El dolor de cabeza incita a comer dulces y carbohidratos

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Camila Martinez
XNKV5VLKIZBDXIGXGUKMQQOARE

Es común que las personas puedan tener dolor de cabeza después de comer ciertos alimentos, como los que son ricos en azúcar o carbohidratos refinados, por ejemplo, una porción de torta de chocolate o un plato de pasta.

“Los ‘desencadenantes de alimentos’ son los que con frecuencia son reportados por personas que tienen migrañas”, reconoce Peter Goadsby, profesor de neurología en el King’s College de Londres y la Universidad de California, Los Ángeles.

“A diferencia de los dolores de cabeza más frecuentes de tipo tensional que la mayoría de las personas tiene de vez en cuando, los dolores de cabeza por migraña son mucho más debilitantes”, revela Rashmi Halker Singh, profesor asociado de neurología y especialista en medicina del dolor de cabeza en la Clínica Mayo en Scottsdale, Arizona.

“Las personas con migraña tienen episodios recurrentes de dolores de cabeza moderados o severos, a menudo acompañados de síntomas como náuseas o sensibilidad a la luz, que pueden interferir con las actividades normales”, remarca Halker Singh. “Y muchas personas no se dan cuenta de que los dolores de cabeza que tienen son en realidad migrañas”, añadió.

Hábitos alimenticios
En una revisión de estudios publicados en 2018, los investigadores concluyeron que casi el 30 por ciento de los pacientes informaron que ciertos alimentos o hábitos alimenticios desencadenaron sus dolores de cabeza.

Pero investigaciones recientes del doctor Goadsby y otros sugieren que lo más probable es que no sean los alimentos los que causan migrañas, sino que son las migrañas las que hacen que las personas coman ciertos alimentos. Y la evidencia de esta explicación contraintuitiva puede estar en el cerebro.

“Durante la etapa inicial de un ataque de migraña, llamada fase premonitoria, que puede comenzar unas horas o días antes de que llegue la fase de dolor de cabeza, las personas pueden experimentar síntomas como fatiga, niebla cerebral, cambios de humor, sensibilidad a la luz, rigidez muscular, bostezos y aumento de la micción”, enumera Goadsby.

Durante este tiempo, agregó, los estudios de imágenes cerebrales han demostrado que el hipotálamo, una región del cerebro que regula el hambre, se activa, lo que hace que las personas quieran y coman ciertos alimentos.

“Está bastante claro que esta área está cambiando en su actividad antes de que comience el dolor”, afirma. Lo que una persona busca en compensación suelen ser comidas ricas en carbohidratos y muy sabrosas, aunque la preferencia exacta varía de persona a persona. Algunas personas quieren “picar” algo salado, mientras que otras anhelan dulces y chocolate, resalta Goadsby.

Saltarse las comidas y el ayuno también son desencadenantes de migraña comúnmente reportados, por lo que la doctora Halker Singh, neuróloga en Scottsdale, Arizona, aconseja a sus pacientes que ingieran comidas regulares y nutritivas, además de dormir lo suficiente, hacer ejercicio regularmente y controlar el estrés.

Hubo un progreso significativo en la comprensión y el tratamiento de las migrañas en los últimos años, dijo Singh. “Hay una explosión de nuevos tratamientos en este campo, y tenemos mucha esperanza de ofrecer a la gente”, dijo. “Si sientes que estás teniendo problemas significativos por un dolor de cabeza, relacionado con el azúcar o no, creo que probablemente deberías considerar ser evaluado”.

Fuente: TN

   

Te puede interesar