El alcohol y el bienestar: el límite entre salud, exceso y darse un gusto

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Sara Blanc
IDX6FJD6VRHJHB462STKP3WM54

El doctor René Favaloro recomendaba una copa de vino por día para proteger las arterias. El argumento era que los antioxidantes que contiene esta bebida pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares porque aumentan los niveles de colesterol “bueno” y provocan un efecto protector de las arterias.

Sin embargo, varios estudios científicos cuestionan desde hace tiempo el consumo moderado de alcohol y aconsejan no ingerir estas bebidas porque son nocivas para distintos órganos y el sistema circulatorio.

La Federación Mundial del Corazón (WHF, por sus siglas en inglés) determinó ahora que ninguna cantidad de alcohol es saludable para el corazón. “Hasta la fecha no se ha encontrado una correlación confiable entre el consumo moderado de alcohol y un menor riesgo de enfermedad cardíaca”, dijeron los especialistas.

Beatriz Champagne, que presidió el comité que elaboró el informe y directora ejecutiva de la Coalición Latinoamericana Saludable, sostuvo: “En la Federación Mundial del Corazón, decidimos que era imperativo que habláramos sobre el alcohol y los daños a la salud, así como de los daños sociales y económicos, porque hay una impresión en la población en general, e incluso entre profesionales de la salud, de que es bueno para el corazón”.

Y aclaró: “La realidad es que no es bueno para el corazón y la evidencia ha demostrado cada vez más que no existe un nivel de consumo de alcohol que sea seguro para la salud”.

Medidas urgentes y decisivas para frenar el consumo de alcohol
El consumo moderado de alcohol se definió como el equivalente semanal a 7,5 bebidas estándar. El consumo excesivo, en cambio, se definió como al menos 15 bebidas cada semana.

Una bebida estándar es generalmente equivalente a 350 centímetros cúbicos de cerveza, 150 de vino o 0,45 de licor fuerte. Para los adultos que eligen beber, las pautas dietéticas recomiendan no más de dos bebidas por día para los hombres y una para las mujeres.

Las estadísticas de 2019 apuntan a que más de 2,4 millones de personas murieron a causa del alcohol en el mundo, lo que representa el 4,3 % de todos los fallecimientos a nivel global y el 12,6 % de las muertes de varones de entre 15 y 49 años.

Es por lo anterior que la Federación Mundial del Corazón pide en su informe “tomar medidas urgentes y decisivas” para abordar el aumento sin precedentes en el mundo de muertes y discapacidades relacionadas con el alcohol.

Daños en la salud por el consumo de alcohol
El cardiólogo Hernán Provera (M.N. 112.732) explicó que el alcohol genera otros problemas de salud, además de dañar el corazón. “En mi experiencia personal, no le recomiendo su consumo a mis pacientes que no beben y, a aquellos que sí consumen, lo que les sugiero es que lo hagan de manera moderada”, precisó.

Para el especialista, el consumo de alcohol puede provocar desde arritmias, problemas hepáticos, etcétera. “Pero lo más importante es que es una sustancia que puede generar adicción”, advirtió.

Fuente: TN


   

Te puede interesar