Qué tienes que comer para mantener tu piel joven

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Sandra PALACIOS
piel-joven-alimentos-k91D--620x349@abc

Mantener la piel sana y joven es uno de los objetivos más perseguidos cuando se van cumpliendo años. Cremas, rituales de belleza y tratamientos estéticos son cada vez más demandados para conseguir este propósito, pero la realidad es que si no te alimentas bien, esto se verá reflejado en tu piel y todo lo que hagas para compensarlo será en vano.

Pilar Puertolas, nutricionista en Grupo Virtus, expone que la piel es un órgano muy extenso en el que se muestran muchos factores: cómo nos sentimos, si hacemos bien las digestiones, la forma en la que nos alimentamos... «Esta última es fundamental para tener elasticidad, que esté bien hidratada, haya conexión entre las distintas moléculas, etc. Y para ello se necesitan nutrientes, los cuales se van a conseguir a través de los alimentos».

Y es que con una buena alimentación podemos prevenir el envejecimiento de la piel, provocado por la presencia de radicales libres. «Estos son moléculas muy reactivas que se forman en procesos de oxidación de manera natural en el organismo. Se contrarrestan con otras denominadas antioxidantes, que también se producen en el organismo de forma natural, pero además se pueden conseguir a través de los alimentos», explica Puertolas. Podemos encontrarlos en los pigmentos de frutas y vegetales.

El colágeno es también esencial para proteger la piel. Esta nutricionista indica que no es necesario recurrir a la suplementación, como muchos creen, par obtenerlo. Un consomé con huesos o un pescado como el rodaballo son una gran fuente de colágeno.

Lo bueno es que a través de los alimentos no obtenemos un único nutriente, sino un conjunto de ellos. Además, Puertolas manifiesta que estas moléculas no funcionan solas, sino que necesitan de otras para trabajar. «Por ejemplo, para asimilar el colágeno necesitamos vitamina C. Por lo que si a ese 'caldito' del que hemos hablado le pones pimiento rojo, que es muy rico en vitamina C, ya estamos consiguiendo asimilar este nutriente».

Además de los distintos nutrientes y vitaminas que obtenemos a través de frutas y verduras, necesitamosgrasas saludables. Estas las podemos encontrar en los frutos secos, aceite de oliva, aguacate... «Todo esto nos lo ofrece la dieta mediterránea, caracterizada por sus propiedades antioxidantes y antiflamatorias», señala Puertolas. Otros nutrientes beneficiosos para la piel, como el zinc o el selenio, los podemos encontrar en cereales integrales, arroz o legumbres.

No hay que olvidar estar bien hidratados, ya sea a través de agua, infusiones o fruta, limpiar y exfoliar ligeramente la cara y usar cremas barrera o protección solar para cuidar la piel. Lo importante es no sobrecargarla con un exceso de cosméticos y encontrar aquellos que sean adecuados para cada uno. Esta nutricionista recomienda también usar retinol por la noche y vitamina C, menos en aquellos casos en que se tenga rosácea, porque puede activarla.

Puertolas recuerda que si no aportamos antioxidantes a nuestro organismo, habrá una proliferación de radicales libres que harán que aparezcan arrugas. Si no tenemos calcio y silicio suficiente, no conseguiremos la densidad, firmeza y elasticidad que la piel necesita. Además, no debemos olvidarnos del Omega 3, que ayuda a mejorar la textura de la piel.

¿Cómo afecta la mala alimentación a la piel?
Un exceso en el consumo de azúcares –explica Puertolas– provoca estrés oxidativo y, en consecuencia, la creación de más radicales libres. Además, la forma en la que alimentamos a la microbiota también se ve reflejada en nuestra piel. «Si consumimos ultraprocesados proliferarán organismos más perjudiciales para la misma y disminuirán los beneficiosos, lo que se verá reflejado en eccemas, dermatitis atópica...».

Fuente; ABC

Te puede interesar