Momento de disfrute: Un nuevo estudio revela los beneficios impensados del café

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Ivana ALFARO
4X55ABD5ORCB5L5ERLUOBCYTY4

Esa taza de café de la mañana puede estar relacionada con un menor riesgo de morir, concluyeron los investigadores de un estudio publicado en The Annals of Internal Medicine. Los que bebían de 1,5 a 3,5 tazas de café al día, incluso con una cucharadita de azúcar, tenían hasta un 30 por ciento menos de probabilidades de morir durante el período de estudio que los que no bebían café. Los que tomaban esta bebida sin azúcar tenían entre un 16 y un 21 por ciento menos de probabilidades de morir durante el período de estudio, y los que bebían unas tres tazas al día tenían el menor riesgo de muerte en comparación con los que no bebían café.

Los investigadores analizaron los datos de consumo de café recopilados del Biobanco del Reino Unido, una gran base de datos médica con información de salud de personas de toda Gran Bretaña. Analizaron la información demográfica, el estilo de vida y la información nutricional recopilada de más de 170,000 personas entre las edades de 37 y 73 años durante un período de seguimiento promedio de siete años. El riesgo de mortalidad se mantuvo más bajo para las personas que bebían café descafeinado y con cafeína. Los datos no fueron concluyentes para quienes bebieron café con edulcorantes artificiales.

“Es enorme. Hay muy pocas cosas que reducen la mortalidad en un 30 por ciento”, dijo la Dra. Christina Wee, profesora asociada de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y editora adjunta de la revista científica donde se publicó el estudio. Wee editó el estudio y publicó un editorial correspondiente en la misma revista.

Sin embargo, hay advertencias importantes para interpretar esta investigación, agregó. Este es un estudio observacional, lo que significa que los datos no pueden probar de manera concluyente que el café en sí mismo reduzca el riesgo de morir; puede haber otros factores de estilo de vida que contribuyan a ese menor riesgo de mortalidad entre las personas que beben café, como una dieta saludable o una rutina de ejercicio constante.

La cantidad promedio de azúcar agregada por taza de café endulzado en el estudio fue un poco más de una cucharadita, mucho menos de lo que normalmente se agrega a muchas bebidas azucaradas en las cadenas de café de todo el país. Un Caramel Macchiato alto en Starbucks, por ejemplo, contiene 25 gramos de azúcar, aproximadamente cinco veces más azúcar que una taza de café endulzado del estudio.

“Todas las apuestas están descartadas cuando se trata de combinar esto con un café con leche, un Frappuccino, el súper moca batido, lo que sea”, dijo el Dr. Eric Goldberg, profesor clínico asociado de medicina en la Escuela de Medicina Grossman de la NYU. Estas bebidas tienden a tener un alto contenido de calorías y grasas, dijo, lo que podría anular o al menos atenuar cualquier beneficio del café en sí.

Este nuevo estudio es el último de una sólida línea de investigación que muestra las posibles ventajas para la salud del café, dijo el especialista. Investigaciones anteriores han relacionado el consumo de café con un menor riesgo de enfermedad de Parkinson, enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, cáncer de hígado y próstata y otros problemas de salud.

Los científicos no saben exactamente qué hace que el café sea tan beneficioso, dijo el Dr. Goldberg, pero la respuesta puede estar en sus propiedades antioxidantes, que pueden prevenir o retrasar el daño celular. Los granos de café contienen altas cantidades de antioxidantes, dijo Beth Czerwony, dietista registrada en el Centro de Nutrición Humana de la Clínica Cleveland en Ohio, que pueden ayudar a descomponer los radicales libres -son moléculas con electrones desapareados que pueden contribuir a distintas enfermedades- que causan daño a las células. Con el tiempo, una acumulación de radicales libres puede aumentar la inflamación en el cuerpo, lo que puede causar la formación de placa relacionada con la enfermedad cardíaca, dijo, por lo que los dietistas recomiendan consumir alimentos y bebidas ricos en antioxidantes.

También existe la posibilidad de que los de café aficionados al café tiendan a tomar decisiones más saludables en general. Podrían optar por una bebida fría o una taza de café filtrado en lugar de una fuente de cafeína menos saludable, como una bebida energética o un refresco, agregó Goldberg. “Si estás tomando Mountain Dew, Coca-Cola, Red Bull o todas estas otras bebidas que tienen más azúcar en comparación con el café, que es un alimento sin procesar”.

A pesar de la evidencia alentadora sobre el café, no hay suficientes datos que sugieran que las personas que actualmente no beben café deban agregar una parada en Starbucks durante sus rutinas matutinas, dijo Wee. E incluso los ávidos bebedores de café no deberían usar el estudio para justificar interminables tazas de café. El estudio mostró que los beneficios del café disminuyeron en las personas que bebían más de 4,5 tazas de café al día. Estudios anteriores han demostrado que consumir “cantidades extremas”, más de siete tazas por día, puede tener un costo, dijo.

“La moderación es buena”, dijo el Dr. Goldberg. “Pero el exceso de algo bueno no es necesariamente mejor”.

Fuente: La Nacion

Te puede interesar