Matcha, latte de remolacha y café de lavanda, las infusiones de moda que hacen bien a la salud

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Pilar PARDO
OGS7YVEOBNDLNCSSMR6563Q7BQ

Cafés de especialidad, chai latte y tés nunca antes escuchados. Las nuevas tendencias en infusiones llegaron para quedarse. Son un éxito en el resto del mundo pero en la Argentina hicieron una entrada cautelosa. Desde hace algunos años que los cafés más reconocidos del país van incorporando en su carta estas nuevas opciones que van desde el café de remolacha hasta el té azul.

Sin ir más lejos, un estudio de la Universidad de California en Irvine (EEUU) explica las propiedades antihipertensivas de los compuestos del té verde y negro, es decir cómo relajan los vasos sanguíneos al activar las proteínas de los canales iónicos en la pared de estos vasos. El descubrimiento podría conducir al diseño de nuevos medicamentos para bajar la presión arterial.

Cuando se empezaron a testear, el público desconfiaba, les parecía un delirio tomar un café de cúrcuma o de remolacha y hasta consideraban que era una moda pasajera que tenía fecha de vencimiento. En el comienzo había cierto rechazo a todo tipo de comidas o bebidas que no sean las que se consumen tradicionalmente. Pero los gustos de los consumidores cambiaron, hoy cada vez más personas consumen leche vegetal o de almendras, compran huevos de gallinas felices o libres de jaula y eligen no tomar bebidas altas en cafeína.

Pero el tiempo le dio la razón a los emprendedores que decidieron apostar por estas infusiones y sin darse cuenta, el público argentino empezó a consumir más y más hasta que su paladar se gourmetizó. “La recepción fue buenísima, incluso me llamó la atención porque hice la cuenta de Instagram antes de abrir la tienda online y el primer día tuve varias ventas. La gente es curiosa y quizá compran con cierto prejuicio pero después se sorprenden”, dice Carla Romagnolo, emprendedora que creó División Cafe, la tienda online de infusiones en la que se ofrecen blends alternativos a base de raíces, vegetales y granos, libres de cafeina, sin TACC y veganos.

“Claramente hay una tendencia muy fuerte al chai latte, al té y a los cafés de especialidad, a todo lo que es alimentación saludable. Vimos la tendencia, veíamos que afuera venía creciendo mucho, lo pedían en las tiendas más importantes de café y en el mundo del barismo. Hay cosas que se están dando en este rubro del café de especialidad que nos permitió arriesgarnos a lanzar esas variedades”, sostiene Diego Casarotti, de la familia fundadora de Inti Zen, la empresa argentina que desde hace unos años decidió apostar en el mercado por un producto nuevo de Chai Latte.

Las infusiones de moda se caracterizan por una textura ligera pero a la vez cremosa, sabores concentrados e intensos con ingredientes de alta calidad libres de tóxicos y por aportar beneficios a la salud de quienes toman estas bebidas. La cúrcuma, por ejemplo, tiene propiedades antiinflamatorias, la remolacha es ideal como antioxidante y el kombucha ayuda a mejorar la microbiota intestinal. “Se pueden consumir siempre y cuando se lean las contraindicaciones. Antes de generar el hábito hay que considerar si la persona tiene alguna patología, si se alimenta correctamente y si tiene un estilo de vida saludable. Incluso, recomiendo consultar a un profesional con criterio”, explica la nutricionista Alejandra Viale (MN 6781).

Latte de remolacha o“pink latte”
Famosa por su peculiar color rosa, esta infusión de remolacha tiene múltiples beneficios para la salud. La remolacha es rica en hierro y vitaminas A, C y B8. Y también tiene propiedades diuréticas, ayuda a reducir la presión arterial y mejorar la circulación de la sangre y, al tener un alto contenido en antioxidantes, se convierte en un ingrediente insuperable para la recuperación muscular después de realizar ejercicio físico. Además, colabora con la reducción de la presión arterial y mejora la circulación sanguínea. Al tener propiedades antioxidantes mantiene altas las defensas y previene enfermedades.

Matcha
Se toma como té matcha o matcha latte: la elección depende de gustos personales. Existe desde hace siglos y es originaria de China pero recién se popularizó en Occidente hace algunos años. Está hecho de hojas del té verde que son machacadas hasta quedar pulverizadas. Se puede comprar el polvo en tiendas, supermercados o pedirlo en una tienda de café. Si prefiere hacerlo por cuenta propia, el matcha requiere de todo un ritual: una cuchara y un batidor de bambú y un cuenco llamado “chawan”.

