Identifican dos nuevos signos tempranos del mal de Parkinson

SALUD Por Ana Cohen
BFB4OLBJVFDW7MWXGTJGP3UU74

El parkinson es una afección que impacta no solo en el paciente sino en todo el entorno familiar. Se trata de un trastorno neuronal que progresivamente degenera el sistema nervioso central. Sus síntomas característicos son: temblores de distintos tipos, rigidez muscular, lentitud en los movimientos y reflejos posturales.

 
No obstante, un nuevo estudio publicado en JAMA Neurology, reveló que se descubrieron dos nuevos síntomas tempranos de la enfermedad: la pérdida de la audición y la epilepsia, lo que contribuirá en la detección rápida y en los tratamientos.

“Los resultados arrojaron nuevos factores de riesgo y síntomas tempranos: epilepsia y pérdida de la audición”, confirmó la autora principal del estudio, Cristina Simonet, en un comunicado de prensa. “Es importante que los médicos de atención primaria sean conscientes de estos vínculos y comprendan qué tan temprano pueden aparecer los síntomas de la enfermedad de Parkinson, para que los pacientes puedan obtener un diagnóstico oportuno”, añadió

El estudio es el primero del Reino Unido que analiza el trastorno neurodegenerativo en una población muy diversa. Aunque los investigadores encontraron que ni el origen étnico ni el nivel socioeconómico estaban relacionados con el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, hay una visión más profunda de cómo afecta a todas las personas, incluso en los años previos al diagnóstico.

El objetivo de la investigación, realizada por expertos de la Universidad Queen Mary de Londres, fue analizar los factores de riesgo y los síntomas previos al diagnóstico en una población étnicamente diversa, ya que la mayoría de las investigaciones sobre el parkinson se ha realizado en poblaciones predominantemente blancas y sanas, y sin antecedentes de enfermedades crónicas.

Para llegar a las conclusiones, los científicos analizaron los registros médicos de más de un millón de personas que vivían en el este de Londres entre 1990 y 2018. Los investigadores eligieron esa zona porque ofrecía una población muy diversa con “alta privación socioeconómica”.

Uno de los hallazgos más notables fue que tener epilepsia se asoció con un mayor riesgo de desarrollar parkinson. Aunque los investigadores dijeron que no se podía descartar el trastorno inducido por medicamentos, hay que considerar que esta no es la primera vez que la epilepsia se relaciona con la enfermedad.

La pérdida de audición fue otro hallazgo del estudio reciente, que ocurrió hasta cinco años antes del diagnóstico de mal de Parkinson. “Es una observación interesante porque es la primera vez que se asocia con el parkinson”, dijo a Health Aaron L. Ellenbogen, neurólogo del Instituto de Trastornos Neurológicos de Michigan.

Ambos autores coincidieron en que se necesita más investigación sobre la pérdida de audición y su vínculo con el parkinson y sugirieron que es parte del deterioro en el procesamiento sensorial que ocurre con la enfermedad. “Ese deterioro puede manifestarse de diferentes maneras: a través de la vista, el oído o el sentido del olfato”, aclararon.

Además de los nuevos signos y factores de riesgo potenciales, los investigadores notaron nuevas tendencias en los síntomas conocidos. Se descubrió que los temblores (contracciones musculares involuntarias) aparecían hasta diez años antes del diagnóstico de parkinson y se volvían más frecuentes en los dos años previos. En tanto, los problemas de memoria, que fueron los síntomas no motores más frecuentes asociados con la enfermedad, podrían aparecer hasta cinco años antes del diagnóstico.

La enfermedad también se asoció positivamente con otras comorbilidades (como presión arterial alta, presión arterial baja, diabetes tipo 2), así como con otros signos y síntomas previos al diagnóstico (estreñimiento, depresión, disfunción eréctil, etcétera).

“Aunque muchos piensan que el parkinson es un trastorno cerebral, en realidad afecta varios sistemas en todo el cuerpo. No se trata simplemente de aspectos motores: afecta el sistema gastrointestinal, el sistema urinario genital, el sueño, la cognición, etcétera”, sostuvo Ellenbogen.

Sin embargo, aclaró que un síntoma o factor de riesgo no significa definitivamente que causará la enfermedad: “Si una persona desarrolla estreñimiento, no necesariamente debería pensar que está desarrollando la enfermedad de parkinson. Hay una gran cantidad de razones por las que alguien puede padecer esta patología, sin estar relacionada con la enfermedad”, advirtió.

Otros síntomas del parkinson
Guy Schwartz, neurólogo de trastornos del movimiento y codirector del Centro de Trastornos del Movimiento y Parkinson en Stony Brook Medicine, le dijo a Health que las personas deben consultar con un médico si experimentan una combinación de síntomas como:

Temblores en las manos, brazos, piernas, mandíbula o cabeza.
Rigidez de las extremidades o del tronco.
Lentitud de movimiento.
Deterioro del equilibrio o la coordinación.

Fuente: TN
 
 
 
 

Te puede interesar