Cuatro dietas que no recomiendan los nutricionistas

DIETAS Por Olivia Bianchi
dietas-nutricionistas-kpV--620x349@abc

¿No tienes la impresión de que cada pocas semanas aparece una nueva dieta que se ha hecho viral? Estas suelen venir impulsadas por algún rostro conocido que se anima a contar el tipo de alimentación que sigue y, a raíz de esto, se convierte en famosa. Tal es así que miles de personas prueban dichas dietas, que son restrictivas, no siempre respaldadas por la ciencia y, de hecho, pueden ser realmente peligrosos. Algunas de ellas, como la dieta de la piña, suena atractiva por aquello de que se trata de un fruta, pero cuenta con numerosos inconvenientes.

Estas son solo algunas de las dietas más restrictivas que han gozado de gran fama, pese a sus nefastos aportes alimentarios.

Dieta del potito
La dieta del potito, también llamada 'baby food diet', consiste en llevar una alimentación a base de«"tarritos» de papilla para bebé con el objetivo de perder peso. Según informa Adriana Oroz, dietista-nutricionista, se trata de una dieta que lleva años entre nosotros ya que algunas famosas la han llevado a cabo: «Es una dieta que permite una ingesta diaria de hasta 14 potitos elaborados a base de cereales, verduras y frutas, aunque hay algunas modificaciones en esta dieta donde parece ser que no hay límite en el consumo de potitos y que incluso en la cena se puede realizar una ingesta a base de alimentos sólidos».

Para la experta en nutrición, leer la palabra «dieta» ya activa una serie de asociaciones tales como restricción, prohibición, pasar hambre, comer aburrido siempre lo mismo… que tienen como fin bajar de peso. «Se tratarse de una 'dieta milagrosa más'», advierte la nutricionista.

Dieta de la piña
La dieta de la piña es otra de esas famosas dietas que prometen perder peso pero que no tiene en cuenta el efecto rebote. Aunque el nombre ya nos da pistas, la dieta de la piña consiste en atiborrarse de esta fruta mañana, tarde y noche. Ana Colomer, dietista-nutricionista, cuenta que además de incluirla en todas las comidas se puede acompañar de otros alimentos, si así se quisiera: «Hay gente que la hace durante 3 días y otra que la alarga a 5 días».

El Dr. Franco Sánchez Franco, jefe del Servicio de Endocrinología, Diabetes y Nutrición del Hospital Nuestra Señora del Rosario, lo tiene claro: detrás de esta dieta solo hay razones comerciales: «La piña tiene iguales propiedades que otras frutas, pero no efectos sobre la salud, la obesidad o el cáncer».

Esta dieta no solo no te enseña a comer, sino que la pérdida de peso no es saludable y nutricionalmente es muy pobre.

Dieta del sirope de arce
Menos conocida pero igual de dañina. La dieta del sirope de arce se basa en consumir durante cuatro días agua con sirope y limón. Según la dietista-nutricionista Clara Muñoz, del Centro Júlia Farré, el sirope de arce es un sirope hecho a partir de savia del arce, que aporta aproximadamente 260kcal/100g, con un contenido aproximado de un 30% de agua y un 70% de azúcares. «Prácticamente es azúcar y a nivel fisiológico actúa como tal», dice la experta.

Se trata de una práctica nada recomendable por la peligrosidad que presenta seguir este tipo de prácticas, donde además de no bajar peso real, empeora nuestro estado de salud.

Dieta del huevo duro
La dieta del huevo duro, como su nombre indica, es priorizar el consumo de huevo, fruta y verdura y un aporte reducido de carbohidratos complejos (entorno a un 30%). Los expertos en dietética y nutrición estiman que se trata de una dieta demasiado baja en carbohidratos y en energía; aporta unas 900 kcal que puede resultar en un déficit energético mayor de 1000 kcal al día, lo que puede conllevar pérdida excesiva de líquidos y un mayor riesgo de pérdida de masa muscular.

Una vez más, las dietas que prometen grandes bajadas de peso en un periodo corto de tiempo son dietas milagro: promete resultados rápidos, beneficios para la salud y restricción de algunos alimentos.

Fuente: abc

Te puede interesar