Candidiasis: tratamiento natural a través de la dieta y menú semanal para curarla

DIETAS Por Julia VOSCO
dieta-candidiasis_55644499_1200x1200

La candidiasis es una infección fúngica (micosis) causada generalmente por una levadura denominada Candida albicans. Puede producirse en la boca (candidiasis oral), en la vagina (vaginitis), en la piel y las uñas y en el intestino.

Como todas las mucosas están relacionadas entre sí, si sufrimos exceso de cándida en alguna de ellas, es probable que también haya sobrecrecimiento en otras partes.

El tratatamiento mediante la dieta puede ayudar a eliminarla del intestino y prevenir de esta manera su reaparición.

Plantas medicinales y alimentos como la alcachofa, el limón, el diente de león o el cardo mariano pueden favorecer el funcionamiento del hígado, principal órgano desintoxicante. Además, es necesario favorecer el tránsito intestinal bebiendo suficiente agua (la dieta proporciona la fibra).

La candidiasis es un problema molesto, incluso desesperante, que conviene atajar con decisión. Es importante que, si sufres de cándidas repetidamente en el intestino o en cualquier parte de tu cuerpo tengas una actitud proactiva y comprometida durante el mínimo de tres meses con un tratamiento dietético. 

¿QUÉ ES LA CÁNDIDA?
Es una levadura, un tipo de hongo unicelular que forma parte de la microbiota que vive normalmente en el intestino humano de las personas sanas.

El problema aparece cuando este hongo se desarrolla en exceso y causa síntomas de infección. Esta afecta sobre todo a la vagina y al intestino de las mujeres, aunque también hay hombres que las sufren.

CAUSAS DE LA CANDIDIASIS
Algunas causas frecuentes que llevan a la proliferación de las cándidas son

. En ocasiones las cándidas aparecen cuando se viven conflictos con la pareja o la familia que causan una sensación de invasión del propio territorio. También se relacionan con una dificultad para establecer límites a las demás personas.

La medicación con antibióticos o corticoides inmunosupresores.
El consumo de anticonceptivos orales.
La terapia hormonal que aumenta los niveles de estrógenos
El mal estado de la microbiota intestinal o un nivel alto de azúcar en la sangre.
Las deficiencias de nutrientes, sobre todo de ácidos grasos omega-3.
Los conflictos emocionales pueden favorecerlas

SÍNTOMAS DE LA CANDIDIASIS
La candidiasis vaginal se manifiesta con síntomas como:

Picor muy intenso con sensación de quemazón.
Cambio en el color y la textura del flujo vaginal.
Dolor en las relaciones (antes de la menstruación las molestias son más frecuentes porque puede haber una bajada de la actividad inmunitaria antes del período).
Cuando se sufre de cándidas es frecuente que se produzcan varias infecciones durante una temporada, que la medicina convencional trata con antifúngicos.
La candidiasis intestinal puede producir estos síntomas:

Mareos.
Necesidad compulsiva de comer dulces.
Sensaciones de cansancio o borrachera después de las comidas.
Apatía.
Baja autoestima.
Dispersión.
Inquietud.
Alteraciones del sueño.

DIETA Y MENÚ CONTRA LAS CÁNDIDAS
Para tratar la candidiasis se recomienda una dieta con normas estrictas, que puede ser difícil de seguir, pero funciona.

Muy pobre en carbohidratos. Debe ser lo más baja posible en alimentos que contienen hidratos de carbono porque la glucosa favorece la proliferación de la cándida. Se evitan la mayoría de frutas, tubérculos y raíces, cereales refinados y todo tipo de alimentos dulces y procesados que contienen azúcares añadidos.

Sin fermentados. Mientras se mantiene esta dieta no se recomienda tomar alimentos probióticos, como yogur, kéfir, chucruty otras verduras fermentadas. Una vez superada la infección, estos alimentos son recomendables. También hay que evitar el pan, las bebidas con alcohol y el vinagre. Algunos autores recomiendan evitar asimismo las setas porque podrían favorecer las condiciones en que la candida se fija y reproduce en el intestino.

Muy nutritiva. La alimentación debe ser abundante en vitaminas, minerales y en sustancias con acción antioxidante, que favorezcan la actividad del sistema inmunitario. Son recomendables, por ejemplo, todas las verduras y hortalizas no feculentas, los germinados, los aguacates, el aceite de oliva virgen extra, las legumbres, las infusiones de té verde, las especias, las plantas aromáticas, los frutos secos y las semillas.

CUIDAR EL HÍGADO
Una de las consecuencias del sobrecrecimiento de cándida es que genera sustancias tóxicas que nuestro cuerpo debe eliminar. Síntomas de la intoxicación con estas sustancias son sensación de cansancio, mareo, dolores de cabeza e irritabilidad, entre otros.

DESPUÉS DE LA DIETA CONTRA LAS CÁNDIDAS
Cuando los síntomas hayan remitido y no antes, conviene recurrir a los alimentos y suplementos probióticos, junto con una dieta rica en fibra, para que las bacterias beneficiosas controlen la proliferación de las cándidas y las reinfecciones.

Te puede interesar