La verdad sobre lo que llevan las pastillas de caldo instantáneas

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Gina NAVARRO
pastillas-caldo-516x315

De verduras, de pollo, de cocido… las pastillas de caldo te pueden salvar de un apuro, le dan mucho sabor a los guisos, salsas, incluso disolviendo simplemente con agua tienes un caldo en tan solo unos minutos. Y es que un caldo es de lo más reconfortante, pero, ¿te has planteado realmente lo que llevan las pastillas de caldo instantáneas?

Hoy haremos un repaso de su composición y por supuesto las posibles alternativas que podemos utilizar para esos días que no tienes tiempo de cocinar o quieres darle un extra de sabor a tus preparaciones.

 Como siempre te recomiendo, si quieres hacer una radiografía de un producto que compras en el supermercado, lo primero que debes hacer es ir al listado de ingredientes, comprobar su composición y tener en cuenta que el fabricante está obligado a poner los ingredientes de más a menos cantidad. Por lo que ya con esta información te haces una idea de lo que estás comprando realmente.

De esta manera, si vamos a los ingredientes de las pastillas de caldo instantáneas nos encontramos que:

 El primer ingrediente que encontramos es la sal.
Los siguientes: E621 (glutamato monosódico) y E635 (Ribonucleótidos de sodio).
Luego: Almidón.
Después: extracto de levadura.
Al final: ya aparecen las verduras.
Por lo que, sí, realmente estás comprando en su mayoría sal, potenciadores del sabor y almidón… poquita verdura.

Hoy no hablaremos del glutamato monosódico, porque tendríamos para largo, aunque prometo hacerlo. Pero sí que hablaremos de la sal.

¿Y por qué la sal? Pues porque a pesar de que la OMS recomienda no superar el consumo de 5 gramos al día, en España consumimos unos 9 gramos al día y esto es realmente preocupante por la creciente incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Ahora, si queremos afinar un poquito más en la lectura del etiquetado nutricional podemos ir a la tabla de composición y comprobar que el contenido real de sal de 52,9 gramos, por lo que el contenido en sal de estas pastillas de caldo casero es de caso el 53%, más de la mitad del producto.

Con esto, puedes comprobar la importancia de hacer una buena lectura del etiquetado nutricional, que tan solo te llevará un minuto.

¿Qué quieres un caldo casero? Pues lo puedes hacer tú en casa y con las verduras que más te gusten, te cuento como:

Pastillas de caldo caseras 

Ingredientes:

(Necesitaremos alrededor de 1 Kg de verduras)

3 zanahorias 
1 nabo 
1 chirivía
apio 
1 diente de ajo 
puerro 
Pollo
aceite de oliva

En primer lugar pelamos y troceamos todo bien pequeñito. Yo he utilizado una procesadora de alimentos. 
En una sartén salteamos las verduras con un chorrito de aceite de oliva, añadimos el pollo y el agua y dejamos que se cocine bien y reduzca el agua (de esa manera se concentra los sabores).
Cuando esté hecho el pollo lo sacamos, deshuesamos y cortamos.
Ahora, trituramos todo hasta conseguir una textura suave y lo pasamos a cubiteras.
De esta manera podrás disfrutar de calditos caseros y con menos sal y aditivos que nada nos aportan.

Fuente: abc

Te puede interesar