Pimienta negra: beneficios y cómo usarla correctamente

NUTRICIÓN Por Mara GARCÍA
pimienta-negra-k1FI--620x349@abc

Hay alimentos que en un momento dado se ponen de moda y otros que, en cambio, nunca lo dejan de estar. La pimienta negra es uno de ellos porque lo primero que podemos leer en los artículos científicos sobre ella es su poder antibacteriano, así que en la antigüedad se utilizaba en abundancia cuando la gente tenía la gripe o alguna enfermedad bacteriana. Tal como cuenta la dietista-nutricionista Ana Colomer, era un remedio casero que se utilizaba en las sopas y en las guisos; muchas de estas personas la utilizaban en infusiones.

Lo primero que hay que saber es que está compuesta por piperina, que le atribuye un poder antiinflamatorio. Además, por su composición también sabemos que tiene un carácter antioxidante en nuestras células ya que contiene betacarotenos y vitamina C (en concreto 21 mg por cada 100 gramos del alimento).

 «Hay estudios que afirman que el uso de la pimienta negra contribuye a bajar el colesterol sérico, y una de las cosas que nos enseñaron en el grado de nutrición en la Universidad, es que la pimienta ayuda a mejorar notablemente la absorción de muchos nutrientes, como el calcio (del que cuenta con 437 mg por cada 100 gramos). Es por ello que en dietas para patología óseas la utilizamos muchísimo», cuenta la experta en nutrición.

A estas propiedades hay que añadir que ayuda a regular los picos de glucosa en sangre, por lo que la utilización en pacientes diabéticos es muy interesante.

«Se aconseja tomarla por todo lo que acabamos de nombrar y, además, el toque que en la comida es muy exótico y diferente», anima Ana Colomer.

Siete consejos para mejorar tus preparaciones
Utilizar bien las especias pasa por conocerlas a fondo. Desde la OCU recomiendan leer los siguientes trucos para mejorar tus preparaciones culinarias:

1. Elige las especias enteras, ya que conservan más tiempo su sabor y olor, y son menos susceptibles de sufrir alteraciones. Las especias enteras necesitan más tiempo para liberar su sabor. Por eso, funcionan bien con recetas de larga preparación, como sopas y guisos.

2. Las especias molidas liberan su sabor con mayor rapidez. Se pueden usar en recetas de preparaciones cortas o se pueden añadir casi al terminar una receta de preparación más larga.

3. Especias como las semillas de sésamo y los granos de pimienta blanca se pueden tostar para intensificar sus sabores. Se debe colocar la especia en un sartén caliente hasta que la especia se vuelva más aromática.

4. Usa especias fuertes, como las pimientas, en pequeñas cantidades.

5. Guarda todas sus especias en tarros herméticos, en un lugar fresco, seco o fuera de la luz directa del sol. Así evitarás que se estropeen con el constante abrir y cerrar.

6. No introduzcas nunca una cucharita o la punta de un cuchillo húmedo en un bote de especias, porque se estropearán.

7. Antes de empezar a cocinar, lee la receta atentamente y asegúrate de tener las especias que necesitas.
Eso sí, debemos tener cuidado en consumir una cantidad elevada de pimienta ya que es bastante fuerte para nuestro estómago y puede causarle irritaciones importantes.

La podemos utilizar en casi todas las preparaciones culinarias puesto que el toque que les da es único: «A mí me gusta mucho utilizarla en el pescado con unas gotitas de limón y cebolla en polvo, y también la utilizo para marinar el tofu con salsa de soja y pimienta. También hay recetas dónde las utilizan en guisos, cremas e incluso sopas», cuenta la nutricionista, que añade que en la carne roja le da un toque súper delicioso. Como tiene un gran sabor con un poco que utilicemos en aquellas comidas que queramos darle un toque a pimienta es suficiente.

Fuente: ABC 

Te puede interesar