Cómo preparar aguas saborizadas en casa

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Julia VOSCO
LISFBOWF5NH7BKS6X6IL7QWKZU

Esta es una época del año donde se consumen más líquidos, está la posibilidad de innovar con las aguas saborizadas caseras, de fácil elaboración.

Los nutricionistas plantean que son una alternativa natural, económica y saludable frente a las gaseosas azucaradas, sin azúcar o light, y a los jugos industrializados o concentrados.

Casi todas las marcas de aguas saborizadas que se venden en el mercado tienen agua y el agregado de uno o varios saborizantes químicos. Sin embargo, el término de “agua saborizada” es antiguo. La fórmula general contiene:

Frutas (o verduras, hierbas, especias).
Azúcar (o almíbar, stevia, miel).
Agua fría (o con hielo).
Vale aclarar que las preparaciones caseras, si bien son buena alternativa para incrementar el aporte de líquidos, no reemplazan de ningún modo el consumo de agua natural para la hidratación de nuestro cuerpo.

“El agua saborizada es una alternativa natural, refrescante y saludable”, asegura la licenciada en Nutrición (M.P. 5.495), Candela Sioli, del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires.

Y agregó: “Su preparación es bastante sencilla, consta de combinar frutas, verduras, hierbas y especias con agua fría y dejarlo reposar al menos unas horas en la heladera para que las frutas y verduras infusionen y cobre mayor sabor”.

Sioli también recalcó que el agua saborizada de elaboración casera es “una infusión y no un jugo”, ya que solo se adiciona levemente a modo, justamente, de saborizar.

Los ingredientes más recomendados para saborizar el agua
Las frutas que comúnmente se utilizan son las cítricas, como por ejemplo, el limón, la naranja y el pomelo, excelentes fuentes de vitamina C y antioxidantes.

También pueden usarse verduras como el pepino y hierbas aromáticas como la menta, la salvia, la albahaca, el romero, el cilantro, el tomillo y el jengibre.

“Lo ideal es evitar los azúcares añadidos, ya que la fruta tiene su propio dulzor, pero si, de todos modos, decidimos endulzarlas podríamos utilizar opciones naturales como hojas de stevia, miel o azúcar mascabo como alternativa al azúcar blanco”, sugirió la nutricionista, que destacó algunas combinaciones para probar en casa:

Agua con pepino y limón.
Agua con limón y menta.
Agua con lima o limón y jengibre.
Agua con sandía y romero.
Agua con pepino, hinojo y romero.
Agua con frutillas, pepinos y albahaca.
Agua con kiwi y menta.
La conservación de las aguas saborizadas puede variar en función de los ingredientes utilizados, pero en promedio, las infusiones con frutas deben consumirse en un plazo de dos a cuatro horas si se dejan a temperatura ambiente y hasta tres días si se mantienen refrigeradas. Cuanto más estén expuestas las frutas al agua mayor sabor le van a dar.

Son bebidas que pueden servir como refresco para los días calurosos de verano. Si la persona está decidida a tomarlas porque quiere perder peso, debe saber que, para este propósito, lo mejor e seguir una dieta saludable, variada y con alimentos de calidad.

Asimismo, no olvidar que es importante mantenerse activo y hacer ejercicio de forma regular.

Fuente: TN

Te puede interesar