Esta bebida tiene un gran poder antioxidante, antiinflamatorio y antiplaquetario: ayuda a disminuir el colesterol y a controlar la presión arterial. Un estudio publicado en el Journal of Chromatography señala que el matcha contiene 137 veces más epigalocatequina galato que el té verde tradicional, lo que multiplica por ese número su poder antioxidante. Además, su aporte en otras sustancias como la L-teanina o la fibra suman muchos otros beneficios para la salud.

Té Kombucha
Se puso de moda cuando varios famosos como por ejemplo Gwyneth Paltrow, Madonna, Barbara Streisand, Alec Baldwin y Susan Sarandon mostraban su fanatismo por la infusión. Se trata de un té negro fermentado que tiene un alto contenido en probióticos. Se toma frío pero están también quienes prefieren tomarlo gasificado. Entre los beneficios, los especialistas destacan: una mejora en la digestión, efectos detoxificantes y la reducción de la inflamación intestinal.

Los especialistas mueestran que cuando la kombucha se hace con té verde tiene efectos antioxidantes en el hígado. Los estudios en ratas han desmotrado que beber esta influsión reduce regularmente la toxicidad hepática causada por químicos tóxicos. Si bien no existen estudios en humanos sobre este tema podría ser recomendado para personas con enfermedades hepáticas. De hecho, un trabajo publicado en ‘Journal of Microbiology Biotechnology’ determina que: “las moléculas antioxidantes producidas durante el período de fermentación podrían ser la razón de las propiedades hepatoprotectoras y curativas eficientes de este té contra la hepatotoxicidad inducida por fármacos”. La misma investigación explica que el ácido acético, la principal sustancia producida durante la fermentación de la kombucha - que también es abundante en el vinagre-, puede matar muchos microorganismos potencialmente dañinos.

Por otra parte, la kombucha hecha de té verde ha demostrado que la infusión en sí misma reduce los niveles de azúcar en la sangre. De hecho, un estudio de revisión realizado entre casi 300.000 personas encontró que los bebedores de este tipo de té tenían un 18% menos de riesgo de convertirse en diabéticos.

Chai Latte o Masala Chai
Este tipo de té proviene del sur de la India: habría sido creado hace más de mil quinientos años por quienes practicaban la medicina ayurvédica. Se compone de té negro y va acompañado de especias como la canela, anís estrellado, vainilla, jengibre y cardamomo aunque hay personas que le agregan otro tipo de variedades. Esta infusión es ideal para energizar el cuerpo gracias a su poder estimulante. También actúa contra el colesterol, mejora el metabolismo y la digestión, regula el apetito y es un afrodisíaco natural por su dosis de canela.

Una investigación encabezada por Tina Kaczor, creadora de Round Table Cancer Care, un espacio que profundiza sobre esta enfermedad, sostiene que gracias a las especias que contiene, el chai posee propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antitumorales. Sus compuestos de canela, jengibre, cardamomo y pimienta negra son una alternativa natural para prevenir y tratar tumores.

Té de Oolong o azul
Conocida como “el té de la longevidad”, el origen de su nombre está asociado a una teoría que dice que un hombre llamado Wu Liang (luego conocido como Oolong) descubrió el té por accidente cuando fue distraído por un ciervo en un campo de recolección y que cuando recordó el té, este ya había comenzado a fermentar y tenía el intenso color azul.

Al ingerirlo actúa como un protector del hígado y ayuda a fortalecer el sistema inmunitario, generando más defensas para el organismo. Además, gracias a sus altos niveles antioxidantes sirve para controlar la tensión y el colesterol. También se destaca por su poder para beneficiar la salud del corazón y vascular debido a los altos niveles de polifenoles antioxidantes. De hecho, en un estudio realizado con 76.000 personas en Japón, los investigadores encontraron que las personas que bebían alrededor de un cuarto de litro de té oolong al día tenían un 61% menos de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Café con cúrcuma o “golden latte”
Es una infusión caliente que tiene como ingrediente estrella a la cúrcuma. Puede ser acompañado con leche espumosa o con leches vegetales; están también quienes le agregan jengibre, canela, vainilla u otras especias para endulzarlo más. La curcumina es una planta medicinal que consigue efectos antiinflamatorios y analgésicos.

