Bajo peso, sobrepeso u obesidad: ¿la protección de la vacuna contra el COVID-19 depende de la masa corporal?

SALUD Por Olivia BIANCHI
WZRBA5EXVZEENG5ILLFYYHL6LE

Científicos británicos comprobaron que las vacunas contra el coronavirus redujeron en gran medida la cantidad de casos de enfermedad grave por COVID-19 para todas las personas, independientemente del tamaño de su cuerpo.

Según un nuevo estudio publicado en The Lancet Diabetes & Endocrinology, la efectividad de la vacuna fue similar para aquellos con un IMC más alto y un peso saludable, pero ligeramente menor en el grupo de peso inferior al normal, que también tenían menos probabilidades de haber sido vacunados. En un análisis adicional solo de personas vacunadas, entre los pocos casos de COVID-19 registrados, las personas con un IMC muy bajo y muy alto tenían más probabilidades de experimentar una enfermedad grave que las personas vacunadas con un peso saludable. Esto replica los hallazgos vistos en un análisis anterior antes de que comenzara el programa de vacunación.

 “Utilizando categorías de IMC, existe evidencia de protección frente a COVID-19 grave en personas con sobrepeso u obesidad que han sido vacunadas, que fue de una magnitud similar a la de las personas con peso saludable. La eficacia de la vacuna fue ligeramente menor en personas con bajo peso, en quienes la aceptación de la vacuna también fue la más baja para todas las edades”, afirmaron los expertos en el documento.

Asimismo, señalaron que “en la cohorte vacunada, hubo mayores riesgos de resultados graves de COVID-19 para las personas con bajo peso u obesidad en comparación con la población vacunada con un peso saludable. Estos resultados sugieren la necesidad de esfuerzos específicos para aumentar la captación en personas con IMC bajo (<18,5 kg/m 2), en quienes la captación es menor y la efectividad de la vacuna parece estar reducida. Las estrategias para lograr y mantener un peso saludable deben priorizarse a nivel de la población, lo que podría ayudar a reducir la carga de la enfermedad por COVID-19″, sostuvieron los expertos en el paper científico.

La obesidad se identificó como un factor de riesgo de COVID-19 grave al comienzo de la pandemia, lo que se reflejó en el lanzamiento de la vacuna en el Reino Unido en 2021, que priorizó a las personas con un IMC de más de 40 como grupo de alto riesgo. Sin embargo, poco se sabía hasta ahora sobre la efectividad de las vacunas contra el COVID-19 para personas con obesidad. Trabajos anteriores han demostrado que las personas con obesidad tienen menos probabilidades de vacunarse contra la gripe estacional y tienen beneficios modestamente reducidos de las vacunas contra la gripe, aunque las razones de esto no se comprenden bien.

“Nuestros hallazgos brindan más evidencia de que las vacunas contra el COVID-19 salvan vidas para personas de todos los tamaños. Nuestros resultados brindan tranquilidad a las personas con obesidad de que las vacunas contra el coronavirus son tan efectivas para ellos como para las personas con un IMC más bajo, y que la vacunación reduce sustancialmente el riesgo de enfermedad grave si están infectados con COVID-19″, afirmó la autora principal, la doctora Carmen Piernas, del Departamento de Ciencias de la Salud de Atención Primaria de Nuffield, Universidad de Oxford, Reino Unido.

Los investigadores buscaron registros de salud anónimos de más de 12 millones de pacientes en 1738 prácticas de médicos de cabecera en Inglaterra que participan en QResearch, una base de datos segura de información de atención médica disponible para investigadores verificados. De estos, se incluyeron en el estudio 9.171.524 pacientes mayores de 18 años, con datos de IMC, que no habían sido infectados previamente por el SARS-CoV-2.

Las personas se agruparon según su IMC según cuatro definiciones de la Organización Mundial de la Salud de 18,5-24,9 kg/m2 para un peso saludable; por debajo de 18,5 para bajo peso; 25-29,9 para sobrepeso; y 30 y más como obesidad con niveles ajustados para personas asiáticas para reflejar los mayores riesgos para la salud en niveles de IMC más bajos en este grupo. En los análisis también se tuvieron en cuenta características como la edad, el sexo, el tabaquismo y la privación social.

