En qué puede ayudar la terapia cuando se decide bajar de peso

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
TTNXFKILWVBP3L3XVKWZ4LWE6A

Uno de los propósitos más repetidos entre las personas con sobrepeso y obesidad suele ser el de ponerse a dieta e intentar perder algo de peso. El problema de este tipo de objetivos es que no siempre es sencillo cumplirlos y es posible llegar a necesitar ayuda, la pregunta es por qué.


Ninguna dieta ni ningún plan de actividad física resultan completamente efectivos si no se controlan otras variables que pueden interferir en la pérdida de peso.

La terapia es una aliada para cualquier tipo de cambio de comportamiento. No hay un perfil más indicado para hacerlo, sobre todo en los procesos de reeducación. La terapia es parte del proceso y puede ser una excelente ayuda para que los cambios sucedan y permanezcan en el tiempo”, afirma la psicóloga Fabiana Escudeiro, profesora de la PUCPR (Pontificia Universidad Católica de Paraná, Brasil).

La reeducación alimentaria
Las sesiones se pueden aliar en procesos de reeducación alimentaria porque estimulan una reflexión sobre la relación con la comida y las formas de cambiarla.

Objetivos poco realistas o un alto nivel de estrés son factores determinantes que provocan que no se baje de peso. De hecho, muchas veces, en el proceso de dieta, interfieren las emociones y ocasionan que el peso también suba. Por eso, aprender a controlarlos y abordar el adelgazamiento desde una perspectiva psicológica, y no solo deportiva y nutricional, permite llegar al peso deseado y consolidarlo de cara al futuro.

“El cuerpo hoy encarna un lugar preponderante. En él están puestos los ideales de pertenencia, de reconocimiento entre pares y de promoción social”, opina Juana Poulisis (M.N. 97.898), psiquiatra que se especializa en trastornos alimentarios.

La importancia del entorno familiar y social
Brian Wansink, de la Universidad de Cornell, y asesor para las guías nutritivas y de alimentación en Estados Unidos plantea la importancia del entorno familiar y social en el desarrollo del sobrepeso y la obesidad.

“Muchas personas que conozco comen mucho más de lo que sería recomendable. Y no comen tanto porque tengan un apetito desmesurado, sino porque su entorno más cercano (familia, amigos) les incita a ello. Además, existe toda una mercadotecnia de la alimentación XXL que se encarga de presentarnos la alimentación de forma inadecuada: embalajes, tamaño de las raciones, los nombres, los colores, etiquetas, formas, colores, olores, ingredientes… No nos damos cuenta de la perversión de la industria alimentaria porque hemos vivido siempre en una cultura que concibe la alimentación de este modo”.

Objetivos de la terapia para bajar de peso
Uno de los principales objetivos de la terapia es crear herramientas para que la persona pueda regular las emociones sin utilizar recursos externos.

Un profesional de la psicología, en las primeras sesiones buscará conocer el historial de la persona. Pero no solo el médico, o sobre gustos alimenticios, sino que querrá saber cuáles son las expectativas en cuanto a control del peso, en qué nivel de estrés se está en este momento, si hay un grupo social en el que apoyarse o no, los hábitos de alimentación, la actitud hacía la comida, hacia la imagen corporal y lo que supone para el paciente la pérdida de peso.

Cuál es el mejor enfoque para acompañar el descenso de peso
La TCC (terapia cognitivo-conductual) está muy asociada con tratamientos para perder peso. El enfoque actúa sobre el desarrollo de metas y en la interpretación de las acciones de esta persona para entender, por ejemplo, cuándo fueron incapaces de adherirse a la dieta y lo que sintió en ese momento.

Cada persona tiene una forma diferente de trabajar, por ejemplo, hay personas que comen porque son felices, otras porque se aburren. “ La función de la terapia es entender el patrón de trabajo de esa persona, cuál es la función de la comida y cómo cambiarla, si es necesario”, dice la psicóloga Fabiana Escudeiro, de Brasil.

Fuente: TN

   

Te puede interesar