Caída del pelo: todo lo que hace que se te caiga a mechones

SALUD Por Sandra PALACIOS
caida-cabello-kV6E--620x349@abc

La pérdida de cabello es un problema que afecta cada vez a más gente. El estrés, los malos hábitos o las alteraciones hormonales son algunas de las causas más comunes que están detrás de ello.

No obstante, para evitar que se te caiga el cabello, lo primero es saber qué lo está provocando. «Es fundamental que el paciente acuda a una consulta presencial, de tricología, donde un experto pueda valorar su cuello cabelludo en su totalidad, tanto a nivel macroscópico como microscópico», indica el doctor Alejandro García, de Hospital Capilar.

Además sería bueno realizar una analítica con distintos valores hormonales y serológicos, pues esto nos puede dar una información muy valiosa de lo que está causando dicha caída.

Posibles causas
Estrés emocional intenso
Uso excesivo del secador o planchas del pelo
Estar sometido a tintes, alisados o productos cosméticos que dañen el pelo
Alteraciones hormonales, como en el embarazo o menopausia
Alteraciones tiroideas
Infecciones como el efluvio telógeno
Enfermedades o trastornos autoinmunes como el lupus
Tras una infección por Covid
Inflamación o infección del cuero cabelludo
Dermatitis, foliculitis...
Al final, una pérdida capilar abundante puede ser resultado de la suma de muchos factores.

«Una dieta equilibrada en vitaminas y micro y macronutrientes siempre va a ayudar a que el pelo esté más fuerte y sano. Por lo que cualquier dieta que sea restrictiva o trastornos de alimentación como la anorexia o la bulimia pueden perjudicar bastante a la salud capilar y puede hacer que se pierda una gran cantidad de pelo», explica el experto.

Alopecia difusa
Diversos estudios señalan que, aproximadamente, un 60% de la población presentará un primer caso de caída de cabello a partir de los 20 años. «No obstante, entre los 30 y 50 años comienzan a aparecer determinados casos como la alopecia difusa, un tipo de pérdida de pelo en el que se produce una miniaturización progresiva del folículo piloso, haciendo que el mismo vaya perdiendo densidad y volumen y, por tanto, se vuelva más frágil, débil, seco y se caiga con mayor facilidad, llegando a perderse más de 100 al día», afirman desde Hospital Capilar.

«La alopecia en sí se puede clasificar de diversas formas y, según el patrón de distribución, puede dividirse en androgénica o difusa. La alopecia androgénica supone una caída progresiva del pelo desde la zona frontal hasta la coronilla, mientras que la difusa se encuentra relacionada con algún tipo de enfermedad, trastorno o carencia en el organismo, por causas de tipo endocrino, ingesta de medicamentos o por desequilibrios nutricionales», expone el doctor Antonio Leone.

La alopecia difusa se relaciona con el estrés, las enfermedades intestinales u hepáticas, el trastorno de tiroides o las alteraciones renales, trastornos alimentarios y dietas extremas que carecen de nutrientes esenciales. La toma de anticoagulantes o tratamientos médicos como la quimioterapia o radioterapia pueden ser otros de los motivos.

Así, esta alopecia, que no distingue entre géneros y afecta en igualdad tanto a hombres como a mujeres, se diferencia de las demás en el proceso de caída del cabello, debido a la gran velocidad en la que este se pierde. En consecuencia, se produce una pérdida generalizada que deja a la vista el cuero cabelludo, aunque no muestra ningún signo de irritación, descamación o inflamación.

Según el doctor Leone: «En la mayor parte de los casos, se trata de una caída puntual y reversible en la que el pelo vuelve a crecer una vez que se detecta el origen del problema y se soluciona».

Fuente: abc

Te puede interesar