Tragedia de Río Ceballos: por qué son peligrosos los choques de cabezas en el fútbol

SALUD Por Ana COHEN
5TXHS4HYGJHCBOJLLNXQFCBMF4

Alejandro Diego Rodríguez tenía 36 años y estaba jugando un partido de fútbol con amigos, hasta que chocó su cabeza contra otro jugador, se desmayó y murió. La otra persona que se golpeó también resultó herida pero sin lesiones de gravedad. El hecho fatal se produjo en un complejo de canchas sintéticas ubicado en la ciudad de Río Ceballos, Córdoba.


El fútbol tiene una característica que casi parece diseñada a propósito para causar lesiones cerebrales. Durante el partido, se pueden realizar tipos de movimientos concretos que no se dan en otros deportes: el cabezazo. En el caso de este partido amistoso y de barrio, fue un choque accidental de cabezas lo que desencadenó la tragedia.

Cuáles son los protocolos que hay que seguir cuando se produce un choque de cabeza en el fútbol
“La incidencia de convulsiones postraumáticas está en relación directa con la intensidad del traumatismo, siendo uno de los factores de riesgo la existencia de lesiones focales, especialmente hemorrágicas como los hematomas extradurales, contusiones y hematomas subdurales”, explica el neurocirujano Mariano Pirozzo (M.N.119.938), jefe de Neurocirugía en la Clínica La Sagrada Familia.

En el plano profesional se sabe que los jugadores de este deporte tienen altos índices de conmoción cerebral. “Es imperativo que los estamentos más altos evalúen apropiadamente a los deportistas potencialmente conmocionados dado el efecto ‘goteo’ desde el nivel profesional hasta el juego juvenil e informal. La salud y el rendimiento futuro de los jugadores a todos los niveles exige que grupos como la FIFA y la UEFA sigan los protocolos que firmaron”, detalla un trabajo científico firmado por el neurocirujano Michael Cusimano del Hospital St. Michael’s de Toronto (Canadá), que revisó 51 partidos e identificó 69 posibles eventos de conmoción cerebral.

En el caso de esta tragedia ocurrida en Córdoba, Alejandro Diego Rodríguez sufrió un traumatismo de cráneo luego de golpearse la cabeza con Agustín Cortéz, de 19 años. Después del impacto, cayó al suelo y comenzó con convulsiones.

El personal médico llegó rápidamente al lugar e intentó reanimarlo. Luego de 40 minutos de maniobras RCP (reanimación cardiopulmonar), se decidió trasladarlo en ambulancia a un centro de salud cercano, pero al llegar se confirmó su muerte.

“En algunos casos, las convulsiones postraumáticas pueden aparecer luego de una semana de producido el trauma, en ese caso se denominan convulsiones postraumáticas tardías. Respecto de la causa de muerte puede deberse a una complicación de la convulsión en sí misma, pero es mucho más frecuente que se deba a la lesión cerebral que da origen, también a la convulsión como puede ser un hematoma extradural”, concluye Pirozzo.

Fuente: TN

Te puede interesar