¿La alimentación con restricción de tiempo ayuda a bajar de peso?

DIETAS Por Gina Kolata
en-este-estudio-no-hallaron___i6RoNHH1-_1256x620__1

La idea de perder peso es bastante atractiva: limitar la alimentación a un período de seis a ocho horas cada día, durante el cual se puede comer lo que se quiera.

Los estudios realizados en ratones parecen respaldar la llamada alimentación de tiempo restringido, una forma de la popular dieta de ayuno intermitente. Pequeños estudios en personas con obesidad sugirieron que podría ayudar a perder kilos.

Pero ahora, un riguroso estudio de un año de duración en el que las personas siguieron una dieta baja en calorías entre las 8 de la mañana y las 4 de la tarde o consumieron el mismo número de calorías en cualquier momento del día, no encontró ningún efecto.

La conclusión, según el Dr. Ethan Weiss, investigador de dietas de la Universidad de California en San Francisco: "No hay ningún beneficio en comer en una ventana de tiempo restringida".

Sin diferencias
El estudio, publicado en la revista New England Journal of Medicine, fue dirigido por investigadores de la Universidad Médica del Sur en Guangzhou, China, e incluyó a 139 personas con obesidad.

Las mujeres consumían entre 1.200 y 1.500 calorías al día, y los hombres entre 1.500 y 1.800 calorías diarias. Para garantizar el cumplimiento, se pidió a los participantes que fotografiaran cada trozo de comida que comían y que llevaran un diario de alimentos.

Ambos grupos perdieron peso -una media de entre 4 y 5 kilos-, pero no hubo diferencias significativas en las cantidades de peso perdidas con cada estrategia de dieta. Tampoco hubo diferencias significativas entre los grupos en las mediciones del perímetro de la cintura, la grasa corporal y la masa corporal magra.

Los científicos tampoco encontraron diferencias en factores de riesgo como los niveles de glucosa en sangre, la resistencia a la insulina, los lípidos en sangre o la presión arterial.

Reducir la ingesta calórica
"Estos resultados indican que la restricción de la ingesta calórica explica la mayor parte de los efectos beneficiosos observados con el régimen de alimentación restringida", concluyeron Weiss y sus colegas.

El nuevo estudio no es el primero en probar la alimentación de tiempo restringido, pero los estudios anteriores solían ser más pequeños, de menor duración y sin grupos de control. Esas investigaciones tendían a concluir que la gente perdía peso comiendo sólo durante un período limitado del día.

Weiss era un verdadero creyente en la alimentación de tiempo restringido y dijo que durante siete años comía sólo entre el mediodía y las 8 de la noche.

En una investigación anterior, Weiss y sus colegas pidieron a algunos de los 116 participantes adultos que hicieran tres comidas al día, con colaciones si tenían hambre, y a otros les indicaron que comieran lo que quisieran entre el mediodía y las 8 de la noche.

Los participantes perdieron poco peso: una media de 900 gramos en el grupo de alimentación de tiempo restringido, y 700 gramos en el grupo de control, una diferencia que no fue estadísticamente significativa.

Weiss recuerda que apenas podía creer los resultados. Pidió a los estadísticos que analizaran los datos cuatro veces, hasta que le dijeron que el trabajo posterior no cambiaría los resultados.

Aquel experimento duró sólo 12 semanas. Ahora, parece que incluso un estudio de un año de duración no ha logrado encontrar un beneficio en la alimentación de tiempo restringido.

Christopher Gardner, director de estudios de nutrición en el Centro de Investigación de Prevención de Stanford, dijo que no le sorprendería que la alimentación de tiempo restringido funcionara, no obstante, en algunas ocasiones.

"Casi todos los tipos de dieta que existen funcionan para algunas personas", dijo. "Pero la conclusión que apoya esta nueva investigación es que, cuando se somete a un estudio adecuadamente diseñado y realizado -investigación científica-, no es más útil que la simple reducción de la ingesta diaria de calorías para la pérdida de peso y los factores de salud".

Los expertos en pérdida de peso dijeron que es poco probable que las dietas de tiempo restringido desaparezcan. "Todavía no tenemos una respuesta clara" sobre si la estrategia ayuda a la gente a perder peso, dijo Courtney Peterson, un investigador de la Universidad de Alabama en Birmingham que estudia la alimentación de tiempo restringido.

Sospecha que la dieta podría beneficiar a las personas al limitar el número de calorías que pueden consumir cada día. "Tenemos que hacer estudios más amplios", dijo Peterson.

El Dr. Louis J. Aronne, director del Centro Integral de Control de Peso de Weill Cornell Medicine, en Nueva York, dijo que, según su experiencia, a algunas personas que tienen problemas con las dietas de cálculo de calorías les va mejor si se les dice simplemente que coman sólo durante un período limitado de tiempo cada día.

"Aunque no se demostró que ese enfoque fuera mejor, no parece ser peor" que el recuento de calorías, dijo. "Les da a los pacientes más opciones de éxito".

La hipótesis que subyace a la restricción horaria es que los genes circadianos que se cree que aumentan el metabolismo se activan durante las horas de luz, dijo la doctora Caroline Apovian, codirectora del Centro para el Control del Peso y el Bienestar del Hospital Brigham and Women's de Boston.

La pregunta para los investigadores es: "Si comés un poco de más durante las horas de luz, ¿sos más capaz de quemar esas calorías en lugar de almacenarlas?" Apovian dijo que le gustaría ver un estudio que comparara un grupo de personas que comieran en exceso durante todo el día con un grupo de sujetos que también comieran en exceso con restricción de tiempo.

Dijo que seguiría recomendando la alimentación de tiempo restringido a los pacientes, aunque "no tenemos pruebas".

En cuanto a Weiss, dijo que estaba convencido por su propio estudio y afirmó que los nuevos datos reforzaban su convicción de que la restricción horaria no ofrece ningún beneficio.

"Empecé a desayunar", dijo. "Mi familia dice que soy mucho más agradable”.

Te puede interesar