Las cinco posturas de Yoga para combatir el estrés

SALUD Por Ivana ALFARO
YOXF62B2FJEWPJQZMUXBUCNP34

Suena el despertador, otra vez al ruedo. El supermercado recuerda la vuelta al colegio de los chicos, el tránsito está cargado otra vez, el saldo del cajero no es alentador. ¿Cómo evitar caer en un círculo vicioso de estrés, malnutrición y falta de descanso?

Los desórdenes asociados al estrés, como la ansiedad, representan uno de los principales problemas de salud de la sociedad moderna. Esto se ve reflejado en desórdenes como enfermedades cardiovasculares, obesidad, dolor crónico, salud mental, gastrointestinal y alteraciones del sueño.

Hay que tener en cuenta que otros de los efectos del estrés en la salud son:

Debilidad y atrofia muscular
Fatiga crónica
Alergias
Dolores de cabeza y migrañas
Osteoporosis
Hipertensión
Insomnio
Depresión
Susceptibilidad a infecciones oportunistas
Enfermedad cardiovascular
Desórdenes menstruales.
Además. el sistema digestivo generalmente presenta síndrome del colon irritable, enfermedades digestivas y úlceras. Esta variada lista se completa muchas veces con, falta de concentración y disfunción sexual.

El yoga, la práctica milenaria que equilibra cuerpo y mente
Está demostrado que el yoga es una práctica efectiva para controlar el estrés y la ansiedad, porque ayuda a cambiar el foco de atención, ya que combina posturas físicas, respiración controlada y meditación. Cada vez son más los médicos que la “prescriben” como si fuera una medicación más.

 Practicar yoga consiste en adoptar otros hábitos psicológicos y fisiológicos comunes a otros deportes. Entre los primeros, por supuesto, encontramos la rutina y la disciplina. Estas son esenciales para romper la sensación de bloqueo a la que se enfrenta una persona con ansiedad, y son muy efectivas para sortear el estrés. Este efecto psicológico se asienta mejor gracias al fisiológico.

“El estrés pone al cuerpo en modo defensivo e interrumpe nuestro ciclo de renovación energética, descansamos, nos movemos, sentimos y pensamos en desarmonía. La práctica de yoga es intensa para el cuerpo físico, emocional y energético permitiéndonos resetearnos”, señala Nora Maas, profesora de Yoga.

Y agrega “La práctica física actúa como descarga, pero combinado con la respiración nos pone en un estado meditativo que es lo que necesitamos siempre y más si estamos bajo estrés. La relajación del final es profunda y todo nuestro ser lo agradece. Siempre es emocionante ver la diferencia entre el acelere con que entran los alumnos a clase y el bienestar, la sonrisa y el agradecimiento con que salen. Es habitual oírlos decir: ‘¡Cómo me costó hoy venir! ¡Pero que bueno que vine!’”.

Cinco posturas contra el estrés
Balsana (Postura del niño): Esta postura ayuda a relajar los músculos de la espalda, reducir el cansancio, brinda alivio a los pies y disminuye el estrés y la fatiga.

Tadasana (Postura de la montaña): se trata de una postura sencilla con numerosos beneficios. Hay que colocarse de pie, separando un poco los pies al ancho de caderas y con la espalda recta y mirando hacia el frente. Los brazos separados y los pies firmemente arraigados en el suelo. Fijar la mirada en un punto enfrente, a la altura de los ojos, sin quebrar las cervicales, ya que servirá para mantener el equilibrio.

Vrksasana (Postura del árbol): Es una postura muy útil cuando hay que concentrarse por el hecho de que requiere de una gran conexión con él aquí y ahora. Permite poner toda la atención en la postura y la respiración, de manera que el foco de las preocupaciones diarias quedan lejos, dando espacio a la mente para pensar únicamente en la posición que se quiere alcanzar.

Uttanasana (Pinza de pie): postura que ayuda a relajar la espalda, hombros, cuello y cabeza por completo. Resulta algo más compleja si se está empezando con la disciplina y no se cuenta con la flexibilidad necesaria, por lo que se puede comenzar con la media pinza.

Savasana (Cadáver): Es la postura de relajación por excelencia en yoga y se realiza al final de la práctica para relajar y conectar cuerpo, mente y espíritu. Es perfecta para concluir esta serie de asanas (asientos), ya que relaja toda la musculatura del cuerpo y calma el sistema nervioso.

Fuente: TN

Te puede interesar