Cortes de luz: qué hacer con la comida que se conserva en frío

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
SPHRBYMOZ5EMBM3WXNQJ7BUW4E

En medio de una ola de calor con temperaturas que oscilan entre los 38, 39 y 40 grados, 700 mil usuarios del se quedaron sin luz el martes. Hacer maniobras para intentar dormir sin el aire acondicionado, buscar lugares para cargar los smartphones y las notebooks para poder comunicarse y trabajar sin batería en un contexto de homeoffice, puede ser engorroso, pero ¿qué se hace en estos casos con los alimentos que se conservan en frío y que están en la heladera y el freezer? ¿Cómo se resuelve esa parte de la historia?

Sabemos que la mayoría de los alimentos que se conservan en frío puede descomponerse rápidamente con las altas temperaturas. La licenciada en Nutrición Jorgelina Azzaro (M.N. 6.371) explicó que “con los cortes de luz, tal vez se descongelen algunos alimentos que se tengan en el freezer. Si se descongeló completamente, se debe cocinar y consumir en el día”.

En cambio, “si no se descongeló por completo y mantiene el frío a 5 grados, se puede conservar en la heladera por tres días y luego hay que cocinarlo para consumir”.

En ese sentido, la especialista aclaró: “Los productos descongelados nunca se vuelven a congelar. Ahora, si se descongeló y lo cocinaste, se puede volver a congelar”.

Por su parte, la doctora en Química María Claudia Degrossi (M.N. en Análisis Clínicos 8069) y la licenciada en Tecnología Industrial de Alimentos Roxana Furman explicaron: “Si estamos en casa y vemos que hay un corte de luz que se prolongó, lo aconsejable es no abrir la heladera ni el freezer, chequear cada tanto cómo viene la cuestión y, en lo posible, comprar hielo en alguna estación de servicio y ponerlo directamente sobre los recipientes con comida o mismo hacer la mezcla frigorífica de hielo, agua y sal, con la que se alcanza una temperatura de -5 y -6 grados, incluso un poco más”.

Qué tipos de alimentos tenemos en el freezer
En el caso de que el corte de luz se prolongue, no exista la posibilidad de comprar hielo y la heladera/freezer comience a descongelarse, “ahí hay que chequear qué tipos de alimentos tenemos”. “Por ejemplo, si el queso rallado sin abrir se descongela y queda a temperatura ambiente, no pasa nada, puede volver a congelarse luego. Lo mismo sucede con algunos productos que podemos tener en la heladera: frascos cerrados de mermelada, envases cerrados de mayonesa (entre otros), yogures. Si esos envases estuvieran abiertos, lo más probable que ocurra es que haya un deterioro. Si notamos que tiene buen aspecto y olor ni ningún cambio de color, se puede consumir”, precisaron.

Las especialistas añadieron: “Supongamos que se corta la luz y en el freezer tenemos carne cruda, lo importante es corroborar si se descongeló o no. Si solo se aflojó un poco la superficie y el resto está perfecto, lo volvemos a congelar cuando vuelve la luz. Si, en cambio, se descongeló, lo que conviene es cocinarla y comerla en el momento o cocinarla y volverla a congelar. Son todas opciones válidas”.

Respecto a los alimentos cocidos que están freezados y se descongelan a temperatura ambiente, entran en la zona de temperaturas peligrosas. “Al estar cocidos corremos el riesgo de que pueda desarrollar bacterias. Acordarse que el calor no mata todo y que pueden quedar estructuras resistentes de las bacterias que se llaman esporas y que pueden transformarse en células vegetativas, alterando el producto y causando enfermedades. Es mejor desechar las comidas cocidas descongeladas o consumirlas en el momento”, advirtieron.

La importancia de la cadena de frío
Azzaro indicó que, en verano, al aumentar la temperatura ambiente, “se debe regular la heladera a menor temperatura. “Durante todo el año la temperatura de la heladera se debe mantener entre 0 y 8 grados”, precisó.

¿Qué pasa con los alimentos que están en la heladera? Muchos pueden ser congelados sin problemas, siempre y cuando no hayan sido congelados antes. Los lácteos dependen de la cadena de frío, por lo que, ante cortes de luz prolongados, es convenientes tirarlos y no consumirlos.

Cortes de luz: alimentos que pueden pasar de la heladera al freezer
De acuerdo con el Good Housekeeping Institute (GHI), las frutas pueden congelarse y duran de 6 a 8 meses. Los vegetales, de 3 a 4 meses; los purés y tomates, de 6 a 8 meses; los vegetales hervidos, de 10 a 12 meses.

Las carnes blancas, como el pollo y el pescado, también pueden congelarse y su conservación promedio es de 6 a 8 meses. Las carnes rojas, dependiendo los cortes, duran entre 4 y 6 meses. Por último, la comida hecha conviene descongelarla y consumirla entre los 3 y 4 meses.

Síntomas de intoxicación alimentaria
Vómitos, diarrea, fiebre, deshidratación, sudores, escalofríos, dolor de cabeza y estómago son solo algunos de los síntomas que uno puede experimentar por sufrir intoxicación alimentaria. Preparar comida implica enfocarse en diversas responsabilidades, no solo en si tendrá buen sabor. Chequear la calidad de los ingredientes frescos y envasados implica ver en qué condiciones se encuentran, el aroma, textura, fecha de elaboración, frescura y hasta la higiene de los utensilios que se van a usar.

“La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria se dan a raíz de bacterias, parásitos o virus que se encuentran en el alimento en mal estado. Por eso, es importante llevar a cabo buenas prácticas de manufactura y control en el vencimiento de las comidas”, dijo Teresa Cóccaro, licenciada en Nutrición (M.N. 5705), quien dio las siguientes recomendaciones:

Mantener bien refrigeradas las carnes crudas (blancas y rojas). Se recomienda descongelarlas de a poco en la heladera ya que apurar el proceso con calor permite que proliferen bacterias.
No enjuagar la carne cruda de ave antes de cocinarla porque puede salpicar gérmenes alrededor de la pileta, de los utensilios de cocina o de todo lo que se encuentre cerca.
Los alimentos refrigerados no deben estar más de una hora fuera de la heladera porque pierden la cadena de frío.
Antes de consumir, enjuagar con agua potable los alimentos con cáscara (frutas, verduras o huevos) ya que pueden contener tierra, suciedad, bacterias o pesticidas.
No hay que confiarse de un alimento que venció hace tan solo días. Lo mejor es no arriesgarse y descartarlo, ya que cumplió su ciclo.
Separar las carnes crudas de otros alimentos, eso incluye las tablas de cortar, platos o cuchillos que hayan tenido contacto (lo ideal es tener una tabla para carnes y otra verduras). Tampoco es aconsejable reutilizar pan rallado, harina o adobos que tuvieron contacto con productos crudos.

Fuente: TN

Te puede interesar