Culebrilla: qué es y cómo se trata la patología que afecta a Graciela Alfano

SALUD Por Camila MARTINEZ
shingles-f18

Graciela Alfano, una de las panelistas de lujo de “Socios del Espectáculo” (eltrece) confesó públicamente que debió faltar a los ensayos del programa porque tiene culebrilla. “Tengo culebrilla, duele como la miércoles”, reveló.

La diva mostró las cicatrices que tiene en su pecho izquierdo como consecuencia del herpes zóster, una erupción cutánea que es causada por el mismo virus que la varicela. “Los dolores los tuve por todos lados. En la cintura, acá abajo, en la cabeza. Te va comiendo la vaina del nervio y te da unos dolores que te matan”, reveló.

El herpes zóster, conocido popularmente como “culebrilla”, puede durar entre tres y cinco semanas. Alfano viene transitándolo, pero está evolucionando favorablemente en su recuperación. “Estoy curada con la tinta china, que no es la China Zorrilla ni la China Suárez”, bromeó.

Dado que los dolores persistían a pesar de que tomaba medicamentos, la famosa optó por un método poco tradicional. “Por más que tomé el antiviral, vitaminas B1, B6 y B12, hasta el mismo médico me dijo que vaya a una bruja”, señaló.

Herpes zóster: ¿Qué es y cómo se trata?
El infectólogo, doctor en Medicina e investigador científico Antonio Montero (M.P. 8.249), explicó de qué se trata el herpes zóster: “La varicela y la culebrilla son la misma enfermedad con dos formas diferentes. Es causada por el virus varicela-zóster. La primera vez que infecta causa la varicela, una enfermedad muy contagiosa, que puede generar trastornos durante el embarazo, con posibilidad de causar formas generalizadas severas y que produce unas lesiones en la piel con polimorfismo”.

Según precisó, la enfermedad empieza con manchas en el tórax, en la cara, en los brazos y piernas, y evoluciona con manchas elevadas (pápulas), para luego convertirse en vesículas (ampolla con contenido líquido) que se rompen y se convierten en costras. “Como evoluciona en brotes, todo eso ocurre al mismo tiempo”, reveló.

En ese sentido, Montero aclaró: “La persona que supera la varicela, igualmente puede que porte el virus, ya que vive bastante tiempo en el organismo, sobre todo en los trayectos nerviosos y en la piel. Puede que años después de haber pasado la enfermedad -y por alguna causa de trastorno inmunológico como HIV, alcoholismo, cáncer, diabetes, etcétera- el virus se reactiva afectando los trayectos nerviosos del tronco y avanza linealmente causando lesiones (vesículas) que suelen ser muy dolorosas por la afectación nerviosa”.

Por su parte, Gerardo Laube (M.N. 51.819), infectólogo, pediatra, jefe de guardia del Hospital Muñiz y profesor titular de Infectología de la Universidad Abierta Interamericana (UAI), explicó: “El herpes zóster es una reactivación en quienes ya han padecido varicela años atrás. Y esa reactivación de la infección inicial, llamada zóster o culebrilla, se traduce con la más común de las localizaciones que es la intercostal, a nivel del pecho. La manifestación son las vesículas, muy dolorosas porque afectan toda la parte del nervio, conocida como neuralgia”.

Tratamiento contra la culebrilla
Según Montero, se trata “muy rápidamente” con antivirales. “También se usan complejos vitamínicos. Cabe aclarar que el riesgo de padecer herpes zóster también aumenta con la edad, afectando sobre todo a personas de más de 60 años. Si el dolor no se trata, cede a lo largo del tiempo”, comentó.

Laube coincidió con Montero al sostener que el mejor tratamiento es con antivirales y otros medicamentos intensivos para el dolor. “Muchas veces el dolor persiste más allá de desaparecidas las lesiones, lo que se conoce como neuralgia post herpética. Por eso se requieren tratamientos intensivos para paliar el dolor”, concluyó.

Fuente: TN

Te puede interesar