Por qué es importante el pan en la alimentación de los niños

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Ivana ALFARO
Nio-comiendo-pan

Combustible para el cuerpo
El pan es una fuente importante de hidratos de carbono, cuyo componente principal es el almidón que a la vez se transforma en glucosa y actúa como combustible para proporcionar energía en el cuerpo. El niño que tienen una actividad física implica siempre un gasto elevado de energía, por lo que el pan ayuda a cubrir la mayor necesidad de ingesta de hidratos de carbono. En estos casos, un bocado acompañado de fruta o lácteos puede ser una gran opción.

No obstante, el resto de los casos, la ingesta de cereales y sus derivados donde se integra el pan, suele contar con una frecuencia menor a la recomendada por los expertos. Así que no ingerir una cantidad de pan suficiente podría conducir a desequilibrios importantes en la dieta, incrementando el porcentaje de energía procedente de grasas y proteínas.

De hecho, la Guía de la Alimentación Saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria aconseja consumir arroz al igual que pasta entre 2 o 3 veces a la semana. Además de acompañar con pan todas las comidas realizadas a lo largo del día. En lo que respecta al tipo de variedad de pan predilecta por los niños, cabe destacar que el 51% opta por opciones más versátiles como pan rústico y chapatas. Esto se debe a que son dos clases de pan válidos para ingerir en las comidas y como bocadillo. Al pan rústico y las chapatas le siguen, por orden de preferencia entre los más pequeños otras variedades como pan gallego, mollete, payés y candeal.

Por todo ello, Incerhpan impulsa la iniciativa “Buenos días con pan de Europa”, dicha campaña de comunicación en colaboración con la Comisión Europea, proporciona información para que los más pequeños conozcan las propiedades del pan y sigan una dieta saludable además de fomentar la ingesta de al menos 2 raciones al día.

Te puede interesar