En cuanto abandonamos el ejercicio, comemos peor

NOTICIAS DE INTERÉS Por Gastón PEDRAZA
penalba-1-k0pH--620x349@abc

¿Te cuesta más comer sano o hacer ejercicio? Lo ideal sería unir ambas premisas, pero lo cierto es que la relación entre ambas no es siempre de ida y vuelta. Así lo ha comprobado el entrenador personal José Penalba, director del Centro Penalba8, quien asegura que muchas personas dejan de comer sano en cuanto abandonan la práctica de ejercicio pero que, por contra, no todos los que comen de forma saludable se interesan por la actividad física. Por eso insiste en la necesidad de potenciar la adherencia al ejercicio como un elemento impulsor para seguir un estilo de vida saludable global.

La clave para lograr esa adherencia es, según explica Penalba,  conocer a fondo a la persona a la que se va a entrenar, pues todo puede aportar una información útil.

Desde la puntualidad o la impuntualidad hasta si acude con ropa deportiva o no al primer encuentro, pasando por sus preguntas, su forma de comportarse (si mira el reloj porque tiene prisa, si se muestra inseguro o parece confiado...) o incluso la relación que ha tenido con la práctica de actividad física a lo largo de su vida. Todo cuenta pues, según explica Penalba, la labor de un entrenador no es motivar para que sea persona haga ejercicio, sino detectar o facilitar esa fuente de la que esa persona puede 'beber' o 'nutrirse' para mantener esa actividad en el tiempo. «La motivación es una capacidad que se agota y además es geométricamente opuesta a la pereza. Si un día no haces ejercicio, tampoco querrás hacerlo al día siguiente. Tenemos que sacar el algoritmo que funciona en cada persona que se entrena», explica.

Y una vez que se encuentra ese resorte llega la hora de perseguir los objetivos. Si hace diez años éstos eran más cortoplacistas, con fecha de caducidad, y se basaban en la pérdida de peso en bajar unas tallas o incluso en poder enfundarse un traje o un vestido concreto, ahora el motivo principal es el cuidado de la salud y la mejora de la condición física. De hecho, como precisa Penalba, esa integración de la actividad física y del entrenamiento en el día a día es una cuestión que ya se plantea a largo plazo.

Por eso tanto él como los entrenadores de su equipo trabajan con planes individualizados y personalizados, pero también con la premisa de que aquél que reciba su asesoramiento debe tener claro que es el único que beneficia del esfuerzo y del movimiento y que por poco que haga siempre irá a mejor. «Buscamos que se comprometa consigo mismo y que sea constante porque lo que importa es el cómputo global. De nada sirve que pase un tiempo practicando ejercicio a diario si luego lo abandona. Ha de ser honesto y objetivo. Ni hay que compararse con los demás ni hay que castigarse ni tirar la toalla si una semana, por cualquier cosa, no se puede hacer ejercicio. Lo que siempre debe mantener es la actitud, no la obsesión, que lleve a primar el movimiento frente a la pasividad en su vida porque eso es lo que hará retomar la actividad física y convertirla en un hábito», explica.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta a la hora de plantear las sesiones es tener claro si esa persona tiene un perfil conservador o más agresivo, pues muchas veces el entrenador debe saber cuándo frenar a quien se quiere «tirar el vacío» desde lo más alto y a quién hay que acompañar «de la mano hasta el primer piso.

Entrenar la fuerza, un básico
Tanto en el caso de los hombres como de las mujeres el entrenamiento de fuerza debe hacerse «desde el minuto cero», es decir, desde la infancia. «La masa muscular es oro para el cuerpo y lamentablemente se va perdiendo a medida que nos hacemos mayores. Por eso cuanto antes se empiece a trabajar la fuerza, mejor, porque eso contribuirá a reducir lesiones y a aumentar nuestra calidad de vida», argumenta Penalba.

Esto es algo que algunas personas parecen haber descubierto recientemente gracias a las actrices, las modelos y las influencers que comparten sus entrenamientos de fuerza en las redes sociales. Sin embargo, tal como aclara Penalba, es algo que se lleva divulgando en el ámbito del fitness profesional desde hace muchos años. «Sé que es algo bueno que se haya extendido la importancia de trabajar la fuerza gracias a la difusión que han hecho estas personas más populares, pero a veces me parece un poco triste que l no se haya escuchado lo que llevamos tanto tiempo diciendo los profesionales», comenta.

Fuente: ABC

Te puede interesar