“La curcumina es un agente antinflamatorio muy poderoso”, enfatiza Manohar Garg, director del programa de investigación de nutracéuticos de la Universidad de Newcastle. De hecho los investigadores argumentan que la curcumina, al limitar la inflamación en el cuerpo, podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas como la artritis, el Alzheimer y las enfermedades cardíacas. “Es muy poderoso, el alimento más poderoso que conozco, para combatir la inflamación en el cuerpo”, agrega Garg.

El profesor Scholey dijo que era posible que la curcumina mejorara el flujo sanguíneo al cerebro en quienes tomaron los suplementos.

Del mismo modo, algunos estudios han demostrado beneficios para la salud relacionados con la cúrcuma. Pero no verás ninguno de estos beneficios al beber un café con leche de cúrcuma, dice Charlotte Mills, profesora de ciencias de la nutrición en la Universidad de Reading, en Reino Unido. “Solo puedes digerir cierta cantidad de cúrcuma, por lo que para obtener los efectos que se muestran en algunas de las investigaciones, la dosis que necesitarías es increíblemente alta. No estoy segura de que la obtengas a través de una alternativa al café”, aclara.

Blue Latte
Esta bebida debe su peculiar color a la espirulina, una alga azul verdosa rica en proteínas, hierro, antioxidantes, betacarotenos, aminoácidos y vitaminas. La receta original del blue latte, ideada en Australia, lleva leche de coco, gotas de limón y jengibre y se caracteriza por un gusto intenso en la boca.

La espirulina, una sustancia conocida como “súper alga” por sus propiedades nutricionales, sigue estudiándose con el objetivo de descubrir todos sus potenciales beneficios para la salud humana. De hecho, diversos estudios han sugerido potenciales efectos saludables sobre patologías cardiovasculares o situaciones de hipercolesterolemia, hiperglucemia, hipertensión, obesidad e incluso diversos tipos de enfermedades crónicas. Además, un nuevo estudio a cargo de los investigadores italianos de la Universidad de Foggia y la Universidad de Bari han realizado una revisión científica sobre los potenciales beneficios de la espirulina en la salud cerebral y ya se han probrado su poder para mejorar la memoria, según un artículo publicado recientemente en la revista Nutrients.

Café de lavanda
Caracterizado por su potente olor y sabor, la lavanda tiene propiedades calmantes; y reduce el estrés y la ansiedad por lo que tomarlo contrarresta los efectos no deseados de la cafeína. Incluso, diferentes estudios comprobaron sus beneficios. Un estudio de Tailandia comprobó los efectos relajantes de la inhalación de aceite de lavanda, concluyendo que la actividad de las ondas cerebrales, la respuesta del sistema nervioso autónomo y los estados de ánimo se vieron afectados, pudiendo ser efectivo para aliviar la depresión o estrés.

Evaluando el impacto de los aceites esenciales de naranja y lavanda en pacientes dentales, la Universidad Clínica de Neurobiología de Austria reveló que esos aromas mejoraron la ansiedad y estado de ánimo en personas que esperaban tratamiento dental.

Otra investigación de la Universidad de Viena, Austria, destacó que tiene un “efecto ansiolítico clínicamente significativo y alivia el sueño perturbado relacionado con la ansiedad”.

Por otra parte, la Universidad de Southampton, Inglaterra analizó los patrones de sueño de unos 10 adultos, a quienes dispuso a dormir en 2 diferentes habitaciones durante una semana; en una emanaba aceite esencial de lavanda, en la otra de almendras dulces. Se concluyó que la calidad del sueño fue un 20% mejor cuando estaban bajo los efectos de la lavanda.

Por medio de escáner cerebral, investigadores de la Universidad Wesleyan monitorearon los ciclos de sueño de un grupo de hombres y mujeres, constatando que dormían más profundamente tras oler aceite de lavanda. Sus participantes testimoniaron, además, sentirse más enérgicos y descansados al otro día.

En definitiva, en un contexto en el que cada vez más médicos recomiendan no hacer abuso de bebidas con cafeína, tomar blends de remolacha, cúrcuma o matcha se convierte en una buena alternativa y puede ser consumida varias veces al día.

Casarotti agrega que si bien por el momento el Indi Chai es un producto de nicho, en el futuro planean ir ampliando la gama que tienen y lanzar distintas variedades saludables y novedosas. “El público está teniendo muy buena recepción, los baristas lo están tomando y juegan con el producto, lo usan para hacer arte latte, recetas de milkshakes, licuados y tortas”, concluye.

Fuente: La Nacion

Te puede interesar