Los beneficios para la salud de la reducción mamaria y la mastopexia

SALUD Por Martín Fernández
CKGDN2TVORA3VBGZBE2UXV6XJ4

Las mamas comienzan a desarrollarse al transitar la pubertad, y van sufriendo cambios de tamaño y forma al pasar por diversos estadios. En algunas preadolescentes, este crecimiento se da de manera exagerada y las mamas pasan a tener un protagonismo no deseado.

Estas chicas que deben lidiar con mamas grandes de un momento para otro por lo general se avergüenzan y tienden a esconderlas y a ser más retraídas, evitando actividades deportivas, utilizando dos corpiños o vendajes y prendas holgadas por encima.

Este círculo vicioso de mala postura, menos actividad, compresión externa, además del peso y volumen mamario, lleva a estas mujeres a sufrir diversos problemas fisicos, además de trastornos psicológicos y sociales.

Hay otras situaciones que puede llevar a tener mamas grandes en las personas adultas como el sobrepeso, que puede deberse a alguna alteración del metabolismo, como por ejemplo hipotiroidismo, falta de actividad física, o trastornos alimenticios. En estos casos, no se recomienda de inicio la cirugía, sino corregir el tema hormonal, aumentar el metabolismo y la alimentación saludable, para de esa manera lograr reducir el volumen.

Si prestamos atención a la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud, que dice que es el bienestar bio-psico-social, y no solo la ausencia de enfermedad, entonces, fácilmente podemos darnos cuenta de que la gigantomastia puede alterar la salud.

Cuál es el tamaño ideal de los senos
No existe un tamaño estandarizado para decir qué es grande y qué no, sino que debe tomarse en cuenta la contextura de la persona y prestar atención al relato de la primera consulta que es común a la mayoría de las pacientes: dificultad para hacer deporte, dolor de espalda, desviaciones de la columna, marcas en los hombros de los breteles, parestesias u hormigueos de las manos, alteraciones de la sensibilidad de la areola, dermatitis en los surcos submamarios, dificultad para encontrar ropa acorde, estigmatización social con ciertos apodos, situaciones que empeoran con la lactancia o al terminar la misma.

El tema de la ropa es un punto importante y que debería solucionarse con normativas de fondo. Es terrible lo difícil que se les hace a las mujeres conseguir prendas acordes a su contextura física, ya sea porque tienen mamas grandes, porque tienen mamas muy pequeñas, porque son muy delgadas, o tienen sobrepeso, o porque sus caderas son anchas o estrechas, todos temas que desconocía como hombre a pesar de tener mamá, hermana y sobrina, pero que fui descubriendo al escuchar a mis pacientes y aprender de ellas y con ellas.

Medidas y armonía
Generalmente, las mamas grandes, superan los 600 cc, y los complejos areolares se encuentran a más de 21 cm de distancia de la zona clavicular, pero reitero, es relevante evaluar la contextura de la paciente, ya que en una persona de 1,80 metros seguramente ese volumen mamario sea armónico, no así en alguien de 1,50, e independientemente del tamaño, si a la persona le molesta o tiene el deseo de reducir y levantar, es su derecho.

La cirugía plástica puede ayudar a mejorar esta situación por intermedio de procedimientos de reducción mamaria y levantamiento o mastopexia.

Este círculo vicioso de mala postura, menos actividad, compresión externa, además del peso y volumen mamario, lleva a estas mujeres a sufrir diversos problemas fisicos, además de trastornos psicológicos y sociales.

Hay otras situaciones que puede llevar a tener mamas grandes en las personas adultas como el sobrepeso, que puede deberse a alguna alteración del metabolismo, como por ejemplo hipotiroidismo, falta de actividad física, o trastornos alimenticios. En estos casos, no se recomienda de inicio la cirugía, sino corregir el tema hormonal, aumentar el metabolismo y la alimentación saludable, para de esa manera lograr reducir el volumen.

Si prestamos atención a la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud, que dice que es el bienestar bio-psico-social, y no solo la ausencia de enfermedad, entonces, fácilmente podemos darnos cuenta de que la gigantomastia puede alterar la salud.

Cuál es el tamaño ideal de los senos
No existe un tamaño estandarizado para decir qué es grande y qué no, sino que debe tomarse en cuenta la contextura de la persona y prestar atención al relato de la primera consulta que es común a la mayoría de las pacientes: dificultad para hacer deporte, dolor de espalda, desviaciones de la columna, marcas en los hombros de los breteles, parestesias u hormigueos de las manos, alteraciones de la sensibilidad de la areola, dermatitis en los surcos submamarios, dificultad para encontrar ropa acorde, estigmatización social con ciertos apodos, situaciones que empeoran con la lactancia o al terminar la misma.

El tema de la ropa es un punto importante y que debería solucionarse con normativas de fondo. Es terrible lo difícil que se les hace a las mujeres conseguir prendas acordes a su contextura física, ya sea porque tienen mamas grandes, porque tienen mamas muy pequeñas, porque son muy delgadas, o tienen sobrepeso, o porque sus caderas son anchas o estrechas, todos temas que desconocía como hombre a pesar de tener mamá, hermana y sobrina, pero que fui descubriendo al escuchar a mis pacientes y aprender de ellas y con ellas.

Medidas y armonía
Generalmente, las mamas grandes, superan los 600 cc, y los complejos areolares se encuentran a más de 21 cm de distancia de la zona clavicular, pero reitero, es relevante evaluar la contextura de la paciente, ya que en una persona de 1,80 metros seguramente ese volumen mamario sea armónico, no así en alguien de 1,50, e independientemente del tamaño, si a la persona le molesta o tiene el deseo de reducir y levantar, es su derecho.

La cirugía plástica puede ayudar a mejorar esta situación por intermedio de procedimientos de reducción mamaria y levantamiento o mastopexia.

Existen diversas técnicas según el diagnóstico de la mama a tratar y los deseos de la paciente. Se pueden realizar abordajes periareolares, periareolares y verticales o en T invertida. Las cicatrices se intentan disimular alrededor de la areola y en la zona del surco submamario, y si bien de inicio son visibles, en general pasan bastante desapercibidas luego del año.

Los riesgos de esta cirugía son los mismos de cualquier procedimiento quirúrgico, además de la posibilidad de alteraciones de la sensibilidad del complejo areola pezón, alteraciones de la lactancia, de la irrigacion sanguinea de la areola, por lo que puede cursar con necrosis parciales o totales del complejo y cicatrices inestéticas. Si bien se dan en un porcentaje bajo, aumentan las posibilidades en mamas extremadamente grandes y caidas o en personas que desean mamas extremadamente pequeñas.

A pesar de estas posibilidades, las pacientes que se someten a un procedimiento existoso, son sumamente agradecidas, tal vez de las más agradecidas y el nuevo relato en los controles pasa a ser el de una vida nueva, plena, en estado de salud y felicidad.

Fuente: TN

Te puede interesar