Fobia a los besos: esto es lo que se pierden los que nunca besan

SEXUALIDAD Por Sandra Palacios
miedo-beso-1-kdiH--620x349@abc

Besar y ser besado. Para unos es un placer al que se han visto obligados a renunciar debido a la distancia social y la falta de contacto físico impuesto por la pandemia. Para otros puede llegar a ser una especie de obligación o incluso un suplicio. Los primeros pertenecen a ese grupo efusivo que expresa habitualmente sus emociones mediante este acto que, según explica Pilar Conde, psicóloga y directora técnica de Clínicas Origen, les permite conectar mejor a nivel afectivo porque no tienen prejuicios a la hora de exteriorizar el afecto. Los segundos, esos para los que el acto de besar es desagradable, pueden llegar a la máxima expresión del rechazo al acto de besar y ser besados si padecen filemafobia o temor irracional a besar.

Este miedo a besar puede tener distintos grados desde un rechazo moderado a un pánico incontrolable y lo cierto es que puede poner en situaciones complicadas a quien lo padece, según explica Conde, quien puntualiza que la filemafobia puede esconder hechos puntuales que hayan sucedido en la vida de esa persona.

De hecho, tal como aconseja la psicóloga de Clínicas Origen quienes padezcan filemafobia deberían consultar a un experto en salud mental para conocer, en primer lugar, qué puede haber detrás de este problema. «La terapia psicológica ayudará a detectar las creencias que les está produciendo el hecho de evitar el beso y el malestar, además de ayudarles a entender cómo funciona la ansiedad. A partir de ahí podrán, poco a poco, comenzar a enfrentarse a los besos, iniciándose con las personas y el tipo de besos que le generen menos rechazo», propone.

Otros motivos que podrían llevar a algunas personas a evitar este acto son la inseguridad ante el hecho físico de besar o la aversión a la saliva.

Beneficios de los besos
Liberan la ansiedad
Aumentan los niveles de bienestar y felicidad
Ayudan a crear y mantener vínculos afectivos
Nos hacen sentirnos queridos
Elevan la autoestima
Así nos afectará lo que hemos vivido
El entorno puede condicionar su aparición. La incertidumbre, la convivencia estrecha con la enfermedad y el miedo al contagio provocados por la pandemia han podido ser causas objetivas que hayan llevado a que algunas personas se retraigan a la hora de expresar su afecto. Y lo mismo sucede con la retirada de las mascarillas, pues este hecho puede producir filemafobia en aquellas personas que no se sientan seguras con la medida o que no confíen en las decisiones del gobierno en materia sanitaria.

Sobre este punto la experta opina que, más allá del miedo al contagio que haya podido dejar, el hecho de que algunas personas no hayan podido besar a sus seres queridos durante más de dos años tendrá un impacto negativo en sus vínculos afectivos.

El impacto se hará más patente en los niños, especialmente en los más pequeños y, según explica la psicóloga, se apreciará a medio y a largo plazo pues el nivel de expresión del afecto es algo que se aprende, tanto en el contexto familiar con el social. «Los niños se han visto expuestos a situaciones en las que besar podía ser peligroso para sus seres queridos. Ahora tendremos que ver cuál será el nivel de adaptación a la nueva normalidad y si ese aprendizaje tendrá consecuencias en la manera de relacionarse y de expresar ese afecto», argumenta.

¿Un beso en la primera cita?
La primera impresión importa. La forma de vestir, la seguridad que transmite con sus gestos o incluso el primer comentario puede suponer un antes y un después en la imagen que nos hagamos de una persona que aún no conocemos bien. Por ello, para los solteros españoles el inicio de una cita se ha convertido en un dilema. Así, según el Estudio llevado a cabo por Badoo, el 78% de los solteros españoles afirma que los primeros minutos de una cita se han convertido en el momento más incómodo de la velada. Además, el 46% considera que se siente más incómodo socialmente ahora que antes del Covid, ya que se añade una complicación más: ¿Cómo se debe saludar a una cita en el mundo post-Covid? Un tercio (37%) de los solteros admitieron haber tenido recientemente un momento de confusión a la hora de saludar. Sin embargo, aunque al 39% de los solteros les preocupa si los abrazos, los besos al aire o incluso los apretones de manos son aceptables en las primeras citas, el estudio de Badoo tiene la respuesta: en España seguimos optando por dar un beso en la mejilla (66%) como saludo inicial de una cita, mientras que el 14% prefiere un abrazo y alrededor del 5% optaría por un saludo de manos.

Otro dato curioso que se desprende de otra encuesta, en este caso llevada a cabo por Gleeden, tienen que ver con las relaciones sexuales y los besos pues el 64% de los encuestados aseguró que no sabía tener sexo sin besos.

Fuente: abc

Te puede interesar