De más de 9 millones de personas incluidas en el estudio, 566.461 dieron positivo por SARS-CoV-2 durante el estudio desde el 8 de diciembre de 2020 (fecha de la primera vacuna administrada en el Reino Unido) hasta el 17 de noviembre de 2021. De ellos, 32.808 fueron hospitalizados y 14.389 murieron. Al final del período de estudio, el 23,3% del grupo de peso saludable (817.741 de 3.509.231 personas), el 32,6% del grupo de bajo peso (104.488 de 320.737 personas), el 16,8% del grupo de sobrepeso (513.570 de 3.062.925 personas) y el 14,2% del grupo con obesidad (322.890 de 2.278.649 personas) no habían recibido ninguna dosis de ninguna vacuna contra la COVID-19.

Para comprender la efectividad de la vacuna, los investigadores compararon el riesgo de enfermedad grave en personas vacunadas versus no vacunadas al menos 14 días después de una segunda dosis. Descubrieron que estar vacunado ofrecía una alta protección en todos los grupos de IMC, pero que el efecto era ligeramente menor en las personas con bajo peso. Las personas vacunadas con bajo peso tenían alrededor de la mitad de probabilidades de ser hospitalizadas o morir en comparación con las personas no vacunadas con el mismo IMC. En comparación, las personas en los grupos sanos y con un IMC alto que fueron vacunadas tenían alrededor de un 70 % menos de probabilidades de ser hospitalizadas que las personas no vacunadas. Las personas con un IMC saludable o más alto también tenían alrededor de dos tercios menos de probabilidades de morir que sus contrapartes no vacunadas dos semanas después de una segunda dosis.

Al observar los datos de las personas vacunadas únicamente (entre las cuales la cantidad de casos de COVID-19 se redujo considerablemente), los investigadores encontraron que después de dos dosis de la vacuna había un riesgo significativamente mayor de enfermedad grave con un IMC bajo y alto en comparación con un IMC saludable. Por ejemplo, un IMC de 17 se vinculó con un aumento del 50 % en el riesgo de hospitalización en comparación con un IMC saludable de 23, y un IMC muy alto de 44 tenía tres veces el riesgo de hospitalización en comparación con un IMC saludable.

Se desconoce la causa del aumento del riesgo entre las personas con obesidad. Es consistente con la tasa más alta de infecciones de gripe estacional en personas con un IMC más alto. Los autores especulan que sus hallazgos pueden explicarse, en parte, por una respuesta inmune alterada en individuos de mayor peso. La eficacia reducida de las vacunas contra el COVID-19 entre las personas con un IMC bajo también puede reflejar una respuesta inmunitaria reducida como consecuencia de la fragilidad u otras condiciones asociadas con el bajo peso corporal. Se necesita más investigación para explorar la relación entre el IMC y las respuestas inmunitarias.

Los científicos reconocen varias limitaciones del estudio, en particular, que algunas mediciones del IMC se basaron en autoinformes o en datos registrados en los registros del médico de cabecera antes del inicio del estudio que podrían estar desactualizados. Además, el número limitado de personas que habían recibido tres dosis al cierre del estudio significaba que los efectos de las vacunas de refuerzo no podían investigarse, y los datos no permitían a los investigadores investigar entre las vacunas de Pfizer, AstraZeneca o Moderna, ni las variantes del virus.

Las profesora Annelies Wilder-Smith y Annika Frahsa del Instituto de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Berna, Suiza (que no participaron en el estudio) señalaron a modo de conclusión: “Hubo una mayor aceptación de la vacuna por parte de personas con obesidad. Por el contrario, las personas con bajo peso tenían menos probabilidades de ser vacunadas, lo que puede ser un resultado no deseado de los mensajes públicos de que las personas con sobrepeso tienen un mayor riesgo de COVID-19 grave, corroborado aún más por la estrategia basada en el riesgo del Reino Unido para el lanzamiento de la vacuna. Estos hallazgos deberían impulsar un cambio hacia mensajes de salud pública más específicos y diferenciados para abordar también a las personas con bajo peso que pueden percibirse a sí mismas como de menor riesgo para mejorar la aceptación de la vacuna en este grupo”.

Fuente: Infobae 

Te puede interesar