Vitaminas y minerales para evitar calambres

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Sara BLANC
Persona-con-calambres

Vitaminas
Complejo B. Una tableta al día que contenga todas las vitaminas del complejo B2 y un máximo de 50 mg de niacina 3 veces al día mejora la circulación. Mientras que 150 mg de vitamina B6 previene calambres nocturnos en las piernas. Asimismo, pueden ser benéficas la vitamina B1 y el ácido pantoténico.

Vitamina B. De 300 a 800 IU mejora la circulación y los problemas de claudicación para aliviar los calambres durante la noche.

Vitamina C con bioflavonoides. De 1.000 a 3.000 mg en dosis diarias divididas para minimizar las contracturas musculares, fortalecer los tejidos conectivos y mejorar la circulación. Ingerir vitamina C antes, durante y después de una actividad física, por lo regular evita los calambres y la rigidez.

Minerales
Potasio. El potasio es un electrólito en el cuerpo. Los electrolitos conducen a la electricidad y, por ende, envían mensajes musculares a través del cuerpo. La disminución de potasio puede provocar calambres musculares.

Calcio y magnesio. De 800 a 1.500 mg de calcio y 500 a 750 mg de magnesio en dosis divididas. Las deficiencias de estos minerales causan los calambres nocturnos en piernas y pies. El calcio es primordial para la contracción normal de los músculos y el magnesio ayuda a regular el calcio y el potasio.

Zinc. El zinc actúa como soporte en diversas funciones corporales, ayuda a desarrollar un sistema inmunológico y mejora el proceso de curación. Lo ideal es consumir 50 mg al día para absorber el calcio y la acción del control nervioso de las vitaminas B.

Sin embargo, antes de tomar cualquier decisión lo idóneo es acudir al médico para que pueda prescribirte las vitaminas y minerales que requieres para evitar calambres.

Te puede interesar