Por qué el potasio es el mejor aliado en la alimentación de las mujeres

NUTRICIÓN Por Pilar PARDO
NR66BXVJCBHS5A4UZEBRW23SYA

Los médicos recomiendan reducir los niveles de sal en la alimentación diaria, por su injerencia en la presión arterial, que repercute en la salud cardiovascular en su conjunto. Ahora, se sabe, además, que una dieta rica en potasio ayuda a reducir los efectos negativos de la sal en la alimentación. Y los beneficios serían mayores para las mujeres que para los hombres, según revelaron investigadores de los Países Bajos.

Tal como evidencian los hallazgos publicados en el European Heart Journal, una revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), “las mujeres que comen bananas, palta y salmón podrían reducir los efectos negativos de la sal en la dieta”.

La investigación encontró que las dietas ricas en potasio se asociaron con una presión arterial más baja, particularmente en mujeres con un alto consumo de sal. El profesor Liffert Vogt, de los Centros Médicos de la Universidad de Ámsterdam, en los Países Bajos, es el autor del estudio, y señaló que “es bien sabido que el alto consumo de sal está asociado con presión arterial elevada y un mayor riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares”.

Y tras reconocer que “los consejos de salud se han centrado en limitar el consumo de sal”, aceptó que “esto es difícil de lograr cuando la dieta incluye alimentos procesados. En nuestro estudio, el potasio en la dieta se relacionó con los mayores beneficios para la salud en las mujeres”, destacó.

Para el estudio, los investigadores incluyeron a 24.963 participantes (11.267 hombres y 13.696 mujeres) del estudio EPIC-Norfolk, que había reclutado a personas de 40 a 79 años de prácticas generales en Norfolk, Reino Unido, entre 1993 y 1997.

La edad promedio fue de 59 años para los hombres y de 58 años para las mujeres. Los participantes debieron completar un cuestionario sobre hábitos de vida; además, se les midió la presión arterial y se recolectó una muestra de orina. Los valores de sodio y potasio urinarios se utilizaron para estimar la ingesta dietética.

Los participantes fueron divididos en terciles según la ingesta de sodio (baja/media/alta) y la ingesta de potasio (baja/media/alta), y los investigadores analizaron la asociación entre el consumo de potasio y la presión arterial después de ajustar por edad, sexo y consumo de sodio.

Durante una mediana de seguimiento de 19,5 años, 13.596 (55%) participantes fueron hospitalizados o fallecieron debido a una enfermedad cardiovascular. Los investigadores analizaron la asociación entre la ingesta de potasio y los eventos cardiovasculares después de ajustar por edad, sexo, índice de masa corporal, ingesta de sodio, uso de medicamentos para reducir los lípidos, tabaquismo, ingesta de alcohol, diabetes y ataque cardíaco o accidente cerebrovascular previo.

Así es que vieron que el consumo de potasio (en gramos por día) se asoció con la presión arterial en las mujeres, y a medida que aumentaba la ingesta, la presión arterial disminuía.

Cuando se analizó la asociación según el consumo de sal, la relación entre el potasio y la presión arterial solo se observó en mujeres con alto consumo de sodio.

En general, encontraron que las personas que tenían la ingesta más alta de potasio tenían un riesgo 13% menor de eventos cardiovasculares en comparación con las que tenían la ingesta más baja. Cuando se analizó a hombres y mujeres por separado, las reducciones de riesgo fueron del 7% y el 11%, respectivamente.

Al parecer, la cantidad de sal en la dieta no influyó en la relación entre el potasio y los eventos cardiovasculares en hombres o mujeres, según encontraron los investigadores.

“Los resultados sugieren que el potasio ayuda a preservar la salud del corazón, pero que las mujeres se benefician más que los hombres -ahondó Vogt-. La relación entre el potasio y los eventos cardiovasculares fue la misma independientemente de la ingesta de sal, lo que sugiere que el potasio tiene otras formas de proteger el corazón además de aumentar la excreción de sodio”.

Y amplió: “Nuestros hallazgos indican que una dieta saludable para el corazón va más allá de limitar la sal para aumentar el contenido de potasio. Las empresas de alimentos pueden ayudar cambiando la sal estándar a base de sodio por una alternativa de sal de potasio en los alimentos procesados. Además de eso, todos deberíamos priorizar los alimentos frescos y sin procesar, ya que son ricos en potasio y bajos en sal”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los adultos consuman al menos 3,5 gramos de potasio y menos de 2 gramos de sodio (5 gramos de sal) por día.

Los alimentos ricos en potasio incluyen verduras, frutas, nueces, porotos, productos lácteos y pescado. Por ejemplo, una banana de 115 gramos tiene 375 mg de potasio; 154 gramos de salmón cocido tiene 780 mg; una papa de 136 gramos tiene 500 mg y una taza de leche tiene 375 mg de potasio.

Fuente: Infobae 

Te puede interesar