Hepatitis infantil: advierten que uno de cada cuatro niños no completó su esquema de vacunación

SER PADRES Por Cristina Mercado
VVPLUXY3NNHDTFDLKYBWJL2L6M

Una misteriosa y grave hepatitis (enfermedad del hígado) está afectando a niños de Europa y Estados Unidos y causó por lo menos una muerte, indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recibió reportes de por lo menos 169 casos de “hepatitis aguda de origen desconocido” en 11 países y que analiza si el responsable es el adenovirus 41.

En la Argentina, solo se confirmó un caso de internación grave por hepatitis en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. No obstante, desde la Sociedad Argentina de Pediatría emitieron una alerta médica para que los especialistas estén atentos a los síntomas para la detección temprana de una enfermedad que puede ser letal en menores y adultos.

Ángela Gentile (M.N. 49.908), infectóloga, pediatra y jefa de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, reveló: “Tuvimos un caso de hepatitis con internación en el hospital, pero no cumplía con la definición de caso sospechoso. Fue una paciente con una sepsis generalizada con toque hepático que respondió bien a la medicación antibiótica y que ya fue dada de alta”.

Sin embargo, la especialista señaló que es una buena ocasión para recordar sobre la importancia de la vacunación contra la hepatitis. “En el país, tenemos las vacunas contra la hepatitis A (que se aplica al año) y B (que es parte de la quíntuple). Es una buena ocasión para reforzar el calendario”, lanzó.

En tanto, desde la Sociedad Argentina de Pediatría advirtieron que 1 de cada 4 niños no completó su esquema de vacunación con vacunas quíntuple y polio inactivada, y que 160 mil menores de 1 año no recibieron el esquema primario completo. “Se observó un descenso de 6,2 puntos en las coberturas de vacunación entre 2019 y 2020 contra la hepatitis A. Esto implicó una caída del 7% respecto a las coberturas alcanzadas en 2019″, alertaron.

Por tal motivo, y ante un brote mundial de hepatitis infantil, les sugirieron a los médicos estar atentos a los posibles síntomas de la enfermedad. “Es importante que el pediatra reconozca los síntomas de hepatitis: astenia, vómitos, dolor abdominal, ictericia, hipocolia, coluria, fiebre, epistaxis y solicitar rápidamente laboratorio que incluya hemograma, hepatograma, proteinograma, glucemia, coagulograma, urea y creatinina; así como realizar una ecografía abdominal. El paciente debe ser derivado a un centro de hepatología pediátrica para continuar con los estudios diagnósticos”, precisaron.

Con respecto a si el brote registrado en Europa y Estados Unidos puede llegar al país, la respuesta es sí. Para la infectóloga y miembro del Consejo Consultivo de TN, Bárbara Broese, ningún país está exento. “Aparentemente, este brote de hepatitis infantil es por un adenovirus que afecta principalmente a los chicos y lo que causa son enfermedades respiratorias, mocos, diarrea y vómitos. En este caso, no se sabe si es por una nueva mutación o porque muchos están infectados con covid, lo que puede generar hepatitis graves. Hay que estar atentos, sobre todo ante la presencia de síntomas”, explicó.

“Si bien no se ha observado en el país ni en la región un aumento de casos de hepatitis aguda en relación a otros años, debemos sensibilizar la sospecha de hepatitis ante la aparición de casos compatibles según definiciones y realizar la notificación a través del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS) o a su referente epidemiológico”, sostuvieron desde la Sociedad Argentina de Pediatría.

Y añadieron: “Muchos virus respiratorios y gastrointestinales pueden ser causa de hepatitis, pero no está establecida su incidencia real, ya que no todos estos virus se estudian rutinariamente. A partir de la pandemia por SARS-CoV-2, es más frecuente el estudio de otros virus respiratorios en los pacientes internados, por lo cual la asociación reportada con el adenovirus podría tener relación con el incremento de los registros de las infecciones por estos virus”.

La importancia de la vacunación contra la hepatitis
Los expertos aclararon que la vacunación contra las hepatitis A y B ha reducido notablemente la circulación de estos virus en la población. Sin embargo, se observa una disminución de la cobertura a partir de la pandemia por SARS-CoV-2.

“Se recomienda iniciar o completar esquemas de vacunación de acuerdo al Calendario Nacional de Inmunizaciones. El tratamiento de la hepatitis es de sostén, vigilando el desarrollo de insuficiencia hepática, que es poco frecuente en la evolución de estos pacientes. Es importante ser cautelosos y brindar serenidad e información adecuada a las familias, haciendo hincapié en la vacunación para hepatitis A y B, manteniendo condiciones de ventilación, higiene de manos y superficies”, remarcó la subcomisión de Epidemiología y Comité Nacional de Hepatología Sociedad Argentina de Pediatría.

Por último, agregaron: “El impacto negativo que ha tenido la pandemia tanto en la oferta como en la demanda de servicios de vacunación a lo largo del mundo no debe ser minimizado y constituye una problemática urgente de salud pública. El descenso global registrado sobre las coberturas de vacunación en el transcurso del año 2020 es preocupante en la Argentina y en el resto de la región de las Américas”.

Adenovirus F41: ¿qué es y cómo afecta?
Los virus comunes que causan la hepatitis viral aguda (virus de la hepatitis A, B, C, D y E) no se han detectado en ninguno de los casos, pero sí han sido registrado adenovirus en, al menos, 74 pacientes. En 18 casos, ha sido identificado el adenovirus F 41; en 20 casos, el SARS-CoV-2; y en 19, una coinfección por coronavirus y adenovirus.

Los adenovirus son patógenos comunes en humanos y tienen capacidad para causar enfermedades en las vías respiratorias, los ojos, el intestino, el hígado y el tracto urinario. Son virus sin envoltura, icosaédricos y con un genoma de ADN lineal de doble cadena.

Los adenovirus humanos se clasifican en más de cien subtipos, incluidos los serotipos 1–52 (que se identificaron mediante pruebas de seroneutralización y de inhibición de la hemaglutinación) y los genotipos 53–103 (que se clasificaron mediante análisis bioinformáticos). Los diferentes serotipos están asociados con distintas enfermedades.

La gastroenteritis por adenovirus 40/41 -caracterizada por fiebre, vómitos y diarrea- puede causar una enfermedad grave y es un motivo frecuente de hospitalización.

La infección por adenovirus F 41 no es estacional, ya que puede ocurrir en cualquier momento del año. Los más susceptibles son los niños menores de dos años. En general, la infección de adenovirus se contrae por el contacto con secreciones de una persona infectada o con un objeto contaminado. También puede ser transmitida por el aire o el agua.

El adenovirus F 41 podría ser la causa de la hepatitis aguda, pero aún no se explica completamente la gravedad del cuadro clínico. “Factores como una mayor susceptibilidad entre los niños pequeños después de un nivel más bajo de circulación de adenovirus durante la pandemia, la posible aparición de un nuevo adenovirus, así como la coinfección por SARS-CoV-2, deben investigarse más a fondo. Las hipótesis relacionadas con los efectos secundarios de las vacunas contra el COVID-19 actualmente no se respaldan, ya que la gran mayoría de los niños afectados no recibió la vacuna contra el COVID-19″, concluyeron los especialistas.

Fuente: TN

Te puede interesar