Comprueban que la estimulación eléctrica del nervio vago tiene beneficios para la salud

SALUD Por Ana COHEN
C447GVU3NFAGTHOARODDBGYR54

La inflamación crónica es una patología presente en las enfermedades más prevalentes como son la obesidad, las cardiovasculares o la diabetes. Un grupo de investigadores del Instituto Karolinska, Suecia, ha demostrado que la estimulación eléctrica del nervio vago puede reducir la inflamación, de acuerdo con un estudio publicado en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

Esta estimulación nerviosa se ha utilizado con resultados alentadores en estudios clínicos de pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y artritis reumatoide. Sin embargo, no estaba claro cómo las señales nerviosas regulan la resolución activa de la inflamación.

“Ahora hemos estudiado los efectos de las señales entre los nervios y las células inmunitarias a nivel molecular. Una mejor comprensión de estos mecanismos permitirá aplicaciones más precisas que aprovechen el sistema nervioso para regular la inflamación”, asegura la investigadora April Caravaca.

“La inflamación y su resolución juegan un papel clave en una amplia gama de enfermedades comunes, incluidas las enfermedades autoinmunes y las enfermedades cardiovasculares”, señala Peder Olofsson. “Nuestros hallazgos proporcionan información sobre cómo el sistema nervioso puede acelerar la resolución de la inflamación mediante la activación de vías de señalización definidas”.

Los investigadores continuarán estudiando cómo los nervios regulan la curación de la inflamación con más detalle.

“El nervio vago es solo uno de los muchos nervios que regulan el sistema inmunológico. Continuaremos mapeando las redes de nervios que regulan la inflamación a nivel molecular y estudiaremos cómo estas señales están involucradas en el desarrollo de la enfermedad “, anuncia Olofsson. “Esperamos que esta investigación proporcione una mejor comprensión de cómo la inflamación patológica puede resolverse y contribuir a tratamientos más efectivos de las muchas enfermedades inflamatorias, como la aterosclerosis y el reumatismo”.

Electrodos en lugar de fármacos
Los recientes avances en ingeniería y biología sugieren que la electricidad podría tratar afecciones como la parálisis, la depresión y las enfermedades autoinmunes.

Los médicos llevan décadas demostrando que es posible tratar a algunos pacientes con epilepsia o enfermedad de Parkinson mediante la estimulación cerebral profunda (ECP), en la que se implanta quirúrgicamente un electrodo en lo más profundo del cerebro para estimular eléctricamente determinadas neuronas.

Lo que es diferente ahora es que hay un repertorio creciente de enfermedades que los científicos creen que también puede responder a la estimulación eléctrica, suministrada tanto desde el interior como desde el exterior del cuerpo.

La idea de utilizar la electricidad para modular la actividad cerebral en enfermedades como la depresión severa cobró un nuevo impulso en la década de 2010. “Llegó a un punto de inflexión hace unos 10 años”, indica Kevin Tracey, neurocirujano y director general de los Institutos Feinstein de Investigación Médica en EE.UU.

En clinicaltrials.gov (web oficial del Gobierno de Estados Unidos) hay cientos de ensayos clínicos que prueban formas de estimulación del nervio vago para tratar afecciones que van desde la COVID-19 hasta el dolor crónico. Algunas aplicaciones tienen más respaldo científico que otras.

Fuente: TN

Te puede interesar