¿Qué vitaminas y minerales mejoran la circulación sanguínea?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
shutterstock_1041373417

La circulación sanguínea es un componente importante de la salud. Es la acción de bombeo del corazón que ayuda a transportar sangre que suministra oxígeno y otros nutrientes a los tejidos y órganos del cuerpo. Asimismo, el flujo de sangre también transporta los desechos de los tejidos del cuerpo para extraerlos de riñones y pulmones. Pero para que esto se lleve a cabo de manera eficaz y sin impedimentos, el cuerpo precisa de una nutrición adecuada que incluya vitaminas y minerales. He aquí los nutrientes que ayudan a mejorar la circulación sanguínea.

Vitaminas para una buena circulación
Niacina. La niacina es una vitamina B que ayuda a mantener la circulación sanguínea saludable. Estudios demuestran que la deficiencia de esta es muy rara, ya que la mayoría de las personas la obtiene a través de la comida. Los alimentos ricos en niacina son la remolacha/betabel, los cacahuates, el girasol y el pescado.

Vitamina E. La vitamina E mejora la circulación de la sangre mediante la ampliación de los vasos sanguíneos que permiten un flujo de sangre sin impedimento. También se requiere la producción de glóbulos rojos y prevención de la coagulación. Los alimentos ricos en vitamina E son las nueces, las semillas, los vegetales de hoja verde y los aceites vegetales.

Vitamina C. También conocida como ácido ascórbico, la vitamina C ayuda a prevenir la acumulación de placa en la arteriosclerosis, de lo contrario podría impedir el flujo de sangre. Asimismo, ayuda a mantener los vasos sanguíneos flexibles. Los vegetales como el brócoli, de hoja verde, coles de Bruselas y calabazas son de los mejores alimentos con vitamina C. Mientras que las frutas que se destacan está la naranja, la sandía, la fresa/frutilla, el kiwi, el melón, el pomelo/toronja y el mango.

Vitamina K. La vitamina K es importante para la coagulación de la sangre. Su deficiencia conduce a hemorragias o sangrado excesivo que puede comenzar por nariz o encías. Estudios señalan que para minimizar el riesgo de hemorragia debido a una enfermedad hepática, síndromes asociados con la mala absorción o uso prolongado de antibióticos, habría que aumentar la ingesta de vitamina K. Los alimentos ricos en dicha vitamina son la col rizada, el té verde, la lechuga, repollo, el nabo, las espinacas y los espárragos.

Vitamina B6. La vitamina B6 mejora la circulación debido a su capacidad para combatir los radicales que causan el endurecimiento de los vasos sanguíneos. La vitamina B6 está en la pechuga de pavo, la pechuga de pollo, el ajo, el atún y las hojas de mostaza.
 

Minerales para una óptima circulación sanguínea
Potasio. El potasio ayuda a la circulación al regular la sangre. Dentro de los alimentos con un porcentaje considerable de dicho mineral están las pasas, el germen de trigo, el trigo de salvado y los higos.
Magnesio. El magnesio es un mineral que funciona junto con el calcio para regular la función muscular, que a su vez ayuda a prevenir la calcificación de las arterias.

Ahora que ya sabes qué vitaminas y minerales ayudan a mejorar la circulación, no dejes de considerarlos para que los puedas incluirlos en tu dieta. Sin embargo, no está de más comentarlo con tu médico para saber si es lo mejor para ti según los antecedentes clínicos.

Te puede interesar