Salud bucal en el embarazo: los cuidados para proteger a la madre y al bebé

SALUD Por Juana BLANCO
7QVLO26DSBAC5NP6652OTJT5K4

Visitar al obstetra con regularidad, llevar a cabo una dieta equilibrada, realizar chequeos médicos periódicos son algunos de los cuidados básicos que una embarazada debe tener para cuidar su salud y la del bebé. Pero hay otro asunto básico y esencial al que no hay que restarle atención: la salud bucodental.

“Entre los impactos que los cambios fisiológicos causan en la salud bucal de las mujeres embarazadas están la posibilidad de aumentar los niveles de inflamación periodontal, debido a una higiene bucal inadecuada asociada a los cambios en los niveles hormonales. Puede causar molestias y llevar a la pérdida de dientes si no se trata adecuadamente”, explicó John Peldyak, odontólogo y miembro de la Junta del Programa de la Academia Americana para la Salud Oral Sistémica (AAOSH).

En ese sentido, aclaró que el objetivo principal para una boca sana es la prevención de la caries y la gingivitis. En este punto, vale remarcar que si una mujer ya sufría alguna de estas patologías antes de quedar embarazada, los riesgos a resultados adversos son más elevados.

“Entre las consecuencias más habituales se encuentran los partos prematuros o bebés con muy bajo peso al nacer. Según estadísticas, se puede hasta triplicar la posibilidad de partos prematuros si la madre sufre periodontitis”, advirtió.

Los cuidados durante el embarazo son los mismos que siempre aconsejan los odontólogos: buen cepillado, uso de hilo dental y flúor. Además, los cambios de comportamiento de las mujeres embarazadas relacionados con un mayor consumo de azúcar y la falta de higiene también aumentan la probabilidad de que tengan caries.

“Es un proceso denominado impronta materna: la madre transmite la composición de su microbioma (la suma de la microbiota del cuerpo humano), ya sea buena o mala, al bebé. Si la madre tiene un buen microbioma oral, es decir, si tiene una boca sana, su bebé también la tendrá”, indicó el odontólogo.

Existe una asociación entre la enfermedad periodontal materna y el nacimiento prematuro (PTB). Un estudio realizado por Xlear en Malawi -el país con la mayor tasa de partos prematuros conocida (22%)- con más de 10.000 mujeres demostró que el uso perinatal de chicles de xilitol redujo significativa el parto prematuro (12.6%).

Al respecto, Peldyak dijo que el xilitol perinatal es una estrategia de autocuidado sencilla y muy eficaz. “El xilitol bloquea los factores nocivos, a la vez que apoya los mecanismos naturales de protección que construyen y mantienen dientes y encías fuertes. Si las estructuras dentales se rompen, nuestra salud general se ve amenazada”.

Otras investigaciones, publicadas en la revista Nature, indicaron que las mujeres embarazadas con placa bacteriana tienen más probabilidades de dar a luz antes de la semana 37 y descubrieron que el 45% de las que rompieron bolsa antes de tiempo tenía las encías inflamadas, doloridas o infectadas. Se cree que las bacterias de la placa viajan a la placenta a través del torrente sanguíneo, provocando inflamación.

El cuidado de la salud bucodental en el embarazo y la lactancia
“Desde el segundo mes del embarazo, se segrega una serie de hormonas que modifican el entorno de la encía, facilitando el aumento de la inflamación con mayor sangrado, enrojecimiento y aumento del grosor de los tejidos que rodean el diente. Esta afectación es denominada gingivitis gestacional y se presenta en dos de cada tres mujeres”, precisó Peldyak.

Tras el nacimiento del bebé, la lactancia materna favorece el desarrollo de la musculatura y los huesos de la cara del bebé. Este movimiento funciona como un ejercicio oral, favoreciendo la respiración nasal, el habla y el desarrollo de los arcos dentales.

“Es en este período de vida del niño que se establece un ambiente bucal saludable y es lo que conducirá a una vida de dientes y encías sanas. El uso de xilitol en las primeras etapas de la vida del niño tendrá efectos duraderos, disminuyendo las bacterias causantes de la caries en la boca”, sostuvo.

Para el especialista, las embarazadas deben tener en cuenta lo siguiente:

El segundo trimestre del embarazo es el período más seguro para proporcionar cuidados dentales habituales.
Durante el embarazo, crece la probabilidad de tener caries, relacionadas con el ácido por las náuseas matutinas.
Los cambios en la composición de la saliva durante el final del embarazo y en la lactancia pueden predisponer a la erosión del esmalte y a la aparición de caries.
Cómo se logra una perfecta higiene bucal
Luis Braverman (M.N. 11.372), odontólogo y máster de la Academia Latinoamericana de Osteointegración, advirtió que la falta o la mala limpieza de la boca puede afectar cualquier parte del organismo. “La diseminación de la flora bacteriana (que se genera cada 24 horas) produce alteraciones infecciosas a cualquier nivel del cuerpo, sobre todo por la cantidad de microorganismos que existen en la flora bucal. Por eso, sugiere una extrema y rigurosa limpieza que, en algunos casos, debe hacerse mediante un profesional”, precisó.

El especialista detalló que es importante tener constancia y una técnica prolija de cepillado que debe durar no menos de dos o tres minutos. “Como es bastante tiempo, yo siempre les sugiero a mis pacientes que no se cepillen en el baño donde habitualmente se aburren y se cansan. Se aconseja dividir la boca en seis sectores, tanto en el maxilar superior como en el inferior. Se debe cepillar la zona vestibular (por adelante) y la palatina (zona de atrás o interna). A eso, hay que sumarle la zona lingual”, precisó.

Otra de las recomendaciones es que el cepillo debe ser lo más blando posible y hay que colocarlo y manipularlo en una posición de 45 grados sobre la unión de la encía con los dientes. “No debe usarse de manera recta y se puede hacer en cualquier momento del día. Ese hábito saludable disminuyó muchísimo el número de infecciones bucodentales y de todo tipo de complicaciones relacionadas con la mala o falta de higiene”, reveló.

A diferencia de lo que popularmente se cree, la pasta dental y los enjuagues bucales nos generan una sensación de limpieza y frescura en la boca, pero no son tan importantes como sí lo es el cepillado. “La pasta dental se puede usar, claro, pero el cepillado mecánico es lo más importante para tener una boca saludable. Y es clave hacerlo de noche ya que, cuando dormimos, la lengua y los labios están quietos, segregamos menos saliva y, por ende, las bacterias salen, empiezan a destruir todo el sistema gingival y pueden entrar en la microcirculación”, especificó.

Fuente: TN

Te puede interesar