Colgajo chino: cómo es el injerto de pene que un hombre llevó por años en el antebrazo

NOTICIAS DE INTERÉS Por Gina Navarro
HXXWMYXKG5HEPBU4UU4YXN73UA

Increíble pero real. La ciencia ya casi todo lo puede y el caso de Malcolm MacDonald, o demuestra. Este inglés, de 43 años, sufrió en 2014 una grave enfermedad en la sangre que hizo que los dedos de sus manos y su pene se volvieran negros y oscuros. Desafortunadamente, un día vio como su pene se desprendió de su cuerpo y cayó al suelo mientras que sus testículos permanecieron intactos.

Ante la desesperación, MacDonald fue al hospital, donde el pronóstico que le dieron fue desesperante. Años después de su tragedia personal, y sumergido en una terrible depresión y alcoholismo, Malcolm conoció a David Ralph, un hombre conocido como “el maestro del pene”, quien le ofreció hacerle un miembro desde cero, lo que implicaría primero un injerto en el antebrazo (con el cual vivió seis años), para luego trasplantarlo a la zona genital, acompañado de una prótesis, una bomba que le colocaron en el escroto y que permite la erección.

Pero ¿qué es y cómo se llama esta técnica que permite crear penes desde cero? Jorge Ricardo Wetzel (M.N. 81.500), cirujano plástico de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SACPER) reveló que se trata de la técnica del colgajo chino.

“Las reconstrucciones peneanas existen ya desde hace bastante tiempo. Ahora tienen un viento de cola muy grande ya que más gente se cambia de sexo. En el caso de este hombre, hay un colgajo en el antebrazo, que se hace también bastante en la Argentina para cambio de género o reconstrucción peneana, que se llama colgajo antebraquial chino”, precisó.

El cirujano explicó que “se hace un tubo con el colgajo del antebrazo y, por microcirugía, se implanta luego en la zona genital. No garantiza que tenga resultados en la penetración o en la sensibilidad, ya que eso es muy difícil de conseguir”.

Para ser más preciso, detalló: “Por las fotos, pareciera que al hombre lo que le hicieron fue reconstruirle un pene desde cero. Hicieron un tubo en el antebrazo (con piel y grasa del cuerpo) y luego eso se rellenó con una prótesis que es inflable y funciona como una bomba, un inflador, que permite la erección una vez trasplantado el injerto a la zona genital”.

“Esta técnica se utiliza mucho en la actualidad para los cambios de sexo en los transgéneros. Con el antebrazo y técnicas de microcirugía se puede crear un pene, tanto para el cambio de género como para estos casos. Lo único que se obtiene del antebrazo es piel y grasa, pero no músculo. Además, todo el aparato eréctil es intransferible. Entonces se añade una prótesis que funciona como una especie de inflador que, al tocarlo, permite la erección y tener relaciones sexuales”, añadió.

Para Wetzel es muy difícil saber qué enfermedad le provocó al hombre la pérdida total del pene, aunque supone que puede haberse tratado de una vasculitis. “El hombre también pudo haber sufrido una fascitis necrotizante de Fournier por anaerobios o lepra, que hace que uno pueda perder partes del cuerpo. Sin embargo, al no tener acceso a la historia clínica del paciente es difícil diagnosticar su cuadro”.

Tras seis años de tener un colgajo chino en su antebrazo, los cirujanos le devolvieron el pene a su lugar original. Según contó el hombre, pagó 63 mil dólares por la cirugía -que duró nueve horas- y volvió a tener un pene de unos 15 centímetros. Además, reveló que puede tener relaciones sexuales gracias a la prótesis inflable que le colocaron en el escroto.

“Me siento como un hombre de verdad nuevamente. Este podría ser un punto de inflexión en mi vida. Mi suerte en la vida no ha sido muy buena hasta ahora, pero solo puede ir mal por un tiempo, ¿no? ¿Te imaginas seis años de tu vida con un pene balanceándose en tu brazo? Ha sido una pesadilla, pero ahora se ha ido”, concluyó Malcolm.

Fuente: TN
 
  
 

Te puede interesar