Debate sobre los niños vegetarianos: ¿una dieta verde es saludable para los más chicos?

SER PADRES Por Juana Blanco
TGSVSEZKPJCJFJM3IVZBINB35Y

Mucho se ha debatido en los últimos años acerca de si los niños que siguen una alimentación vegana o vegetariana crecerían con todos los nutrientes y perfiles nutricionales similares a quienes consumen proteínas de origen animal.

Ahora, basados en la tendencia cada vez más marcada en todo el mundo hacia una alimentación basada en plantas, y consumos que promueven el respeto por todas las especies animales, investigadores del St. Michael’s Hospital de Toronto analizaron la alimentación de casi 9.000 niños. Lo hicieron para examinar la nutrición de los más chicos que siguen una alimentación vegana o vegetariana, muchas veces no elegida por ellos mismos.

Según publicaron los expertos en la revista Pediatrics, “aquellos niños que tiene una dieta vegetariana tenían medidas similares de crecimiento y nutrición en comparación con los niños que comen carne”. También encontraron que los niños con una dieta vegetariana tenían mayores probabilidades de tener un peso inferior al normal, lo que enfatiza la necesidad de un cuidado y seguimiento especial al planificar la alimentación de los niños vegetarianos.

Los hallazgos se producen en el marco del cambio cada vez más marcado hacia un consumo de una dieta basada en plantas en Canadá. En 2019, las actualizaciones de la Guía de alimentos de ese país habían instado a los canadienses a adoptar proteínas de origen vegetal, como legumbres y tofu, en lugar de carne.

El doctor Jonathon Maguire es el autor principal del estudio y pediatra del Hospital St. Michael’s de Toronto, evaluó: “Durante los últimos 20 años, hemos visto una creciente popularidad de las dietas basadas en plantas y un entorno alimentario cambiante con más acceso a alternativas basadas en plantas, sin embargo, no hemos visto investigaciones sobre los resultados nutricionales de los niños que siguen dietas vegetarianas en Canadá”.

“Este estudio demuestra que los niños canadienses que seguían dietas vegetarianas tenían un crecimiento y medidas bioquímicas de nutrición similares en comparación con los niños que consumían dietas no vegetarianas -ahondó el experto-. La dieta vegetariana se asoció con mayores probabilidades de tener un peso inferior al normal, lo que subraya la necesidad de una planificación dietética cuidadosa para los niños con peso inferior al normal al considerar las dietas vegetarianas

Para el trabajo, que fue financiado por los Institutos Canadienses de Investigación en Salud (CIHR), la Fundación del Hospital St. Michael y la Fundación SickKids, los investigadores evaluaron a 8.907 niños de entre seis meses y ocho años. Los participantes se clasificaron según su tipo de alimentación por estado vegetariano, definido como un patrón dietético que excluye la carne, o estado no vegetariano, y los datos fueron recopilados entre 2008 y 2019.

Investigaciones anteriores

Un estudio realizado en el Hospital de Pediatría Garrahan de Buenos Aires en 2019 había detectado que la deficiencia de vitamina B12 es una de las complicaciones más graves de los hijos e hijas de las mujeres que siguen dietas vegetarianas y veganas sin supervisión profesional. La investigación advirtió sobre el aumento de casos de niños con problemas neurológicos relacionados a la falta de esta vitamina y su relación con el incremento de dietas veganas y vegetarianas.

Los niños estudiados fueron lactantes previamente sanos, amamantados en forma exclusiva, ninguno recibía alimentos de origen animal ni suplementos, no habían tenido complicaciones perinatológicas, sus madres no habían recibido consejería nutricional durante el embarazo ni ningún tipo de suplemento.

En tanto, una publicación sobre dietas vegetarianas en la infancia publicada por la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) en 2020 destacaba que “los padres que deciden cambiar la dieta habitual de sus hijos por otra más restrictiva deben conocer los riesgos y las ventajas de la alimentación escogida y recibir información que les ayude a ofrecerles una alimentación suficiente”.

“Las dietas vegetarianas pueden realizarse siempre que sean planificadas por especialistas con la inclusión de una amplia variedad de alimentos vegetales y fortificados, y con el suplemento adecuado indicado en cada etapa”, resaltaron los pediatras argentinos.

Ahora, al analizar los resultados de su trabajo, los investigadores canadienses encontraron que los niños que tenían una dieta vegetariana tenían un índice de masa corporal (IMC), altura, hierro, vitamina D y niveles de colesterol similares a los de los que consumían carne. Aunque los hallazgos mostraron evidencia de que los niños con una alimentación basada en frutas, verduras, legumbres y lácteos tenían casi el doble de probabilidades de tener bajo peso, que se define como por debajo del tercer percentil del IMC.

Al comienzo del estudio, 248 niños (incluidos 25 veganos) eran vegetarianos y 338 niños más se habían vuelto vegetarianos algún tiempo después durante el estudio. Los niños fueron seguidos durante casi tres años en promedio.

Entre los niños estudiados no hubo evidencia de asociación con el sobrepeso o la obesidad.

El bajo peso es un indicador de desnutrición y puede ser una señal de que la calidad de la dieta del niño no satisface las necesidades nutricionales del niño para apoyar el crecimiento normal. Para los niños que comen una dieta vegetariana, los investigadores enfatizaron la necesidad del acceso a especialistas de atención médica que pueden brindar seguimiento del crecimiento, educación y orientación tanto a ellos como a sus padres para apoyar su crecimiento y nutrición.

Las pautas internacionales sobre la dieta vegetariana en la infancia y la niñez tienen recomendaciones diferentes, y los estudios anteriores que evaluaron la relación entre la dieta vegetariana y el crecimiento y el estado nutricional en la niñez arrojaron resultados contradictorios.

Según el especialista candiense, “los patrones dietéticos basados en plantas se reconocen como un patrón de alimentación saludable debido a una mayor ingesta de frutas, verduras, fibra, granos integrales y grasas saturadas reducidas; sin embargo, pocos estudios han evaluado el impacto de las dietas vegetarianas en el crecimiento y el estado nutricional de los niños”. Así y todo, para él, “las dietas vegetarianas parecen ser apropiadas para la mayoría de los niños”.

Una limitación que podría atribuirse al estudio es que los investigadores no evaluaron la calidad de las dietas vegetarianas. Al respecto, señalaron que las dietas vegetarianas vienen en muchas formas y que la calidad de la dieta individual puede ser muy importante para el crecimiento y los resultados nutricionales.

Los autores canadienses reconocieron que se necesita más investigación para examinar la calidad de las dietas vegetarianas en la infancia, así como los resultados de crecimiento y nutrición entre los niños que siguen una dieta vegana, que excluye la carne y los productos derivados de animales como los lácteos, los huevos y la miel.

Fuente: Infobae

Te puede interesar