Por qué el hambre puede influir directamente en las emociones, según la ciencia

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Ivana ALFARO
FLD52DA46FDMJHOPUZUF24PL7E

Durante los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang,la snowboarder estadounidense Chloe Kim tuiteó sobre su desayuno: “Ojalá hubiera terminado mi sándwich de desayuno, pero mi terquedad decidió no hacerlo y ahora tengo hambre”, haciendo un juego de palabras con “hangry”, un acrónimo de hambriento y enojado, en inglés que parecería común: el término ha entrado en un uso coloquial común, al menos en ese idioma, y muchas personas parecen ser conscientes de que el estado de hambre puede tener un efecto tanto en las experiencias emocionales como en el comportamiento.

Muchos de nosotros somos conscientes de que tener hambre puede influir en nuestras emociones, pero, sorprendentemente, pocas investigaciones científicas se han centrado en el significado de tener hambre. Ahora acaba de publicarse el primer estudio que examina estar hambriento fuera de un laboratorio. Al seguir a las personas en su vida cotidiana, los científicos descubrieron que el hambre estaba relacionada con los niveles de ira, irritabilidad y placer.

Esta nueva investigación científica ha descubierto que sentir hambre realmente puede hacer que tengamos hambre, combinada con emociones como la ira y la irritabilidad fuertemente vinculadas con el apetito. Publicado en la revista PLOS ONE, el estudio es el primero en vincular cómo el hambre afecta las emociones de las personas en el día a día. El uso inglés de “hangry” en el lenguaje cotidiano no había sido explorado por la ciencia de un modo más amplio como fenómeno fuera de los entornos de laboratorio.

El nuevo estudio, dirigido por académicos de la Universidad Anglia Ruskin (ARU) en el Reino Unido y la Universidad de Ciencias de la Salud Karl Landsteiner en Austria, encontró que el hambre se asocia con mayores niveles de ira e irritabilidad, así como con niveles más bajos de placer.

“Aunque nuestro documento no presenta formas de mitigar las emociones negativas inducidas por el hambre, la investigación sugiere que poder etiquetar una emoción puede ayudar a las personas a regularla, por ejemplo, reconociendo que nos sentimos enojados simplemente porque tenemos hambre. Por lo tanto, una mayor conciencia de estar hambriento podría reducir la probabilidad de que el hambre resulte en emociones y comportamientos negativos en las personas”, indicó Viren Swami, profesor de psicología social en la Universidad Anglia Ruskin (ARU), autor principal del estudio

Los investigadores reclutaron a 64 participantes adultos de Europa central, quienes registraron sus niveles de hambre y varias medidas de bienestar emocional durante un período de 21 días. Se pidió a los participantes que informaran sobre sus sentimientos y sus niveles de hambre en una aplicación de teléfono inteligente cinco veces al día, lo que permitió que la recopilación de datos se llevara a cabo en los entornos cotidianos de los participantes, como su lugar de trabajo y su hogar.

Los resultados muestran que el hambre se asocia con sentimientos más intensos de ira e irritabilidad, así como con calificaciones más bajas de placer, y los efectos fueron sustanciales, incluso después de tener en cuenta factores demográficos como la edad y el sexo, el índice de masa corporal, el comportamiento dietético y rasgos de personalidad individuales.

El hambre se asoció con el 37% de la variación de la irritabilidad, el 34% de la variación de la ira y el 38% de la variación del placer registrados por los participantes. La investigación también encontró que las emociones negativas (irritabilidad, ira y desagrado) son causadas tanto por las fluctuaciones diarias del hambre como por los niveles residuales de hambre medidos por promedios durante el período de tres semanas.

El trabajo de campo fue realizado por Stefan Stieger, Profesor de Psicología en la Universidad de Ciencias de la Salud Karl Landsteiner, quien indicó: “Este efecto ‘hangry’ no se ha analizado en detalle, por lo que elegimos un enfoque basado en el campo en el que se invitaba a los participantes a responder a las indicaciones para completar encuestas breves en una aplicación. Se les enviaban estas indicaciones cinco veces al día”.

Se optó por registros en ocasiones semialeatorias durante un período de tres semanas. “Esto nos permitió generar datos longitudinales intensivos de una manera que no es posible con la investigación tradicional basada en laboratorio. Aunque este enfoque requiere un gran esfuerzo, no solo para los participantes sino también para los investigadores en el diseño de dichos estudios, los resultados brindan un alto grado de generalización en comparación con los estudios de laboratorio, lo que nos brinda una imagen mucho más completa de cómo las personas experimentan los resultados emocionales del hambre en su vida cotidiana”, completó Stieger.

Aunque los científicos no presentaron formas de mitigar las emociones negativas inducidas por el hambre, la investigación existente sugiere que poder etiquetar una emoción poniendo los sentimientos en palabras (por ejemplo, “ira”) podría ayudar a las personas a actuar en consecuencia. A su vez, este etiquetado de afecto podría ayudar a reducir la probabilidad de que el hambre genere emociones negativas y, por extensión, comportamientos no deseados, concluyeron.

Fuente: Infobae

Te puede interesar