso. Si incorporamos a través de la comida más nutrientes de los que nuestro cuerpo consume, éstos se acumularán dentro de las células grasas remanentes y generaran la hipertrofia (crecimiento) de las mismas”, agrega el profesional.
Es fundamental que quien vaya a someterse a una lipoaspiración comprenda la importancia de sostener una dieta sana y de realizar una actividad física acorde a su edad. De esa manera, el resultado de la cirugía se mantendría en el tiempo.


Otras opciones
La liposucción no está indicada en todos los pacientes. “Es sólo para aquellos con deseos de eliminar adiposidades localizadas o como estímulo para continuar el descenso de peso con una dieta estricta”, indica Felice. 
Pero, ¿qué otros tratamientos existen para evitar llegar a una lipo?  “Dentro de las opciones médicas para eliminar la adiposidad localizada, como complemento de la dieta y el ejercicio, se pueden agregar procedimientos estéticos como las mantas térmicas, la ultracavitación, el uso de mesoterapia y productos lipolíticos en forma de geles, cremas o inyectables”, explica el cirujano.
También se puede recurrir a otros métodos no invasivos que nos ofrece actualmente la ciencia, como el láser, el ultrasonido o la radiofrecuencia. “Recientemente, ha llegado a la Argentina un equipo innovador que combina tres técnicas: la plataforma TriActive+ que -con su acción combinada y complementaria- emplea las tres tecnologías. De este modo, y por la acción conjunta, se logra combatir las imperfecciones corporales con una notoria  reducción de áreas localizadas con ultrasonido, mayor firmeza y estimulación del drenaje linfático a través del láser y la radiofrecuencia. Además, un sistema de enfriamiento localizado permite reducir el edema y vuelve el tratamiento completamente indoloro”, dice la doctora Tielas. 

Asesoraron: Dr. Fernando Felice, Director del Centro de Estética Vesalio y Dra. Marta Tielas, Directora del Centro Médico Láser AEGYNA

Fuente: Clarín

Te puede interesar